Cardenal Cañizares: ‘Defenderé con uñas y dientes la clase de Religión’

|

El Cardenal Cañizares se ha dirigido a los profesores de Religión en la diócesis de Valencia a través de una carta en la que ha asegurado que “defenderá personalmente con uñas y dientes» la enseñanza religiosa en los colegios. “Defenderé personalmente con uñas y dientes, es decir, con todas las armas legítimas a mi alcance la enseñanza religiosa en las aulas”. Estas han sido las rotundas palabras que el Cardenal Cañizares ha dirigido a los profesores de Religión en la diócesis de Valencia. Asimismo, el Arzobispo de Valencia ha querido agradecer, en nombre de toda la Iglesia, la labor que realizan los profesores de Religión en los colegios, “labor por la que hacéis presente el Evangelio de Jesucristo y la Iglesia a los niños jóvenes que se están formando como hombres”. “La Iglesia no apela a ninguna prerrogativa ni trato de favor en beneficio propio, no apela, ni siquiera, a sus derechos, que también los tiene; apela al derecho fundamental de los padres y de los alumnos, y reclama y exige ese derecho, en nombre de ellos, que a veces carecen de voz para hacerlo por diversas razones», ha añadido Cañizares. El Cardenal ha defendido que la enseñanza religiosa es «un aspecto fundamental en la formación integral de la persona y un elemento imprescindible en el ejercicio del derecho de libertad religiosa» así como un «derecho garantizado por la Constitución Española». La enseñanza de la Religión en la escuela «no es una concesión o gracia que hace la Administración pública a unos determinados ciudadanos; menos aún es un privilegio de la Iglesia católica en el marco escolar», ha subrayado el titular de la archidiócesis, que pide no caer «en la trampa de considerar que el tema de la enseñanza religiosa escolar es un asunto privado o de la Iglesia». Además, ha explicado que es «una cuestión en la que está en juego la persona y la sociedad» y ha  concluido diciendo que no se debe confundir “el laicismo con aconfesionalidad».    

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Cardenal Cañizares: ‘Defenderé con uñas y dientes la clase de Religión’
  1. ¡¡Dios lo sostenga!! ¡¡Y ojalá, no le llegue un telefonazo que lo invite a cuidar las plantas del balcón o defender los derechos de las palomas!!!

  2. Por mi las pueden eliminar. En el colegio de mis hijos, jesuítas de Huelva, la mayoría de sus compañeros están a favor del aborto y el divorcio y de acudir a la iglesia… lo dejamos mejor.

  3. Yo también defenderé con uñas y dientes que nadie interfiera en las clases de religión que, en el futuro, y en horario extra-escolar, impartirán en las parroquias, el lugar que les corresponde. Porque no puede ser que el estado se haga cargo de los sueldos de unos profesores que ustedes, señores obispos, eligen a dedo, y, en ocasiones, de acuerdo a razones que contravienen los derechos fundamentales recogidos en la Constitución (NADIE puede ser contratado o despedido en razón a su estado civil u opción sexual, NADIE). Si quieren asegurarse de que los hijos de los pocos católicos de verdad que quedan reciban doctrina, que la reciben en las parroquias e impartida por sacerdotes.

  4. Pues en este periódico hay varias personas que escriben artículos contra
    la existencia de una asignatura de religión. Entre ellos un tal Gabriel Ariza.
    Dos cuestiones: depende del colegio y depende de la asignatura.
    En aquellos colegios en que los padres confíen no hay problema en
    que se imparta una asignatura que no es curricular. En aquellas
    circunstancias en que no se tenga constancia de la fiabilidad de la
    asignatura mejor que no se imparta. No se puede pelear por algo
    que en algunas ocasiones es mejor que no se imparta.

  5. Hay dos vertientes distintas en este asunto. Primera es la dedocracia… nepotismo, o qué hago con este cura que me ha salido rana por la razón que sea, o con este seminarista de último curso que ahora dice que no, pero que me cae muy bien por lo que sea… y mis sobrinos, pobres con lo cristianísimos que son… aunque viven arrejuntaos, pero son buenos… a dar clases de religión. Hay un chiste que dice… has hecho menos entrevistas de trabajo que un profesor de religión. 100% enchufe. Para un fin noble no se puede usar un método corrupto. Se cae por su propio peso.
    La otra vertiente es sencilla, y la ponía en evidencia mi tocayo PEDRO. Que bien entra a los alumnos la ideología de género, que bien entra el ecologismo y la madre que pario a los perroflautas etc. y sin embargo, cuanta más religión se enseña en los colegios más rebotáos hay con la iglesia católica… curioso. Por favor, señores profesores de religión, que les paguen el suelo, pero quedense en sus casas porque la imagen que dan de la iglesia está tan distorsionada que hay que desenseñar a los chiquillo después de haber pasado por sus manos para decirles, tú pon eso en el exámen, pero es de esta otra manera… hablando, por ejemplo, de la multiplicación de los panes y la memez esa de que lo que enseña Jesús es a compartir… y de todo el buenismo pelagiano que imbuten desde pequeños a los nanos. Cierren la boquita, les pago el impuesto y esas cosas pero no enseñen nada que lo poco que enseñan es… Imaginen ustedes algo soez.

  6. Eminencia: créame si le digo que la «clase de religión» es la gran ramera de la docencia española porque sus hermanos en el episcopado, que le precedieron, y usted mismo, lo quisieron así. Prostituyeron toda la enseñanza religiosa con el concierto educativo. Prostituyeron la religión en la enseñanza pública considerándola un asunto «pastoral» y designando a dedo a personas sin titulación alguna (¿no lo recuerda?, yo si). Luego vinieron la DEI y la DECA pero seguían las designaciones a dedo y profesores cobrando como funcionarios sin serlo viviendo en un limbo laboral. Simultáneamente vinieron las infidelidades a la Doctrina de la Iglesia desde los púlpitos, las catequesis y las aulas… Mejor no sigo.
    Eminencia, la clase de religión es un flaco favor para la fe católica. Mejor preocupese de que en todas las parroquias se enseñe el Catecismo de la Iglesia Católica. Preocúpese también de que las congregaciones y órdenes religiosas no campen a sus anchas. De que frailes, monjas y sacerdotes sean fieles a lo que les ha sido transmitido, al menos en transmitirlo ellos (si no son capaces de vivirlo). Excelencia urge reformar FERE (si, con esos no se atreven porque los asociados se amparan en el «derecho pontificio», argumento falaz para que Usted y sus hermanos en el pontificado escurran el bulto respecto a sus obligaciones de cuidar la fe «in vigilando»).
    Deje que muera la clase de religión y reforme la Iglesia desde dentro.
    Es una súplica desde el extremo opuesto al laicismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles