Primeras comuniones sin fotógrafos, la propuesta del Cardenal Sarah

|

sarah “Hemos transformado las liturgias en un espectáculo”. Estas han sido las sentenciosas palabras del Cardenal Sarah durante la presentación del libro “Con los Sacramentos no se juega”, donde explicó que hace unos días propuso al Papa Francisco “echar a los fotógrafos del altar para encontrar la verdadera liturgia”. “Me encontré con el Papa hace unos días y le dije que si queremos encontrar la verdadera liturgia, él tiene el poder de echar los fotógrafos del altar”. Esto fue lo que explicó el Cardenal Sarah durante la presentación del libro “Con los Sacramentos no se juega”, del sacerdote y escritor Nicola Bux. El Cardenal Sarah, conocido entre otras cosas por su defensa de la Cristiandad ante las dos grandes amenazas diabólicas de hoy en día -el fundamentalismo islámico y la ideología de género– y el éxito de su último libro “Dios o Nada” -uno de los libros de índole religiosa más vendidos del 2015- ha aludido de nuevo a la progresiva degradación que sufre la religión católica en la actualidad. “Los sacramentos hoy sufren abusos y deformaciones debido a malas decisiones deliberadamente tomadas por no pocos sacerdotes, quienes, rebajando por ejemplo la eucaristía a un conflicto de signos, confunden a los fieles”, ha explicado el cardenal guineano y Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. El cardenal también quiso hacer referencia a las palabras del Papa emérito Benedicto XVI, quien advirtió que “en estas décadas del post-Concilio asistimos a deformaciones de la liturgia que rozan lo insoportable, en un ‘crescendo’ sin fin”.

¿Cómo es posible siquiera imaginar bromear sobre la presencia de Dios?», dijo Sarah. “Los sacramentos son signos eficaces, fármacos que remiten del pecado: ¿es posible jugar con los fármacos que te salvan y te devuelven la salud?”, preguntó.

“Para comprender los sacramentos no hay que abrir los ojos, sino cerrarlos. Los sacramentos no pueden ser comprendidos con los ojos de la carne, sino con los del espíritu”, concluyó Sarah. Lea el texto completo aquí

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Primeras comuniones sin fotógrafos, la propuesta del Cardenal Sarah
  1. ¿Es un broma? Como ya hay pocos niños que hacen la primera comunión…
    Si la medida se llevase a cabo las comuniones bajarían a la mitad de la mitad de las que hay ahora, que ya son como la mitad y bajando.

  2. Este tipo ¿tiene una fotografía del día de su consagración episcopal? Una cosa es la carnavalada que se monta en muchas comuniones, bautizos, bodas y profesiones y ordenaciones y otra tener un recuerdo gráfico de momentos importantes. Nos están dando hasta en el carnet de identidad y este obispo proponiendo majaderías.

  3. Hace muchos años que en según que parroquias solo admiten un fotógrafo, justo para dejar constancia. Las carnavaladas suelen darse más en el circo de más de hora y media que algunos montan en el altar.

    Una buena preparación para la Primera Comunión -no necesariamente de tres o cuatro años- incluiría que a los padres se les preparara un poco para esto. Además se sabe que cuanto más se fotografía y filma menos se «vive». Que se reciba la comunión a la edad adecuada, antes, fomentando su piedad y no que quede el espectáculo con el fiestón como si fuera una boda. Niños más niños que piden la comunión a los seis años porque saben a quien recibe. Podría ser una solución.

  4. Yo no cambio mis fotos de bautismo y comunión por nada. Si me habla del dinero que mueven las bodas SÍ. Jamás he soñado con tener una boda a lo Gracia de Mónaco, me gustaban más las bodas sencillas por lo civil de Cary Grant.

  5. Dentro de la Iglesia debería de haber sólo un fotógrafo para dejar constancia del acto y prohibir a los padres y familiares usar las cámaras. De esta forma no se perdería la solemnidad.

  6. Este Sarah es un carca peligroso y un obstáculo para el triunfo defintivo de una iglesia inclusiva de sensibilidades periféricas para todos y todas. Espero que el primo de Zumosol lo misericordie pronto, para que deje de decir cosas peligrosas.
    es importante que las primeras comuniones sigan siendo un acto social y un banquetazo, para que los niños se den cuenta de que la hostia es un trozo de masa tan solo y empiecen pronto a comulgar en pecado, para que luego cuando sean mayores y se divorcien sigan haciéndolo como si tal cosa.
    Y este Sarah que se calle de una maldita vez, jolines.

  7. Un detalle: No ha dicho echar a los fotógrafos de la Iglesia. Ha dicho echar a los fotógrafos del altar.
    También creo que se han de entender sus palabras no como algo absolutamente literal.

  8. Es un tema difícil; con casi todos los comentarios simpatizo un poco. En mi opinión, si bien creo que los fotógrafos molestan muchísimo y las pocas ceremonias a las que he asistido sin ellos (una boda, y una primera comunión, ambas en grandes y bellísimas iglesias de Sevilla) han sido de una emoción y una atención inigualables, aun así creo que el absurdo en que se han convertido las primeras comuniones no se arregla surpimiendo, sino añadiendo. Ya en los años 80, en mi colegio, hubo intentos de suprimir el vestido de primera comunión, querer obligar a que las niñas fueran todas iguales…. con el resultado de que ese año no se habló más que del vestido. Que haya una buena catequesis, que a los niños se les hable de la transubstanciación; si van con devoción y emoción, lo secundario (fotos, trajes, regalos) quedará efectivamente como secundario. Lo secundario creo que es mejor ni mencionarlo, hacer como si no existiera, en vez de querer prohibirlo y que entonces adquiera mayor relieve aún. Hablo por experiencia. Entre los familiares con los regalos, y las homilías y catequesis versando sobre lo absurdo de los regalos, del Cuerpo de Cristo ni se habla.

  9. Grande Sarah !. Gran idea y sugerencia, que deberia aplicarse de inmediato. Que el niño se de cuenta de la gran importancia del primer encuentro con Cristo Resucitado realmente presente en la Eucaristia. Alimento de los fuertes , razon de ser de la Iglesia y del sacerdocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles