‘Solo obedezco a mi conciencia’: El alcalde italiano que se niega a casar a homosexuales

|

«Eso podrán ser uniones, pero no son familias». Así de tenaz se muestra el alcalde de Favria, que se ha convertido en el primero en negarse a unir a personas del mismo sexo después de que el pasado mayo se aprobara la Ley que daba vía libre al matrimonio homosexual en Italia.

Serafino Ferrino es el nombre del alcalde de Favria (Turín) que no ha querido unir en matrimonio a dos homosexuales de otra localidad cercana. A sus 86 años, Ferrino se ha convertido en el primer alcalde en negarse a hacerlo después de que el pasado mayo se aprobara la Ley que daba vía libre al matrimonio homosexual en Italia.

Cabe recordar que la aprobación de esta norma -conocida como la Ley Cirinnà- fue celebrada con un aplauso en la cámara baja por miembros del Partido Demócrata (PD), que lidera Renzi. Después de meses de largos debates parlamentarios y numerosas enmiendas presentadas, Italia sumó el pasado 11 de mayo a su ordenamiento jurídico esta ley, que concede a las parejas homosexuales las mismas obligaciones y la mayor parte de los derechos de los matrimonios entre un hombre y una mujer, aunque sin el derecho de adoptar niños.

Serafino, que se define como un «católico cristiano a la antigua» ha sido reelegido cuatro veces como alcalde y según ha señalado en una entrevista concedida a La Nuova Bussola Quotidiana –recogida en España por Religión en Libertad- para él la familia «está compuesta solo por un hombre y una mujer, no por dos hombres o por dos mujeres». «Eso podrán ser uniones -continúa- pero no son familias. Creo firmemente que la base de la sociedad es la familia. Sin familia no hay sociedad. Es la que educa a los hijos, la que trabaja sobre el terreno».

El lobby LGTB ya ha emprendido su persecución y asegurado que demandará al alcalde, quien por su parte ha defendido que «simplemente obedezco a mi conciencia». «Ahora todos me hacen la guerra, pero… paciencia. ¡Querrá decir que hay que dar testimonio así!», asegura Serafino. Cabe señalar que la Ley Cirinnà no prevé la objeción de conciencia, por lo que el alcalde se enfrenta a graves consecuencias legales. Ferrino explica además que a pesar de que Favria es una localidad muy solicitada para celebrar bodas debido a su atractivo turístico, los homosexuales «han elegido el sitio justo para suscitar el caso porque sabían de su rechazo a la ley».

Serafino defiende que rechaza celebrar la unión entre dos personas del mismo sexo «por razones ética y morales, porque soy católico practicante y porque como alcalde tengo el deber de oponerme a una ley injusta. Soy un católico que intenta hacer política siguiendo el Magisterio de la Iglesia. Nadie puede impedirme profesarlo». Por último, asegura que no le importaría perder la alcaldía si así ocurre ya que «no está violando la ley, sino respetando su fe».

 

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
2 comentarios en “‘Solo obedezco a mi conciencia’: El alcalde italiano que se niega a casar a homosexuales
  1. Ser valiente no quiere decir que no sea un necio*

    «No estoy violando la ley, estoy respetando mi fe»
    («Lo dico col cuore in mano: non sto violando la legge, sto rispettando il mio credo»
    [http://www.lanuovabq.it/it/articoli-unioni-civiliil-primo-sindacodisobbediente-17517.htm])

    Claro que está violando la ley, la Ley Cirinnà. Una ley del Parlamento Italiano, siguiendo la legalidad Italiana, respetando la Constitución italiana y los principios del Sistema liberal, en que la mayoría, sin limites morales, sin referencias transcendentes, sin respetos al Derecho natural, marca la legislación.
    A ver cuando se enteran que en los Sistemas liberales una gran parte de las leyes, especialmente las antropológicas, son contrarias a la Fe y participar del Sistema es ser cómplice e incongruente moralmente si se es católico y ser estúpido si uno después hace como que se sorprende si la ley le obliga a hacer actos ilegítimos
    —-
    *DRAE
    Del lat. nescius.
    1. adj. Ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber.

  2. ¡ felicitaciones por su responsabilidad y compromiso ciudadano !!!! ¡ qué sean más los que se sumen a plantear sus objeciones de conciencia !!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles