«Niñas con pene y niños con vagina»

|

La Comunidad de Madrid ha aprobado esta semana la ley más totalitaria de su historia con el silencio cómplice de los obispos y de gran parte de la prensa «conservadora».

Una diputada celebraba de PODEMOS celebraba el jueves que “desde hoy habrá niños con vagina y niñas con pene”, en referencia a la ley que aprobó ayer la Asamblea Autonómica de Madrid, el órgano legislativo de la capital española. Bajo el eufemismo de “Ley de Identidad y expresión de género e igualdad social y no discriminación” se oculta un texto totalitario que pisotea la naturaleza del ser humano y supone un obstáculo insalvable para la libertad de los padres y la seguridad jurídica. Un texto al que la presidenta Cifuentes, del Partido Popular, se comprometió durante la campaña electoral.

Un texto que parte de la base ideológica de que el sexo-género de una persona “no es un concepto puramente biológico, sino sobre todo psicosocial”. Así, se ha de otorgar soberanía a la “voluntad humana” para designar el sexo-género que se elige sobre cualquier otra consideración física y se considera la propia determinación del sexo-género un derecho fundamental, lo cual supone aceptar, entre otras cosas, que cada uno puede construir su propia identidad de género sin que “sea necesario acreditar en ningún caso la identidad de género manifestada mediante informe psicológico o médico”.

En los colegios

En los colegios públicos, privados y concertados se pondrán en marcha, dice la ley, los recursos educativos y psicológicos necesarios para “la detección temprana de aquellas personas en educación infantil que puedan estar incursas en un proceso de manifestación de su identidad de género, con el fin de elaborar un posible plan de acción para la integración del alumno en el centro. Se establecerá un sistema de atención individualizado y basado en las necesidades específicas de cada menor, y en el que se proveerá de los oportunos tratamientos en el momento adecuado en atención a su desarrollo”. Es decir, se proporcionará terapia hormonal a los niños que manifiesten dudas sobre su identidad, en concreto bloqueo hormonal al inicio de la pubertad para impedir el normal desarrollo, y tratamiento hormonal cruzado (hormonas masculinas a las niñas que “se sienten niños” y viceversa), incluso contra la voluntad de sus padres.

La ley señala que los centros educativos deben tomar medidas para promover ese “camino identitario”, como por ejemplo “dirigirse al alumnado trans por el nombre elegido por éste o, en caso de no estar emancipado o no contar con la suficientes condiciones de madurez, el indicado por alguno de sus representantes legales”. También contempla el respeto a la “imagen trans” que elija cada alumno y, en caso de haber uniforme, el derecho a elegir el que más se adecúe a su identidad sexual.

Otra de las medidas que contempla el texto es que en los espacios sanitarios, deportivos y educativos –hospitales, vestuarios, gimnasios…- se debe respetar la identidad de género que cada persona refiera a la hora de hacer uso de los espacios separados por sexo. Es decir, un chico podrá acceder al vestuario de las chicas con sólo manifestar que él “se siente mujer”.

Lo preocupante no es que haya ideologías que promueven leyes contra la libertad y contra la naturaleza, eso ha ocurrido desde que el mundo es mundo, sino que en el parlamento de una región española, la capital, no haya habido un solo representante que se haya opuesto con su voto a una aberración jurídica de ese calado.

Resulta lógica, de todos modos, la falta de respuesta social y política a este desafío, teniendo en cuenta que solamente el Intereconomía TV, gaceta.es, e InfoVaticana han no solo condenado sino siquiera explicado lo que supone esta ley. Las cabeceras tradicionalmente conservadoras, como ABC o La Razón, han recibido, y obedecido, consignas para no mencionar ese asunto y los medios de comunicación de la Conferencia Episcopal en España, 13Tv y la Cadena Cope, no han mencionado este asunto y dedicaron ayer sus tertulias a hablar de la falta de pactos en el parlamento nacional: Ni una mención, por tímida que fuera, a la ley de Transexualidad.

Lo que me resulta más aterrador es que ningún obispo haya pedido esta semana un micrófono para denunciar que cada día las conciencias de nuestros hijos están más en peligro, y es que no parece que haya nadie dispuesto a defenderles. Al fin y al cabo, piensan, «los hijos los tienen los laicos». Sí. Y también el dinero.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “«Niñas con pene y niños con vagina»
  1. Pobres críos cuatro locos psicólogos, cuatro progenitores chiflados, van a empezar a hormonar a niños niñas que en un momento dado se les ocurrió decir una tontería.

  2. Lo más penoso es que los obispos no hablen ni expresen nada cercano a la defensa del orden natural y cristiano. Son lobos mudos. tal vez si les quitaran sus sueldos y ganancias hablarían…

  3. ¿Y por qué los obispos habrían de hablar? Tal vez ellos también tengan fantasías de cambio de sexo. Cifuentes se lo ha puesto más fácil.

  4. Es aberrantes.
    Por otra parte, no entiendo qué hace en este medio de comunicación con un anuncio una de las entidades más abortistas del mundo: Unicef.

  5. No le echen la culpa al PP. Los obispos siguen órdenes expresas de Francisco.
    .
    Esta semana se ha aprobado la ley del gaymonio en Italia y la semana pasada en Irlanda. ¿Y qué ha hecho Francisco? Callarse como una tumba.
    .
    Porque Francisco es el Papa del Mundo: de los gays, de los adúlteros, de Obama, de los Castro, de los abortistas, de los ateos, de los musulmanes, de los masones, de los judíos, de los protestantes.De todos menos de los católicos.
    .
    Y para colmo ya vimos cómo la CEE criticaba al blasfemo de Navarra mientras ensalzaba a la asaltacapillas Maestre. Osoro es el principal apoyo de PODEMOS en Madrid. Todo por la pasta.
    .
    Por eso yo no pongo la X en la Renta.

  6. ¿Obispos?, ¿Españoles? Ya dice el Evangelio: «Haced lo que ellos dicen, pero no hagáis lo que ellos hacen, porque dicen y no hacen». Lo dicho, su ausencia como pastores, ante los lobos que no cejan, hará que también mi X esté ausente de la Declaración de la Renta y de cualquier aportación a esta Iglesia TRAIDORA que actualmente PADECEMOS.

  7. El ejercicio arbitrario del poder se denomina tiranía, aunque se vista de democracia. Tiranía contra la libertad de las conciencias para adherirse a la verdad de la naturaleza humana, tiranía contra la libertad y responsabilidad de los padres en la educación y formación moral de sus hijos, tiranía contra la libertad de conciencia y de cátedra de los profesores de los colegios a los que se quiere imponer una «verdad» oficial sobre la sexualidad humana y unos criterios obligatorios a seguir bajo pena de multas e inhabilitaciones. Se trata también de una ley reaccionaria, que recupera el sometimiento de la naturaleza al arbitrio irrespetuoso del hombre, que no se cree administrador sino dueño absoluto. Lo fue con la desaforada revolución industrial, donde la técnica sometía despóticamente la naturaleza con las consecuencias negativas para el desarrollo sostenible y ahora una pretendida moral exenta la quiere también subyugar. ¿Se puede sostener el futuro de la sociedad con esos planteamientos? ¿Sólo reaccionaremos cuando el daño sea ya irreversible? ¿Por qué tropezamos tantas veces con la misma piedra? Estos gobernantes son una vergüenza y no merecen estar donde están ni un minuto más.

  8. Estos aprendizes de brujo, condescendientes con el lobby LGTB…, se empeñan en «normalizar» las desviaciones sexuales, en vez de dejar que los sicólogos las corrijan. Algún día los niños víctimas de esas aberraciones necesitarán tratamiento sicológico, debido al destrozo causado en sus vidas. Es vergonzoso que quienes deberían denunciar esa perversión de la medicina y de la moral no lo hagan, especialmente los obispos.

  9. Lo que subyace con la normalizacion de estas prácticas antinaturales y trans (aborto provocado, vientres de alquiler, sodomia, pedofilia, etc.) es esclavizar el espíritu humano con falsos criterios de felicidad y libertad, para ello es imprescindible que los católicos seamos considerados enemigos de ese supuesto «mundo feliz». Jamás serán felices actuando contra la Ley Natural, Moral y de Dios, con o sin católicos. Ganarán batallas, pero la guerra la tienen perdida antes de empezar, el problema es el sufrimiento que provocarán a millones de familias.

  10. Todos aquéllos que llevan décadas promoviendo éstas y otras aberraciones, con ánimo de pervertir al pueblo español, lo pagarán recibiendo el correspondiente castigo, divino y eterno, si no se arrepienten sinceramente y rectifican en lo posible.

    Quienes hacen estas iniquidades no son hijos de Dios, sino hijos de Satanás. Va siendo hora de hablar claro y, si los Pastores no quieren hacerlo, hagámoslo, entonces, los seglares. Entre otras cosas, porque los malvados – así: los malvados – tienen derecho a que se les advierta del grave peligro que corren sus almas. Advertencia que la Iglesia Católica lleva silenciando, casi por completo, desde hace décadas. Así nos va.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles