PUBLICIDAD

Francisco, los refugiados y la guerra de religión

|

VAT01 CIUDAD DEL VATICANO (VATICANO) 13/04/2016.- El papa Francisco saluda a los fieles durante la audiencia general de los miércoles en la plaza de San Pedro

Los católicos consideramos que el papa es infalible cuando define doctrinas de fe y moral. Fuera de eso, y en materia de juicio, el papa es un hombre como los demás y por tanto sus opiniones son discutibles.

El papa Francisco ha dicho otra vez que el mundo está en guerra. Pero ha dicho también que no es una guerra de religión, porque “todas las religiones quieren la paz”, sino que la causa de la guerra es la lucha por el poder y por el control de los recursos económicos. En el mismo discurso, ha dicho también que hay que acoger a los refugiados que huyen del hambre y la guerra.

Los católicos, como es sabido, consideramos que el papa es infalible cuando define doctrinas de fe y moral en el contexto concreto de una “solemne declaración pontificia” (el célebre “ex cathedra”). Fuera de eso, y en materia de juicio, el papa es un hombre como los demás y por tanto sus opiniones, aun cimentadas en la autoridad personal, son discutibles. No sólo son discutibles, sino que es bueno discutirlas en un ánimo de búsqueda desinteresada de la verdad.

Jorge Mario Bergoglio es un sacerdote argentino de casi 80 años que ha cubierto casi toda su vida en su país natal. Es un hombre que –como todos- pertenece enteramente a su circunstancia, es decir, a su tiempo y a su espacio. Su experiencia personal sobre la inmigración musulmana es típicamente hispanoamericana, muy semejante a la que teníamos los europeos hace cuarenta años: los inmigrantes de origen musulmán eran personas que venían a Europa a buscarse la vida desempeñando los trabajos que los autóctonos desdeñaban y tratando de integrarse en la sociedad de acogida. Aún es hoy así en buena parte de América, donde los musulmanes inmigrados (apenas tres millones entre una población total de casi mil millones) no constituyen comunidades ajenas a la sociedad de acogida. En el caso concreto de Argentina, que es uno de los países con mayor presencia islámica, hablamos de unas 600.000 personas entre una población total de casi 42 millones, es decir, el 1,4 por ciento: un porcentaje demográficamente irrelevante y socialmente anecdóctico. Con esta experiencia vital, es fácil entender que uno no perciba problema alguno en la inmigración musulmana. También era así en Europa hace cuarenta años.

Hoy, sin embargo, las cosas han cambiado dramáticamente en Europa. Primero: el porcentaje de población musulmana ha crecido exponencialmente. Segundo: esa población, en buena parte, ha creado sus propias comunidades quebrando los viejos modelos de integración. Tercero: en su seno se ha expandido una radicalización identitaria que ha desembocado en la simpatía hacia el yihadismo. Cuarto: en el último año, además, nos hemos encontrado con una afluencia masiva de inmigrantes falazmente importada bajo la etiqueta de “refugiados”. Quinto: la ola de violencia que estamos viviendo en este último periodo define por sí sola la entidad del problema. Seguramente es difícil aceptarlo con la mentalidad de hace cuarenta años. Pero, hoy, eso es lo que hay.

La misma reflexión vale para esa otra hipótesis de Francisco sobre las guerras y su origen. La mayor parte de las escuelas de pensamiento del siglo XX interpretaron siempre los conflictos bajo el ángulo materialista de la lucha por los recursos. No era una interpretación incorrecta, pero sí era incompleta. Las ideas, los principios y las creencias (y también las religiones) tienen su importancia. Sobre todo cuando una religión (o una determinada corriente de ella) predica abiertamente la guerra como vía legítima para imponer su fe sobre las demás. Ese es exactamente el caso del islam, y en esto el papa Benedicto XVI acertó plenamente en su histórico discurso de Ratisbona. El islam no es una religión “como las demás”: es una teología política que lleva implícita la búsqueda y conquista del poder, como oportunamente acaba de recordar el cardenal Burke. Gustará más o menos, pero también eso, hoy, es lo que hay. Menos mal que, en estas cosas, los católicos no estamos obligados a seguir al papa. Sabiduría de la Iglesia.

3 comentarios en “Francisco, los refugiados y la guerra de religión
  1. El Papa como dices desconoce lo que son ciertas barriadas de Europa donde la policía no puede ni entrar, el viene de la Argentina cuya población aunque con raices de diferentes puntos de Europa digamos que está muy argentinizada, también como apuntas pertenece a su tiempo y a un espacio geográfico concreto, el se imagine a los musulmanes como a su padre un italiano que como otros muchos emigró a la Argentina hacerse un porvenir. Ademá sen aquella época en ningún país de América había ayudas sociales, ni rentas de pisos gratuitas, así que los que iban lo hacían con el espíritu de trabajar y ahorrar, no existían ayudas estatales de ningún tipo, es decir contaban con su imaginación y sus brazos. Así que la percepción de la realidad del Santo Padre con respecto a la inmigración está anclada en el siglo pasado nada que ver con la situación a la que nos enfrentamos hoy en día. Tanto que le gustan las periferias debiera pasearse por barriadas enormes a las afueras de las ciudades europeas y de pueblos pequeños que han tomado los inmigrantes y donde no existe apenas la ley, los oriundos de esos núcleos de población viven en constante zozobra, no se les puede pedir a esos ciudadanos que carguen socialmente con semejante coste ni al resto. La información pormenorizada es importante ante de emitir juicios de valor.

  2. Es muy buena persona este Papa, pero es evidente que cuando da opiniones fuera de su dominio que es la doctrina de la Iglesia, tiene unas meteduras de pata que, a veces, uno piensa si no estará tomándonos el pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles