El PP multará a los diputados que no quisieron votar la última ley LGTB

|

David Pérez, alcalde de Alcorcón, y Luis Peral serán sancionados con una multa de 300 euros por ausentarse de la votación de la totalitaria ley contra la LGTBfobia.

En el Partido Popular madrileño no tienen cabida las voces discordantes, ni siquiera, al parecer, la libertad de conciencia en lo que se refiere a la ideología de género. La formación dirigida por Cristina Cifuentes no ha permitido la libertad de voto en el caso de la «ley contra la LGTBfobia», a pesar de tratarse de una norma que compromete en conciencia.

Como consecuencia, los diputados del PP en la Asamblea de Madrid David Pérez y Luis Peral serán multados tras ausentarse durante la votación de una de las leyes más totalitarias aprobadas por el Parlamento regional, según han informado fuentes populares a Europa Press.

Esta ley establece que debe ser el acusado de conducta «homófoba» el que demuestre su inocencia e impulsa el adoctrinamiento LGTB en las aulas, entre otras muchas medidas que el colectivo gay ha logrado introducir en la legislación madrileña.

Los diputados populares tendrán que pagar 300 euros por no haber estado presentes para favorecer con su voto la aprobación de una ley que pretende erradicar cualquier crítica a los postulados de la ideología de género.

No es la primera vez que estos diputados «díscolos» son multados por su propio partido. Hace unos meses, cuando el Parlamento regional votaba una moción para regular los vientres de alquiler, Peral votó en contra y Pérez decidió ausentarse de la votación. En este caso, la multa alcanzó los 600 euros, ya que la moción no salió adelante por la actuación de estos diputados.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “El PP multará a los diputados que no quisieron votar la última ley LGTB
  1. ¿Que dice Monseñor Osoro y la Conferencia Episcopal?
    Los católicos de buena fe, deberíamos reflexionar a la ora de votar y aportar.

  2. Cualquier sanción de un partido a un diputado es ilegal y anticonstitucional. La Constitución en su artículo 67.2 que salvaguarda la libertad de voto de los parlamentarios.
    Esta ley también es inconstitucional, porque vulnera el art. 27.3, y usurpa a los padres la potestad que tienen de educar a sus hijos según sus propias convicciones.
    Muy mal va el país cuando se hacen leyes y actuaciones anticonstitucionales, y por compincheo entre partidos nadie defiende a los ciudadanos ante los abusos del poder. España cada día más bananera.

  3. ¿Donde quedaron los principios que este partido defendía, no hace mucho…? ¡Hipócritas y desleales! no solo con sus electores también con todo ser humano que se precie. Os habéis vendido por un plato de lentejas, os aprovecháis del cargo para dirigir los destinos humanos en su intimidad ¿pero que creéis que sois…, dioses…? Solo hay uno: Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. El Padre que todo lo creo, también a vosotros, no nos dejará solos a los padres que lo invoquemos en nuestras angustias, pero vosotros si no os arrepentís de lo que estáis haciendo, colaborando con el mal…no os auguro buen final. Dios nos espera a todos en el juicio particular, si también a vosotros que habéis dejado de creer en Él, para seguir a otros dioses.

  4. Los valores se quedaron por el camino, que se esperaban el PP defendiendo algún valor a estas alturas. Que va se han apuntado a la ideología de género, a ver quién se rinde antes y hace más gracia al lobby gay etc etc. Lo gordo es que les pasará como a los socialistas con el nacionalismo, que para votar a sucedáneos pues ya está el original.
    Mucho cuento es lo que tiene esta señora de Madrid, como sea el futuro del PP lo llevan claro.

  5. Mal de muchos consuelo de tontos. Este pensamiento lgtb no triunfará. Oponerse a la Ley Natural, Moral y de Dios es harto estéril. La Madre Naturaleza siempre consigue imponerse.

  6. El Partido Popular, si se constata lo que estamos viendo desde hace meses, exigirá ser refundado en origen desplazando a los elementos favorables a políticas subversivas del orden natural a posiciones más acordes a su ideología disolvente. El Partido Popular no es un partido liberal-conservador. El Partido Popular es un partido conservador que aglutina corrientes de pensamiento diverso, liberales, sociales y cristianas, sin perder su identidad. En ningún caso amigo de revoluciones a las que se acceda por medios violentos o por la imposición de ideologías totalitarias.

    No es un partido diseñado en un despacho de una gran capital, no. Está profundamente arraigado en el sentir común y costumbres del pueblo español y eso es lo que le permite atraer el voto de personas de distinta condición. Sabemos cuáles son la consecuencias de una mentira repetida mil veces para ser asimilada como verdad, pero lo que no sabemos es la fuerza solidificante de recordar, una y otra vez, aquellas verdades que son evidentes para todos. Que no hay libertad sin vida, que no hay sociedad sin familia y que no hay bien común sin cristianismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles