El silencio y la ambigüedad de sacerdotes y obispos daña a la familia

|

El Padre Shenan Boquet, presidente de la organización pro-vida Human Life International, lamenta que muchos sacerdotes y obispos no hablen a sus fieles del daño que provoca la anticoncepción.

En un artículo publicado por el portal estadounidense Lifesitenews, el Padre Shenan Boquet, presidente de la organización pro-vida Human Life International, lamenta que los católicos pocas veces oyen hablar a sus obispos y sacerdote sobre el mal de la anticoncepción. Reproducimos, por su interés informativo, un fragmento de este artículo:

El silencio, la ambigüedad y la disidencia de sacerdotes y obispos está destruyendo la familia

«He viajado a más de 60 países durante los casi seis años que llevo en Human Life International. Basándome en el «feedback» que he recibido en las varias decenas de conferencias y cientos de charlas que he dado, estimo que alrededor del 90% nunca ha oído una homilía sobre el mal de la anticoncepción, y mucho menos una palabra acerca de sus efectos abortivos y nada del crimen violento del aborto.

Mi reciente viaje de misión a Irlanda sólo reforzó esta realidad. Casi todas las personas con las que hablé durante las conferencias me dijeron que nunca habían oído hablar de estos temas a sus obispos y sacerdotes. Nosotros recibimos poca o ninguna orientación, y se preguntan por qué las familias se rompen y los niños están perdiendo la fe.

Creo que la principal amenaza que afecta a la sagrada institución del santo matrimonio y erosiona el respeto por la vida humana es el mal de la anticoncepción y la mentalidad que se desprende de su aceptación. La anticoncepción es un ataque directo contra el plan de Dios para la vida conyugal. ¡Es un cáncer!

La anticoncepción rechaza la dignidad de la sexualidad humana y su propio papel dentro de la vida conyugal. El silencio o ambigüedad de los encargados de enseñar a los fieles es un acto de escandalosa negligencia e indiferencia hacia el pueblo de Dios. Peor aún son los que a través de la disidencia engañan deliberadamente a los fieles en la creencia de que la anticoncepción es una opción viable.

Nuestro Señor nos dice que juzguemos las cosas por sus frutos. ¿Qué vemos? Una evaluación honesta de cualquier población que ha abrazado la anticoncepción no puede ignorar la consecuencia innegable: bajas tasas de natalidad y una vida familiar perjudicada. Tenemos aborto, divorcio, uniones del mismo sexo legales, cohabitación, desintegración familiar, programas de educación sexual perjudiciales para los niños, abuso infantil, tráfico sexual, pornografía, falta de modestia y promiscuidad. El Padre Paul Marx llamó a esto la gran «confusión sexual». Por supuesto, todo esto es síntoma de un problema central: disentir de la verdad sobre la persona humana y el don de la sexualidad. Este tipo de cáncer está destruyendo nuestras familias y continuará su destrucción hasta que lo erradiquemos.

Una de las estrategias clave de Human Life International es trabajar con seminaristas, sacerdotes y obispos para promover el mensaje pro-vida completo y ayudarles a integrarlo en todos los aspectos de la pastoral. Por desgracia, he visto demasiado a menudo la desconexión entre la pastoral y el Evangelio de la Vida. Cualquier intento de formar a nuestros líderes espirituales que no integran completamente la doctrina católica sobre la moral sexual y el santo matrimonio es un ejercicio de futilidad. Nuestro fundador, el Padre Paul Marx, afirmaba:

Si bien necesitamos una variedad de grupos pro-vida para parar al monstruo anti-vida, es enormemente inútil y, de hecho, extremadamente miope pasar por alto la fuente principal del asesinato de bebés, que es la anticoncepción.

Lea el artículo completo del Padre Shenan Boquet en este enlace. 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
4 comentarios en “El silencio y la ambigüedad de sacerdotes y obispos daña a la familia
  1. Y ahora oirán hablar todavía menos, pues el nuevo lenguaje que se impone desde Roma es misericordia, acompañamiento, discernimiento, integración ..La palabra pecado ha quedado desterrada.

  2. Estupendo. Ahora resulta que si en un matrimonio no puede haber hijos por razones ajenas a su voluntad, (biológicas….) ya elmatrimonio no «vale», pero tampoco te dicen que pidas la nulidad. De qué vamos? Dónde queda el predicar con el ejemplo? Si os contara……..

  3. La postura de la Iglesia sobre los métodos anticonceptivos es, en mi opinión, un grave error que perjudica la relación conyugal. En la Biblia no dice que Dios castigara a Onán por usar uno de esos métodos, sino por no querer dar descendencia a su hermano fallecido, para quedarse con su herencia (Gen 38,8-9). La propia Iglesia permite por motivos graves usar métodos “naturales”, lo que es algo así como permitir comer la fruta solo cuando está verde, evitando comerla madura. Es hipócrita que, para evitar un embarazo, se pueda andar haciendo cálculos sobre cuando tener relaciones, mientras se prohibe usar otros métodos por considerarlos artificiales. Algunos de ellos, además, evitan la transmisión de determinadas enfermedades a la pareja; también hay que decir que otros tienen efectos perjudiciales para la salud, o pueden considerarse abortivos. En este asunto de tener hijos, pienso que convendría aplicar lo que dijo san Pablo sobre la limosna: “Que cada uno dé conforme a lo que ha resuelto en su corazón, no de mala gana o por la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría” (2 Cor 9,7).

  4. Como dice Vd. Sancho, es un grave error EN SU OPINIÓN QUE NO ES LA DE LA iGLESIA ASISTIDA POR EL ESPÍRITU SANTO.
    Tendría gracia que un particular estuviese acertado contra el magisterio plurisecular de la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles