Omella: ‘La Iglesia ya no silencia los abusos’

|

DOCU_RIOJA El arzobispo de Barcelona asegura que la pederastia es «un cáncer social» y recuerda que los abusos se dan «en todas partes».  El arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha defendido hoy que la Iglesia se «avergüenza» de los casos de abusos sexuales y que desde el papado de Josep Ratzinger ya no se silencian los casos, sino que se denuncian para hacer limpieza. En una entrevista en TV3, monseñor Omella ha dicho que ha hablado con los responsables de los Maristas de Sants-Les Corts donde se han destapado abusos, y que también habló con el Papa de otros casos. «Al Papa Francisco le hace sufrir mucho, pero los abusos se dan en todas partes, en la escuela pública, en los esplais, en las familias, en terrenos deportivos. Tenemos que reconocer que es un cáncer social«, ha dicho. «El Papa sufre mucho porque dentro de la Iglesia tenemos que dar este testimonio de santidad, y si sucede en la Iglesia nos tiene que avergonzar, yo pido perdón siempre en nombre de la Iglesia«, ha dicho monseñor Omella. Para el arzobispo, «toda la sociedad tiene que trabajar para que esto no crezca, sino que disminuya, que haya un rearme moral dentro de la sociedad, tenemos que trabajar todos conjuntamente, no es suficiente hacer un protocolo, que lo tiene todo el mundo». «Dentro de un protocolo de la Iglesia, si un cura tiene un problema de estos se le releva rápidamente del ministerio», ha dicho el arzobispo, que ha reconocido que «dentro de la Iglesia, como dentro de la sociedad, se va tomando conciencia poco a poco». «Si la Iglesia tapó abusos, pedimos perdón, pero Ratzinger dijo: esto no puede ser, y la Iglesia empieza a hacer un trabajo de limpieza impresionante». En el caso de los Maristas de Barcelona, Omella ha opinado que «las cosas llegan sin esperarlo, quizá no se sabe cómo actuar, es después que te das cuenta, pero ya ha pasado, te coge de imprevisto, pero ellos tienen la intención de hacer limpieza y en el caso del profesor de gimnasia cuando se enteraron lo despacharon. Quizá siempre se puede hacer mejor, pero yo no soy juez», ha dicho. Omella ha reconocido que en sus diócesis no se habían dado casos de abusos hasta ahora, pero ha dicho que es partidario de «afrontar las cosas deprisa y de frente. Cuando hay un problema hay que afrontarlo directamente. El criterio dentro del obispado es que si se produce un caso, hay que entrar y denunciarlo».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Omella: ‘La Iglesia ya no silencia los abusos’
  1. Si dice: «desde el papado de Josep Ratzinger ya no se silencian», eso significa que antes sí se silenciaban. Hemos avanzado algo.
    Lo de que en su diócesis no se habían dado casos hasta ahora, simplemente es falso.
    Lo de que en el resto de la sociedad «también» se dan casos de pedofilia es una forma muy burda de ocultar que entre el clero se da muchísimos más. En Boston, de 1500 sacerdotes 250 pedófilos. Eso es uno de cada seis. En los EEUU, entre los años 70 y 85 se dieron unos 450 casos al año. En 52 años, serían 22500, que de 100 mil sacerdotes que sirvieron en ese periodo serían uno de cada cinco sacerdotes. Esas son las cifras.
    Nada que ver con el resto de la sociedad. Una auténtica barbaridad.
    Yo digo que eso está relacionado con la represión sexual, con una adolescencia en el seminario, y una vida de contener el impulso natural de la sexualidad que acaba explotando de esta forma.
    Ocultarlo, pretender que no es cierto, que no es para tanto, que yo quiero hacer daño a la Iglesia, etc, etc… sólo sirve para que el problema continúe.

  2. Por cierto. Sabré que algo ha cambiado cuando al próximo sacerdote lo denuncie su obispo delante de un juez. Sabré que algo ha cambiado cuando Law sea expulsado del Vaticano y tenga que buscarse la vida durmiendo debajo de un puente.

  3. Omella, para variar, miente. La Iglesia silencia algunos abusos. Por ejemplo, el despilfarro de los bienes que se le entregan manteniendo 13TV o el desprecio sistemático del pueblo fiel al designar abusivamente a los prelados diocesanos. Esos son abusos y mucho mayores, porque implican a la Iglesia toda y no solo a quienes los cometen prevaliéndose de su carácter ministerial. Omella es como el puerro: nunca engaña, porque siempre lleva tierra entre las hojas.

  4. ¡Pero qué manía tienen estos prelados!. ¿La Iglesia ya no oculta? Serán los constituidos en poder de la religión católica, los mandamases y consignatarios, no la Iglesia santa .
    ¡Y piden perdón en nombre de la iglesia que por lo visto es la pecadora!. En lugar de vestirse de saco ellos, los responsables del gobierno religioso y hacer ayuno una buena temporada como si se declararan en huelga de hambre, pero en serio a pan y agua. .
    ¿un rearme moral dentro de la sociedad? Pero quién va a rearmar la sociedad moralmente si no existe la moral católica que ha pasado a interconfesional relativista? ¿O es que ya no hay comunidad católica y sacerdotes católicos sal de la tierra para moralizar la comunidad en lugar de desmoralizarla como hasta ahora?
    Y dígame usted: ¿No son actos de homosexualidad los casos de pedarastia clerical con chicos varones’? ¿Cómo puede moralmente aceptarse la sodomía en ningún caso? Hasta que Ratzinger, que parece que un Papa, el papa Ratzinger al que Omella tutea, tomó cartas en ek asunto y dijo esto no puede ser ¿se consintió la sodomía como si tal cosa naturalista o como mal menor? ¿Quienes la aceptaron y siguen aceptando en moral católica desmoralizada y desde cuándo?
    Muy señores suyos, en este contexto nombrar siquiera la palabra santidad es que ofende hasta el buen gusto. Algo no les funciona en los caletres. Echaron a perder la Doctrina Sacramental y de la Gracia santificante para dar gustoa los protestantes y anglicanizados, luego todo lo que les ocurre es inevitable que sea retorcido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles