Gotti Tedeschi: ‘Benedicto XVI cambió mi vida’

|

Han pasado 3 años desde la renuncia de Benedicto XVI. El economista y ex presidente de la IOR Ettore Gotti Tedeschi, cuenta a Intelligo News el coraje recibido del Papa por su trabajo en la Banca del Vaticano. Luego han aflorado otros recuerdos: “Quería explicar a Occidente que si no se hubiese cristianizado habría desaparecido”. Papa Benedicto ¿Qué recueros tiene de su pontificado? ¿Qué permanece de él? “¡Que gran responsabilidad suponer que sabré responder a esta pregunta! Lo haré sólo en el intento de honorar a Benedicto y por eso seré prudente, también es mi deseo agradecer a la providencia por habernos dado un Papa tan grande, es enorme. El Papa Benedicto transmitía su papel de sucesor de Pedro en cada momento, ocasión, manifestación. ¿Qué quiere decir esta consideración hecha por un pobre como yo? Quiere decir que la dignidad del sucesor de Pedro se manifestaba en Benedicto siempre e inspiraba a cada interlocutor de buena voluntad a amar la Iglesia y luchar para vivir la fe. Los recuerdos que tengo sobre su pontificado son “mis recuerdos” en el sentido que son aquellos que he creado y espero haber entendido. Benedicto estaba restaurando “omnia in Cristo”, estaba  refundando -reconvirtiendo- una Europa para que divulgase la cultura católica en el mundo entero. Quería explicar a Occidente que si no se hubiese recristianizado habría desaparecido. Refocalizó antropológicamente la centralidad del hombre y de su dignidad del hijo de Dios, no el fruto de una evolución de un bacilo. Combatió el relativismo llevando a Dios al centro del debate cultural y racional. Reafirmaba la autoridad del Papa y la necesidad de la autoridad moral de la Iglesia, católica, apostólica, romana. Reafirmaba el primado de la verdad sobre la libertad, afirmando que Dios es realidad. Le disgustaba el pensamiento débil evolucionista, malthusiano, donde lo real deja de ser racional. Invitaba a reflexionar sobre los riesgos de una ciencia-técnica sin un fin que puede llegar a ignorar la sacralidad del hombre. Me tengo aquí porque el pensamiento y los proyectos de Benedicto eran tantos y tan amplios que no puedo osar ni siquiera pensar haberlo entendido y no quiero, por lo tanto, conseguir interpretarlo. ¿Qué queda de él? Benedetto XVI pasará a la historia como “el grande” o “magno”. Es cuestión de tiempo. El tiempo parece siempre poco o mucho, si no entendemos que sirve para dar gloria a Dios. ¿Qué recuerdos personales lleva en el corazón? “Me limitaré naturalmente a aquellos que no son reservados entre el Santo Padre Emérito y mi persona. Benedicto XVI es el primero y el último pontífice que yo he conocido personalmente. Cada instante en que tuve el privilegio de verle, escucharle y hablarle me ha ayudado a cambiar mi vida. Lo conocí cuando era el Cardenal Ratzinger, en octubre de 2004, durante un almuerzo en casa de un gran amigo común, el ingeniero Gaetano Rebecchini, recuerdo que también estaba presente el Presidente Emérito Francesco Cossiga. Hablamos largo y tendido de globalización, de sus efectos, oportunidades y riesgos. En esta ocasión concreta me impresionó su capacidad de entender los puntos clave de hechos complejos, queriendo profundizar en las “reglas del juego” de los mecanismos de la globalización. La atención y el interés del cardenal Ratzinger estaban concentrados sobre los aspectos morales consecuentes al proceso de homogeneización surgida de la globalización. Debo admitir que durante esa charla, aparentemente yo buscaba dar explicaciones, receptivo a sus preguntas, las lecciones indispensables para entender hacia dónde la humanidad estaba caminando. Fue en ese momento en el que tenía una síntesis esencial para mis sucesivas reflexiones sobre la materia. El segundo recuerdo está ligado a mi marginal contribución a reflexiones sobre aspectos económicos de la primera elaboración de Caritas in Veritae (2007) y sucesivamente a la definitiva casi un año después, antes de su publicación. Estudié tan profundamente dicha encíclica que puedo definirla como el “manual” de mi madurez cultural y espiritual. En el pensamiento de Benedicto estaba la Verdad que corría el peligro de sucumbir a la gnosis nihilista. En esta encíclica se encuentra la previsión-profecía de lo que hoy estamos viviendo y sufriendo. El tercer recuerdo se refiere al coraje que me dio en mi trabajo como presidente de la IOR (pero de esto no quiero hablar). El cuarto recuerdo se refiere al consuelo que me transmitió después de mi (aun hoy misteriosa porque se quiere que siga así) expulsión. También agradezco a S.E.R. Monseñor Georg Gänswein, persona extraordinaria, auténtico hijo espiritual de Benedicto, pero también de esto prefiero no hablar” ¿Qué camino le ha indicado? ¿Cuáles de sus proféticos análisis le han dejado huella? “Para entenderlo de modo que sea útil a todos, es necesario releer Caritas in Veritae. Para los que por desgracia tenga poco tiempo (no saben lo que se están perdiendo), sugiero leer al menos la introducción, que representa un ensayo sobre la gnosis. En la introducción se explica que el hombre, impregnado por la cultura nihilista, perdiendo hoy valores de referencia, no sabrá distinguir entre fines y medios, los medios tomarán autonomía moral, concluyendo que en una crisis global y total como la que estamos viviendo, no tienen que ser cambiados los instrumentos, sino el hombre. Cómo cambiar entonces al hombre lo explica en la encíclica Lumen Fidei (firmada por el Papa Francisco en el 2013). Este es un trabajo de la Iglesia que se tiene que realizar con tres instrumentos: el magisterio, la oración y los sacramentos. Aquí es donde está la verdadera esperanza, aquí está como encontrar la verdadera consolación de la miseria humana que nos aflige cada día en cualquier parte de nuestra vida, en materia económica, en materia ética, en materia espiritual. Si la Iglesia no ayuda al hombre de este siglo a afrontar la verdadera miseria, que es moral, y no lo hace enseñando,  haciendo orar y revolucionando los sacramentos, las tentativas surgidas de la gnosis modernista, darán los resultados que Benedicto XVI ha previsto” Un Puente de Fe

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Gotti Tedeschi: ‘Benedicto XVI cambió mi vida’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles