‘Dejen a nuestros hijos en paz. En Educación, no se metan’

|

mariano_calabuig

Denuncia la intromisión de los políticos en ámbitos exclusivos de los padres y recuerda que ya hay leyes para amparar y defender ante los delitos de odio. Así valora el presidente del Foro de la Familia, Mariano Calabuig, la nueva ley LGTB de la Comunidad de Madrid.

R. Cuervas-Mons / Gaceta.es

Considera que la recién aprobada Ley de Protección Integral contra la Discriminación por Diversidad Sexual y de Género es “innecesaria desde el punto de vista de la discriminación y de la incitación al odio” y recuerda, como triste ejemplo para explicar su posición, los insultos vertidos tras la muerte del torero Víctor Barrio. “Vemos cómo la Fiscalía está actuando ante esos delitos de odio que se producen en las redes sociales”, señala Mariano Calabuig, presidente del Foro de la Familia.

Entonces, ¿por qué una ley como la presentada por el Partido Popular de Cristina Cifuentes y aprobada por unanimidad? Los populares se referían, en la exposición de motivos que justificaba la nueva norma, al cambio social que experimenta España y, en este caso, Madrid. Ya durante el debate en la Asamblea, se alegraban de “construir un nuevo Madrid”.

En este sentido, el presidente del Foro de la Familia explica a Gaceta.es que “lo más grave que existe en estas leyes es la intromisión que se produce en la vida de los padres al imponer a los niños unos contenidos educativos sexuales en los colegios cuando es un asunto de los padres”. “No corresponde a los poderes públicos”, enfatiza.

Y, ¿por qué el Partido Popular?

“Ya no me extraña nada que lo haya hecho el Partido Popular, y no es un problema sólo de él, es de todos los partidos. Llama la atención que como partidos entren en estas cuestiones. ¿Qué cambio de sociedad? ¿Por qué no se actúa con un ataque a la capilla? ¿Por qué sólo en este caso?”.

Son, por ahora, preguntas sin una respuesta oficial pero que evidencian que, en el caso de las leyes LGTB, lo que se busca va mucho más allá del debido respeto a todas las personas, más allá de su condición sexual. “La sociedad española hoy en día respeta, no como ocurre en sociedades de este siglo pero de otros países. Puede haber personas que ataquen al diferente, pero porque han tenido y recibido una mala educación y ante esos ataques, como hemos visto con el caso de Barrio, la justicia actúa”.

Recuerda Calabuig que cuando el Foro, hace ya unos meses, presentó 50 medidas para proteger a la familia, se entrevistó con el PP, con Ciudadanos y con el PSOE. “Cuando hablas cara a cara con ellos, y hablas de problemas reales (un niño en los estudios, el dinero a fin de mes… ) todos opinan que esos problemas son los importantes. Insisto: los transexuales, los gays, las lesbianas… son respetados por la inmensa mayoría de la sociedad española. No entiendo qué están buscando con esta ley y creo que la señora Cifuentes se equivoca”.

A la espera del desarrollo de la norma, que es el que marcará las consecuencias reales de la totalitaria ley, Calabuig lanza una petición: “En educación, que no intervengan absolutamente nada y en las cuestiones médicas, que respeten la objeción de conciencia a los médicos cuando tengan que tratar este tema. No creo que se pida nada raro. En educación ni se metan, dejen a nuestros hijos en paz”.

Sobre el articulado de la ley que incluye cualquier intervención “religiosa” como negativa y objeto de sanción si trata de modificar una conducta sexual, el presidente del Foro de la Familia ironiza – “así, dando libertad a todo el mundo, ¿no?”- y se pregunt a qué religión se refiere la ley: “Porque si es la islámica, qué van a decir, que hablen con coherencia. No saben ni lo que dicen. Nuestros legisladores últimamente no saben lo que están legislando, no piensan con profundidad”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
2 comentarios en “‘Dejen a nuestros hijos en paz. En Educación, no se metan’
  1. Esta ley lo que pretende es sencillamente prostituir a la infancia y juventud, introduciendo la sodomia y la pedofilia como prácticas naturales.

  2. Hago un llamado a los juristas que están en contra de esta ley. Desde el momento de su publicación en el boletín correspondiente, el Defensor del Pueblo en 3 meses podría recurrirla ante el Tribunal Constitucional. Evidentemente, no lo van a hacer de oficio: es necesario que profesionales del derecho, con una sólida argumentación jurídica, hagan patente la inconstitucionalidad de muchos preceptos en una solicitud al Defensor.

    Lo ideal sería que la solicitud fuera presentada por asociaciones como Foro de la Familia, Asociación de Abogados Cristianos, etc. Pero si no, sabed que las solicitudes de personas físicas también son atendidas.

    Es la última baza que tenemos antes de que la ley se vuelva contra nosotros, y sería muy poco acertado dejarla pasar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles