El obispo de Castellón abre un proceso al cura de Onda, que pide perdón por lo que hizo

|

Ante la información de INFOVATICANA, el obispado de Castellón emite un comunicado en el que condena el acto de bendición del ‘matrimonio’ entre dos lesbianas.

Después de que INFOVATICANA publicara la información sobre el párroco de Onda, Don José García, que había bendecido el «matrimonio» de dos lesbianas, el obispado de Castellón ha emitido un comunicado en el que condena el acto del sacerdote. Lea la noticia aquí: http://bit.ly/2bhLak2

 

Puede leer el comunicado del obispo de Castellón a continuación.

Ante la información aparecida hoy en un medio de comunicación digital nacional sobre la «bendición» de la unión de dos personas del mismo sexo acontecido en la iglesia parroquial de San Bartolomé de Onda el pasado sábado, día 30 de julio, el Obispado de Segorbe-Castellón, aclara e informa:

 

Como afirma el Catecismo de la Iglesia Católica, en su punto número 2358, toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar «todo signo de discriminación injusta», y particularmente cualquier forma de agresión y violencia.

 

Respecto de la equiparación de las uniones entre personas homosexuales con el matrimonio o de actuaciones que pudieran entenderse en este sentido afirmamos, en comunión con el Papa Francisco, que «no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia» (Francisco, Exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia, n. 251).

Así pues, contradice gravemente esta doctrina de la Iglesia Católica no sólo pretender celebrar ante la Iglesia un matrimonio entre personas del mismo sexo, sino también presidir la celebración de la bendición de una unión civil previa entre personas del mismo sexo.

 

En relación con el hecho de referencia informamos de que nada más tener noticia del hecho del que se hace eco la prensa, el Sr. Vicario General se entrevistó con el Sr. Cura Párroco, al que le requirió información completa sobre lo acontecido y sobre el desarrollo del acto. El Sr. Cura Párroco afirmó que no se trató «de una celebración del matrimonio sino de una bendición». Asimismo se le pidió que aclarase los motivos por los que actuó de esta manera. Igualmente, el Sr. Obispo se entrevistó con el Sr. Cura Párroco a quien advirtió de la gravedad del hecho, aunque sólo hubiera sido una bendición, más allá de sus buenas intenciones. El Sr. Cura Párroco ha reconocido ante el Sr. Obispo el grave error de su actuación, que estuvo motivado por una aplicación errónea de la misericordia al no haber distinguido la acogida y acompañamiento pastoral de las personas, de una parte, y, de otra parte, la aparente aprobación de una unión que la Iglesia no puede aprobar; así mismo el Sr. Cura Párroco pide perdón a la Iglesia y a todos aquellos para los que su actuación pudiera ser motivo de escándalo y promete que nunca más volverá a llevar a cabo un actuación igual o similar.

 

Al respecto se ha iniciado el proceso informativo acostumbrado para sopesar si se dan en el caso los elementos necesarios para las medidas disciplinares establecidas en el Código de Derecho Canónico.

 

Castellón de la Plana, 23 de agosto de 2016

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
14 comentarios en “El obispo de Castellón abre un proceso al cura de Onda, que pide perdón por lo que hizo
  1. Pues ya que en eñ cura parroco pecó publicamente, no basta un comunicado del obispado. Públicamente el cura párroco debe pedir perdón a sus feligreses y a toda la Iglesia domestica, local y universal en el mismo lugar: en la parroquia donde realizó el acto.

  2. Que lo perdonen, y que se vaya, que se quite el hábito de cualquier forma el mal ya está hecho; y a cuidarnos porque si le quitan el hábito se unirá a los homosexuales para atacar más a la iglesia.
    Que no diga que no sabía lo que estaba haciendo y si no lo sabía significa que no sabe nada de nada.
    Es demasiado lo que se les está pasando por alto, de nada ha valido la muerte de tantas y tantas personas a lo largo de la historia y esto lejos de mejorar va empeorando; los laicos tenemos que afrontar no sólo nuestras propias luchas sino defender lo indefendible como lo que ha hecho este hijo de satán , sumado a la pederastia y al grupo de homosexuales que ya reconoció el papa Francisco que existe dentro de la iglesia.

    Espero en Dios tomen las decisiones no sólo con la famosa palabrita de misericordia, sino con la justicia y apego a lo que mandata la Palabra de Dios.

    Es fácil pedir perdón, pero no es fácil mantener un trabajo permanente como lo tienen los curas, hoy en día pienso que este tipo de gente le llora más al cargo que pueden y que les da hasta cierto punto «poder mundano», además de un ingreso seguro (dirán que es poco, pero es mucho comparado a lo que la mayoría en el mundo ganamos), lo que se les paga es más que suficiente para sufragar los gastos personales y hasta les sobra para irse de vacaciones, cosa que fuera del clero una gran parte de estos jamás, ni en sueño lo lograrían, así que ese perdón para mi resultan lagrimas de cocodrilo.
    Ya basta de solaparlos, ya basta de tanta indulgencia, es doloroso ver como desde las entrañas oprimen a la iglesia y le abonan para desquebrajarla; se que no lo lograrán porque escrito está que no será así.
    Si en verdad está arrepentido, que dedique su vida a estar en oración, en un encierro ahí donde no tenga contacto con la gente a la cual pueda incidir más en contra de la Palabra de Dios; si ama a Dios lo comprenderá, si no lo ama desistirá.
    Que lo estoy juzgando duramente; si, lo juzgo tan duro como a mi el mundo me trata cuando les hablo de mis creencias y me muestran ellos lo que hacen sacerdotes como éste y otros tantos más que han cometido pedofilia entre otras horrendas acciones, este tipo lo único que ha hecho es dar carne a quienes atacan a la iglesia para poderla atacar aún más, por lo tanto Dios quiera que se vaya y si está arrepentido que él mismo decida encerrarse por varios años pidiendo perdón por el daño causado a lo largo y ancho del mundo católico, pues lo que hace él u otros para bien o para mal el mundo entero se da cuenta.
    Que Dios nos perdone y en verdad espero que se arrepienta, el detalle es que ya sembró la duda.

  3. Las peticiones de perdón están muy bien pero no son suficientes. Está ahora muy de moda enseñar a los niños a pedir perdón y ya está. Con lo cual, sin consecuencias, no hay referentes, ni formación ni nada de nada luego llegan a mayores, delinquen y no funciona el sistema «cariñoso» del perdón sin más.
    El pecado es público y notorio por lo que, además de otorgarle el perdón, hay que poner la penitencia.
    ¿Suspenderle unos meses de «empleo y sueldo», mandarle a esa parroquia difícil que nadie quiere, hacerle que se vaya unos meses a un cenobio contemplativo…? No lo sé, doctores tiene la Iglesia, pero el «aquí no ha pasado nada» no es válido ni bueno. Entre otras cosas por que la justicia y el castigo tienen un efecto disuasivo, deben tenerlo y si todo vale nada es serio, ni el Señor mismo.
    Para mí que los «empleados de la Iglesia» están muy mal acostumbrados, porque este tipo de cosas a nadie le sale gratis en una empresa, trabajando para otros, incluso al nivel más alto organizacional hay que ha de dar cuentas a un Consejo de Administración. Y haciendo mía la frase que me decía un día un Obispo: «por la caridad vino la peste» .¡ Y qué cierto, con esa caridad tan en boga y tan mal entendida!

  4. Sr. cura de Onda: ¿qué ha interpretado mal lo de la «misericordia»?. Pero ¡ qué clase de sacerdote es Vd. ‘ ¿dÓNDE QUEDAN SUS ESTUDIOS (Y CONOCIMIENTOS) FOLISÓFICOS, TEOLÓGICOS, DOCTRINALES, ETC. ETC. DEL SEMEMINARIO en esta materia. pero Sr. cura: me queda el c?. mIRE: YO SOLO ESTUDIÉ EL CATECISMO DEL P. aSTETE Y LUEGO HE LEIDO ALGO SEGÚN LOS TIEMPOS. Es decir; soy un lerdo, pero me queda el sentido común. ¡Santo cielo, en qué manos estamos!. Le compadezco y le animo a que haga una pulcra revisión de vida, ejercicios espirituales, reciclarse… Lo que sea, pero que le reconduzca – tras un buen retiro – al buen camino, o sea, al camino de la Iglesia. Juanestella.

  5. La actuación del sacerdote es imperdonable pero la del Sr. Vicario y la del obispo son deleznables. ¿Que esperan para suspenderlo a divinis? ¿A qué vienen las tonterías de la nota del obispado? Lo que nos faltaba, un obispo cambiando lo que dice la Sagrada Escritura, lo que enseñan los Santos Padres y lo que han definido los Concilios. ¿Que pecado ha cometido la Iglesia en España para que sea regida por semejantes pastores?

  6. El perdon, la misericordia, el amor fraterno… actuaciones de oficii como la del Obispado alejan a la iglesia «institucion» y acolitos maniqueistas de la iglesia «pueblo de cristo» que somos la mayoria decespañoles.

    Deseo que el denunciante y los miembros del Obispado encuentren en el perdon que hoy aun no han pedido publicamente por esta actuacion contra la caridad que Cristo nos lego con su acto de vida.

    Aureli

  7. El perdon, la misericordia, el amor fraterno… actuaciones de oficii como la del Obispado alejan a la iglesia «institucion» y acolitos maniqueistas de la iglesia «pueblo de cristo» que somos la mayoria decespañoles.

    Deseo que el denunciante y los miembros del Obispado encuentren en el perdon que hoy aun no han pedido publicamente por esta actuacion contra la caridad que Cristo nos lego con su acto de vida.

    Aureli

  8. La verdad que no entiendo la rapidez y la contingencia de la Iglesia en este caso por una bendición a un «matrimonio» de dos personas del mismo sexo. Además de pedir perdón y decir que no lo va a volver a hacer.

    Y en otros casos peores como lo que paso con los Legionarios de Cristo y su fundador así como otros casos de pederastía se les encubra y protega incluso desde Roma.

  9. Son tiempos para un Cisneros, pasados los preceptivos 50 años del Concilio.
    +++++++
    Ya no es tiempo de un Fray Hernando de Talavera, con prédicas y amables invitaciones a reconvención. Al hereje, hoguera y ya verás que rápidos se les va la tontería…

  10. El cura no ha pecado por expresar el amor de Cristo. Se le expediente por no obedecer a su obispo. Esto pasa cuando un obispo, su cúpula y los seguidores incondicionales (que no racionales) viven fuera de la realidad y no como pobres seguidores de Jesucristo. ¿Desde cuándo Bendecir a dos personas es pecar? Si nos ponemos así, también os bendice a vosotros y tampoco sois como «Dios manda», que juzgáis a personas que no conocéis por el hecho de que se quieran. Jesucristo dijo: «amaros los unos a los otros, como yo os he amado» y aquí esas cosas se olvidan para convertiros en un grupo de inquisidores, criticones y censores de personas que no opinan ni sienten la vida como vosotros. La Iglesia pide perdón continuamente por los actos y por el daño que ocasionó en los pasados siglos, y estos actos y comentarios actuales, exigirán que el Papa de turno pida perdón en unos años y tenga que aclarar que algunos obispos y sus seguidores, no seguian correctamente los mandatos de Jesucristo. No juzguéis para que no os juzguen y sobretodo dejar a las personas en paz.

  11. El cura no ha pecado por expresar el amor de Cristo. Se le expediente por no obedecer a su obispo. Esto pasa cuando un obispo, su cúpula y los seguidores incondicionales (que no racionales) no viven como pobres seguidores de Jesucristo. ¿Desde cuándo Bendecir a dos personas es pecar? Si nos ponemos así, también os bendice a vosotros y tampoco sois como «Dios manda», que juzgáis a personas que no conocéis por el hecho de que se quieran. Jesucristo dijo: «amaros los unos a los otros, como yo os he amado» y aquí esas cosas se olvidan para convertiros en un grupo de inquisidores, criticones y censores de personas que no opinan ni sienten la vida como vosotros. La Iglesia pide perdón continuamente por los actos y por el daño que ocasionó en los pasados siglos, y estos actos y comentarios actuales, exigirán que el Papa de turno pida perdón en unos años y tenga que aclarar que algunos obispos y sus seguidores, no seguian correctamente los mandatos de Jesucristo. No juzguéis para que no os juzguen y sobretodo compraros una vida o hacer más el amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles