El Papa almuerza en Santa Marta con 21 refugiados sirios

|

papa

El Papa Francisco ha invitado a comer en su residencia en el Vaticano, la Casa Santa Marta, a 21 refugiados sirios que fueron trasladados a Italia después de que el pontífice visitara la isla griega de Lesbos el pasado abril.
Se trata de familias que reciben asistencia diaria en Roma por parte de la Comunidad de San Egidio y que viajaron a la capital italiana en dos vuelos: un primero en abril, cuando el pontífice portó en su avión a doce refugiados al finalizar su visita a Lesbos, y un segundo en junio.

Jorge Bergoglio almorzó con estos 21 refugiados sirios y conversó con ellos sobre «el inicio de su vida en Italia».

Como gesto de agradecimiento, el Papa Francisco recibió dibujos por parte de los niños, a quienes regaló juguetes y otros objetos.

En el encuentro también estuvieron presentes el sustituto de la Secretaría de Estado, el arzobispo Angelo Becciu, el fundador de la Comunidad de San Egidio, Andrea Riccardi, el comandante del cuerpo de la Gendarmería, Domenico Giani, y dos gendarmes que colaboraron en el traslado de las familias de Lesbos a Italia.

El pasado abril, el papa Francisco visitó la isla griega, donde conversó con numerosos refugiados sirios y de otras nacionalidades. Tras su paso, de apenas unas horas, el pontífice argentino admitió que la situación «era para llorar».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
4 comentarios en “El Papa almuerza en Santa Marta con 21 refugiados sirios
  1. Criticar las declaraciones, cuando menos confusas, del papa es ser yunquero? En fin… No soy yunquero en absoluto, es más, no sé lo que es eso. Pero seguiré diciendo hasta que me muera que el capítulo VII de Amoris Laetitia no refleja el magisterio de la Iglesia ni el evangelio. Es simplemente una barahúnda de palabras confusas en donde lo único que puede advertirse es la intención de rebajar la gravedad moral, a través de la confusión, del adulterio. Por cierto, la palabra adulterio no aparece ni una sola vez en toda ese documento. Tampoco aparece la cita del evangelio que más pertinente resulta al tema del capítulo VIII: «Quien se divorcia de su mujer y se casa con otra comete adulterio». Se trata, por ventura, de un olvido?

    También cabe apreciar aquí mismo que Amoris Laetitia provoca una división en la Iglesia, como ya advertimos algunos desde un principio.

  2. Criticar las declaraciones, cuando menos confusas, del papa es ser yunquero? En fin… No soy yunquero en absoluto, es más, no sé lo que es eso. Pero seguiré diciendo hasta que me muera que el capítulo VIII de Amoris Laetitia no refleja el magisterio de la Iglesia ni el evangelio. Es simplemente una barahúnda de palabras confusas en donde lo único que puede advertirse es la intención de rebajar la gravedad moral, a través de la confusión, del adulterio. Por cierto, la palabra adulterio no aparece ni una sola vez en todo ese documento. Tampoco aparece la cita del evangelio que más pertinente resulta al tema del capítulo VIII: «Quien se divorcia de su mujer y se casa con otra comete adulterio». Se trata, por ventura, de un olvido?

    También cabe apreciar aquí mismo que Amoris Laetitia provoca una división en la Iglesia, como ya advertimos algunos desde un principio.

  3. Bien, me acaban borrar un comentario, y van ya unos cuantos. Protesto por que en este sitio hay muchos que no dudan en publicar comentarios claramente heréticos, y no se les censuran. Cuando se trata de advertir, como ya han hecho muchos, entre ellos obispos y cardenales, que el capítulo VIII de Amoris Laetitia no sigue el magisterio de la Iglesia ni el evangelio, te censuran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles