Pierde Hillary Clinton, la candidata que defendía a ultranza el aborto y pretendía redefinir los dogmas religiosos

|

clinton-aborto

Revocar la Enmienda Hyde que restringe el uso de fondos federales para financiar los abortos y defender y respaldar a la multinacional abortista Planned Parenthood son algunos de los objetivos que Clinton habría logrado en caso de haber llegado a la Casa Blanca. 

«Defenderé a Planned Parenthood, defenderé Roe vs. Wade y defenderé los derechos de las mujeres a tomar sus propias decisiones sobre el cuidado de su salud». Esta fue la promesa electoral en relación con el aborto que Hillary Clinton realizó durante el último debate presidencial antes de las elecciones.

La demócrata, que ha llegado a afirmar que «la persona no nacida no tiene derechos constitucionales», también apostaba por derogar la Enmienda Hyde que restringe el uso de fondos federales para financiar los abortos.

Durante el último debate presidencial, Donald Trump acusó a Clinton de estar a favor de que las mujeres puedan abortar durante los nueve meses del embarazo. Interrogada durante el debate por su postura en contra de la prohibición de los abortos tardíos por nacimiento parcial, la entonces candidata demócrata defendió que las decisiones al final del embarazo son las más dolorosas y que el gobierno de Estados Unidos no debería intervenir en ellas.

En 2003, siendo senadora, Clinton votó en contra de prohibir los abortos tardíos por nacimiento parcial. Unos años antes, el presidente Bill Clinton había vetado una ley que prohibía el aborto por nacimiento parcial, decisión en la que influyó la entonces primera dama.

Clinton también ha criticado a su rival Donald Trump por querer recortar la financiación pública a Planned Parenthood, una organización que ha sido acusada de traficar con los órganos de los fetos abortados y que está considerada el mayor proveedor de abortos de Estados Unidos.

Hillary se ha erigido en firme defensora de Planned Parenthood, que, a su vez, ha financiado generosamente su campaña. «Me siento orgullosa de haber estado junto a Planned Parenthood durante mucho tiempo, y como presidenta, siempre os respaldaré», aseguró Clinton el pasado mes de junio en un discurso en Washington en el que también señaló que «la defensa de la salud de las mujeres significa defender el acceso al aborto».

Redefinir los dogmas religiosos, uno de los objetivos de Clinton

Respecto a la libertad religiosa, en abril de 2015, en una conferencia sobre feminismo en el Lincoln Center de ManhattanHillary Clinton defendió: “Los códigos culturales profundamente enraizados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales”.

Según informa Gaceta.es, en esta conferencia, Clinton criticó que las objeciones de conciencia fundamentadas en creencias religiosas están detrás de la discriminación a las mujeres y a los homosexuales y que, por tanto, deben ser eliminadas.

La ex secretaria de Estado también ha apoyado las medidas del Obamacare que obligan a las empresas -también a las dirigidas por instituciones religiosas- a ofrecer seguros a sus empleados que cubran la anticoncepción, los fármacos abortivos y la esterilización.

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “Pierde Hillary Clinton, la candidata que defendía a ultranza el aborto y pretendía redefinir los dogmas religiosos
  1. Que uno de los paises mas poderosos de la tierra tenga como candidatos a la presidencia del gobierno a estos dos……el mundo al revés. Uno se ríe por no llorar. Miedo me dan los dos.

  2. Pues Bergoglio sólo ha hablado contra Trump y a la Hilaria la ha dejado intacta, con su gender, su aborto y su intento » primaveral » de desdogmatizar la Iglesia Católica. ¿ No se enteran en el Vaticano o prefieren acomodarse al politically correct ?

  3. Y pierde también Bergoglio, un hombre que no es que pretenda redefinir los dogmas católicos; quiere desdibujarlos para poder encabezar la onu de las religiones en salsa merengue.

  4. Es cierto que de los dos no hay ni a quien irle, pero sinceramente la loca hitlerianas de Hilaria es mucho mas peligrosa que el impulsivo Trump. Y por favor dejen en paz al papa, los dogmas ya están definidos, esforcemonos por vivir conforme a esas verdades.

  5. Echenique. Me alegro que Hillary no tenga la posibilidad de echar a andar sus programas anti Iglesia.
    Y pido a Dios que Trump, a quien fue oportuno que el Papa Francisco (Los católicos sabemos su apellido pero lo aceptamos como Papa, y así lo llamamos), le dijera que con sus sentimientos expresados, que seguramente usted tampoco comparte, no debería ser Presidente, toque su corazón y desde ahora adopte una posición humamente respetuosa y justa.
    Recuerdo ya en las Iglesias oramos por él, es un hijo de Dios con una gran responsabilidad y un liderazgo por ganar para el bien de su país y de la humanidad, para blancos y no blancos.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles