La Iglesia mexicana pide a los homosexuales vivir en «continencia y castidad»

|

bandera gay

En un artículo publicado en el semanario Desde la Fe editado por la Arquidiócesis Primada de México se recuerda que las relaciones homosexuales son «un pecado grave» y en ningún caso pueden recibir aprobación. 

El intento del presidente de México Enrique Peña Nieto de aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país ha suscitado la oposición de la Iglesia católica, que ha salido en defensa de esta institución como la unión exclusiva entre un hombre y una mujer.

En este contexto, el semanario Desde la Fe editado por la Arquidiócesis Primada de México ha publicado un artículo titulado ¿Por qué la Iglesia se opone a la iniciativa del Presidente que promueve el “matrimonio igualitario”? en el que se señala que la unión de personas del mismo sexo general «un grave daño espiritual».

El artículo hace referencia al Catecismo de la Iglesia Católica que enseña que, si bien las personas homosexuales no pueden ser discriminados y deben ser acogidas, las relaciones homosexuales no pueden recibir aprobación de ningún tipo y se consideran «un pecado grave».

El texto recuerda, asimismo, que la Iglesia espera de los homosexuales lo mismo que de «solteros, divorciados y viudos», es decir, que vivan en continencia y castidad sin que sean utilizados como simples objetos de placer.

«A quien tiene una desviación sexual, la Iglesia quiere ayudarle a controlarla, no a entregarse a ella», señala el artículo, al tiempo que recuerda que aunque el Estado legaliza una situación concreta, no se convierte por ello en un bien moral.
A continuación, pueden leer el artículo publicado en el semanario Desde la Fe:
¿Por qué la Iglesia se opone a la iniciativa del Presidente que promueve el “matrimonio igualitario”?

En esta serie acerca de por qué la Iglesia se opone al llamado ‘matrimonio igualitario”, toca el turno a reflexionar cómo dicha unión genera un grave daño espiritual.

Se dice que la Iglesia discrimina a los homosexuales, lo cual es falso.

En el Catecismo de la Iglesia Católica se enseña que las relaciones homosexuales “no pueden recibir aprobación” (CEC 2357), pero también enseña que los homosexuales “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará todo signo de discriminación injusta.” (CEC 2358)

Espera de ellos lo mismo que pide a solteros, divorciados o viudos: que vivan en continencia, en castidad (ver CEC 2359). Y no lo pide para molestarlos sino para beneficiarlos. No quiere que sean utilizados como simples objetos de placer, sino que se respete su inestimable dignidad de hijos del Padre celestial.

La identidad de un ser humano no puede ser su apetito sexual. Es ante todo, hijo de Dios, tiene dones, cualidades, es miembro de una familia, de una sociedad. Identificarse sólo por su inclinación sexual, permitir que ésta le defina, es limitarse.

La Iglesia considera que la relación sexual es una expresión de amor entre un hombre y una mujer, que se dan el uno al otro totalmente. Dicha entrega debe ser sostenida por Dios, que le da a los esposos la gracia de amarse como Él los ama, ser fieles y mantenerse unidos hasta que la muerte los separe. 

Dentro del Matrimonio alcanza verdadera plenitud la relación sexual, que santifica a los cónyuges en una entrega mutua abierta a la vida.
 
Fuera del Matrimonio la relación sexual satisface de momento pero deja un vacío espiritual.
 
La Iglesia sólo admite el Matrimonio entre hombre y mujer, porque así lo establece la Palabra de Dios.
 
Dios creó al ser humano. “hombre y mujer los creó…Y los bendijo Dios, y les dijo Dios: ‘Sean fecundos y multiplíquense…” (Gen 1,27-28).
 
Jesús dice: “dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne” (Mt 19, 5).
 
San Pablo condena fuertemente la relación homosexual. A una comunidad le reprocha: “sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres… se abrasaron de deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre…” (Rom 1, 26-27).
 
A otra le advierte: “¡No te engañes! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales… heredarán el Reino de Dios.” (1Cor 6, 9-10).
 
Los angloparlantes llaman a los heterosexuales ‘straight’, es decir ‘rectos’, término aceptado por los propios homosexuales, y que implica que la homosexualidad es una desviación.
 
Todo ser humano tiene desviaciones, por ejemplo hacia la ira, el rencor, la avaricia, la gula, la lujuria, etc. y lo que necesita es que se le ayude a corregirla, no que se le propicie caer en ella.
 
Si surgiera un movimiento de mentirosos, que a través de medios masivos convencieran al público de que mentir es bueno y normal, que no pueden evitarlo, y que son víctimas de discriminación porque en los juicios y en los documentos oficiales se les obliga a decir la verdad, y el Estado cediera a la presión de influyentes políticos y empresarios mentirosos y legalizara su desviación hacia la mentira, la Iglesia no lo aprobaría. Se mantendría firme en pedir que dijeran la verdad, aunque no fuera la opción ‘políticamente correcta’ o popular. ¿Por qué? Porque Dios ordena: “no mentirás”.
 
Así también, a quien tiene una desviación sexual, la Iglesia quiere ayudarle a controlarla, no a entregarse a ella.
Que el Estado vuelva algo legal no lo hace moral.
 
La Iglesia considera pecado grave la relación sexual homosexual.
 
Muchos creyentes homosexuales que se casan terminan por alejarse de Dios. Como Adán y Eva, sabiéndose en pecado, se esconden de su Señor, ponen en riesgo su salvación.
 
Por eso la Iglesia, que mira con compasiva comprensión a todos los homosexuales, se preocupa por ellos y los exhorta a esforzarse por vivir en continencia y castidad, fortalecidos con la ayuda sacramental.
 
Cuando el Papa Francisco dijo: “Si una persona gay se acerca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticar?”, no estaba aprobando la relación homosexual, sino invitando a los homosexuales a acercarse a Dios, y a experimentar la dicha y la paz de amoldar su vida a la divina voluntad.

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
3 comentarios en “La Iglesia mexicana pide a los homosexuales vivir en «continencia y castidad»
  1. Me fascina que Bergoglio lence frases tan claras como “Si una persona gay se acerca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticar?” y a continuación los prelados «interpreten» lo que «en realidad quiso decir», como si este hombre no fuera capaz de expresarse con claridad, aunque desde luego, lo que en realidad ocurre es que la curia no es capaz de seguir a su líder cuando propone un cambio importante en la política corporativa instituida como en este caso.
    Es que los homosexuales deben seguir el ejemplo de los sacerdotes, así como el paderecito Marcial Maciel?
    La concepción de lo que es y lo que no es natural para la Iglesia proviene de textos redactados quizás en la edad de hierro y procedentes de mitología de la Edad de Bronce, sistematizados en la Edad Media, en el más absoluto desconocimeito de la biología del comportamiento. Personas que creían que el Universo se había creado en 6 días hace menos de 8000 años, que los seres vivos se habían producido en actos de creación independientes, que las plagas se producían por voluntad del Dios y que las enfermedades eran producidas por demonios.
    No demandan evidencia para aceptar la afirmación que un ser inmaterial como Jehová tenga descendencia con una mujer mortal por intermedio de otra persona, el Espíritu Santo para dar así a luz a una tercera persona que es Jesús y que los tres son el mismo Dios, generando así la bizzarra figura de un ser que es padre de sí mismo, y estas mismas personas pretenden decirnos que es y qué no es natural.
    Carentes de autoridad moral o legitimidad ahora exigen a una parte importante de sus fieles (por no decir que afectan también a los no creyentes con su influencia política) nada menos que el celibato, pero basados en qué? cómo es que pretenden conocer el pensamiento del Dios al que dicen servir si no cuentan con más que el mismo texto que todos podemos leer, y del cual eligen a gusto qué seguir y qué no seguir? Recordemos que según la Biblia, Jesús dijo que no venía a abolir sino a cumplir la Ley. Recordemos que las escrituras mandan por ejemplo, la ejecución de quienes osen trabajar en sábado y en ningún lugar se dice explícitamente que es esta norma habría prescrito lo que además no sería posible porque equivaldría a admitir la relatividad de las escrituras, frente a su supuesta propiedad de ser absolutas dado su supuesto origen divino.
    Retornando al tema,opino que no es de la incumbencia de nadie lo que dos personas adultas puedan convenir hacer libre y consensuadamente en la intimidad, mucho menos de los sacerdotes que no deberían saber de qué se está hablando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles