PUBLICIDAD

Farrell, dispuesto a promover el laicado y el cuidado de la familia y la vida

|

A continuación el texto que ha colgado en su sitio web el prefecto electo del dicasterio de laicos, familia y vida, Kevin Farrell.

Me siento sumamente honrado que nuestro Santo Padre Papa Francisco me haya elegido para dirigir este recién formado dicasterio. Espero formar parte de la importante labor de la Iglesia universal en la promoción del laicado y su apostolado para el cuidado pastoral de la familia y apoyo a la vida humana de acuerdo a la reciente exhortación apostólica del Papa, Amoris Laetitia, la Alegría del Amor.

Aunque me siento muy agradecido por la confianza que el Santo Padre ha depositado en mí, la noticia me deja con sentimientos encontrados.

Dallas ha sido mi hogar durante 10 años y, desde el principio, rápidamente aprendí a amar a su hermosa gente y cultura. La profunda fe, bondad y generosidad de las personas de la Diócesis de Dallas superaron todas mis expectativas. Mis hermanos sacerdotes estuvieron entre los primeros en darme la bienvenida y les estoy sumamente agradecido por su colaboración, amistad, sabios consejos y oraciones. Un obispo no puede hacer nada importante en una diócesis sin el esfuerzo y cooperación de párrocos, sacerdotes, personal diocesano y personas. Creo que juntos hemos logrado alcanzar muchos objetivos, y hemos puesto en marcha otros, que continuarán edificando la Iglesia Católica en el Norte de Texas.

No puedo expresar suficientemente mi gratitud por todo lo que sacerdotes, personal y personas han hecho, y continúan haciendo, por mí y por la Diócesis de Dallas. Sé que mientras conversamos, nuestro Santo Padre se encuentra buscando al hombre adecuado que servirá como nuevo pastor principal. Estoy seguro que, a mi partida, el Obispo Greg Kelly se encargará de las necesidades de la diócesis durante el período de transición. Les pido que oren por él. Asimismo les pido que oren por mí mientras inicio este próximo e inesperado capítulo de mi sacerdocio. Que Dios continúe bendiciendo a la Diócesis de Dallas.

4 comentarios en “Farrell, dispuesto a promover el laicado y el cuidado de la familia y la vida
  1. La jugada oculta se halla en los otros dos nombramientos pontificios realizados juntamente con el de mons. Farrell: Paglia como Gran Canciller del Pontificio Instituto Juan Pablo II sobre Matrimonio y Familia y el teólogo Sequeri como Presidente del mismo Instituto. Esos nombramientos tienen como objetivo cambiar el rumbo del Instituto, hasta ahora fiel seguidor del magisterio de quien lo fundó: san Juan Pablo II. Signo inequívoco de esa fidelidad al Papa santo es que, en los nefastos Sínodos sobre la Familia, la voz de ese Instituto fue expresamente ignorada por “incómoda”.

  2. Francesco Petri Senzadubio, un laico de la Umbría, nombrado prefecto del dicasterio para obispos; en línea con la consideración de los «laicos» como una especie singular, aunque numerosa, dentro de la Iglesia. Es inminente la creación de un dicasterio de mujeres, otra subespecie que al parecer está en auge. Marvin Harris no se ocupó suficientemente de cómo surgió la «clase» clerical en el seno de una Iglesia sin clases o subespecies y de cómo una de las clases se apoderó de la mayoría de la gleba, explicándole cuál es su papel y regulando sus atribuciones.

  3. Los nombramientos del Juan Pablo II son un desastre. Una pena. Los anteriores no dejarán de ser teólogos a los que se les debe mucho y seguirán haciendo mucho bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles