Secuestran a un sacerdote en el oeste de México

|

Alberto Suárez, arzobispo de Morelia, ha denunciado el secuestro de José Alfredo López Guillén: «Después de compartir la pena grande por el asesinato de dos sacerdotes jóvenes en Veracruz, ahora sufrimos la angustia del secuestro de uno de nuestros sacerdotes».

El arzobispo de Morelia, el cardenal Alberto Suárez, ha denunciado el secuestro del párroco de la comunidad de Janamuato en el estado mexicano de Michoacán.

El cardenal ha lamentado la desaparición y el secuestro del sacerdote José Alfredo López Guillén y ha recordado el reciente asesinato de dos sacerdotes en Papantla, estado oriental de Veracruz.

El cardenal ha señalado que, tras el asesinato de dos sacerdotes jóvenes en Papantla, «ahora sufrimos en carne propia la angustia de la desaparición y el secuestro de uno de nuestros sacerdotes, el padre José Alfredo López Guillén», párroco de la comunidad de Janamuato.

El arzobispo de Morelia ha informado que el lunes 19 López Guillén fue secuestrado en la casa parroquial y continúa en paradero desconocido. «Pedimos a Dios que respeten su integridad, su vida y que pueda volver pronto al ejercicio de su ministerio», ha expresado.

El prelado ha pedido oraciones por quienes viven un momento de angustia, «y sobre todo pedimos a Dios por la paz, por el respeto a la vida y por la conversión de quienes se dedican hacer el mal».

En palabras de su arzobispo, el sacerdote secuestrado era «un hombre bueno, dedicado hacer el bien, un hombre pacífico, por lo cual no se justifica de ninguna manera esta barbaridad, pido su oración y su comprensión».

El secuestro de este sacerdote unido al asesinato de otros dos esta misma semana ha disparado las alarmas en México, donde desde finales de 2012 han sido asesinados 14 curas y dos laicos.

Un informe del Centro Católico Multimedial (CCM) señala que el país «es considerado por séptimo año consecutivo primer lugar en crímenes de odio contra sacerdotes, religiosos y laicos de América Latina».

Durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto se han cometido 14 homicidios contra sacerdotes, dos laicos y se tiene registro de dos presbíteros desaparecidos, de acuerdo con el informe, que considera que de esto se puede extraer que «México sigue siendo peligroso para el ejercicio sacerdotal».

El CCM consideró «necesario» señalar que los miembros de la Iglesia no tienen conflicto con los grupos que están cometiendo actos ilícitos en el país.

«No obstante, existen sectores de la sociedad que aprovechan la efervescencia de la violencia» y cargan contra los religiosos en estados como Chiapas, Tabasco, Ciudad de México, Michoacán, Guerrero y Tamaulipas, entre otros, añadió el CCM.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles