Una periodista católica ante Spotlight

|

spotlight_0 Sé que Bradlee, Rezendes, Pfeiffer y Robinson acertaron al descorrer la manta que ocultaba la miseria de la Iglesia. Un sólo sacerdote traicionando así su misión es un escándalo. Rosa Cuervas-Mons/ Gaceta.es Dos horas de película y un silencio atronador en la sala cuando comienzan a salir, negro sobre blanco, los nombres de todos los centros en los que ha habido, presuntamente, abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes. Estados Unidos, Alemania, Irlanda, España, Reino Unido… una retahíla insoportable de colegios, centros educativos, academias… De cine entiendo lo justo, así que no analizaré los detalles técnicos de la que es, creo, una gran película. Pero soy periodista y soy católica, y puedo ponerme en la piel de esos profesionales del Globe–unos alejados de la Iglesia, otros enfadados con ella, algún católico no practicante, algún creyente- que empiezan a leer lo que no querrían leer. A escuchar testimonios que preferirían no haber oído nunca, a ver derramarse lágrimas que jamás deberían haber existido… a comprender, sin margen alguno de error, que dentro de la Iglesia Católica hubo -hay-  manzanas podridas. El número –Spotlight habla primero de 13, después de 90 y más tarde de varias centenas- es lo de menos. Porque sólo un sacerdote abusando de un niño es un escándalo. También es lo de menos que, cuantitativamente, el porcentaje de abusos cometidos por curas sea pequeño en el amplio y desgarrador mundo de la pedofilia. Porque sólo un sacerdote traicionando así su misión es un escándalo. Sé que el Globe hizo bien en sacar a la luz aquella historia. Sé que Bradlee, Rezendes, Pfeiffer y Robinson acertaron al descorrer la manta que ocultaba la miseria de la Iglesia. Sacerdotes aprovechando el ascendente que tenían sobre niños de familias desestructuradas; pequeños que, años después, recuerdan que en su mente infantil decir ‘no’ a un sacerdote era decir no a Dios… “¿Y cómo se dice ‘no’ a Dios?”. Hombres aparentemente recuperados que aseguran haber perdido la fe en la Iglesia, “una institución formada por hombres”, pero no en Dios: “La Iglesia es pasajera, yo creo en lo Eterno”; periodistas que lloran de rabia al ver que esa casa de la que un día se alejaron con esperanza de regresar se les ha convertido, de golpe y porrazo, en un lugar hostil al que mirar sólo desde fuera. Intereses, abogados valientes y abogados cobardes, dinero, buenas intenciones que sólo añaden más dolor al horror… Ninguna mente honesta –atea o creyente- podrá ver Spotlight y concluir que toda la Iglesia Católica está contaminada; ninguna mente honesta -católica o no- podrá tampoco ver Spotlight y pensar que lo que pasa ante sus ojos son mentiras diseñadas para atacar a la religión. Ocurrió y ocurre, y denunciarlo es el primer paso para andar el camino del fin de este crimen miserable. Habrá quien eche de menos en Spotlight, porque no aparece reflejada, la figura de tantos sacerdotes buenos dispuestos a complicarse la vida por denunciar lo malo que hay en la que consideran su casa y su familia. Pero no encontrará el espectador una crítica malintencionada a la Iglesia. Porque Spotlight sabe reflejar a la perfección el amor y la importancia vital que para muchos –para esa ancianita que llora desconsolada al leer la primera entrega del doloroso reportaje- tiene la Iglesia Católica. Y habrá, si es que es capaz de aguantar 120 minutos de reproche moral, quien se avergüence al comprobar cuánto daño ha causado, por acción u omisión. Hasta nosotros llegó que el Papa Francisco, cuando se encontró con el ‘retirado’ cardenal Bernard Francis Law –responsable de la Diócesis de Boston en el momento de los abusos- en la Basílica de Santa María la Mayor, pronunció un escueto: ‘No quiero volver a verle por aquí’. Y, si Law relee de vez en cuando el catecismo que según nos cuenta Spotlight regaló al editor del Globe en su primera reunión, quizá se enfrente un día a esa otra frase, ésta de Jesucristo: “Ay de aquel que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí. Más le valdría que le ataran al cuello una piedra de moler y lo precipitaran al mar”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
72 comentarios en “Una periodista católica ante Spotlight
  1. «El número … es lo de menos»
    .
    No señora, no. El número, NO ES LO DE MENOS. El número es fundamental. En total fueron 250 los sacerdotes implicados en casos de pederastia en Boston. De un total de 1500 sacerdotes, eso es uno de cada 6 sacerdotes. Una auténtica barbaridad.
    .
    Los mismos datos apuntan investigaciones de la Iglesia Católica:
    .
    http://www.usccb.org/issues-and-action/child-and-youth-protection/upload/The-Nature-and-Scope-of-Sexual-Abuse-of-Minors-by-Catholic-Priests-and-Deacons-in-the-United-States-1950-2002.pdf
    .
    En el informe, de la propia iglesia católica habla de un 4% de sacerdotes pederastas (página 4, párrafo 4, y eso es unas 10 veces la prevalencia en el resto de la población). Pero ese número es incorrecto por varios motivos:
    1º. Incluye a TODOS los sacerdotes VIVOS entre 1950 y 2002 y TODOS los casos descubiertos entre 1950 y 2002 . Incluye, por ejemplo, a un sacerdote pederasta que abusó de su última víctima en 1945 y estaba todavía vivo en 1950. Lo cuenta como un sacerdote más, pero no como un pederasta más. También cuenta a todos los sacerdotes pederastas que en 2002 «todavía» no habían tenido tiempo de abusar de sus víctimas. Son pederastas, pero no los cuentan como tales. Quien tenga problemas entendiendo ésto, que recurra a algún amigo matemático, o que haga ejemplos con bolas blancas algunas de las cuales se manchan al pasar por una cañería.
    2º. Lo más importante es que los crímenes tardan muchos años en denunciarse. Las víctimas son niños cuando ocurren los hechos. Pasan 10-20 años hasta que se hacen adultos, dejan las drogas y el alcohol, y si no acaban suicidándose, recuperan su vida y acumulan el valor necesario para denunciar. Ese y no otro es el motivo de que hacia 2002 el número de casos descienda a (casi) cero (los violados en 2000, 2001, 2002 tardarán años en denunciar…).
    .
    Entonces, ¿Cómo se hace bien la cuenta? Pues entre los 70 y 85 vemos la máxima revalencia, unos 500 curas acusados al año. En 10 años serían 5000, y en 52 años de servicio serían 26 mil sacerdotes acusados. De 110 mil sacerdotes trabajando en esos 52 años, eso es un 23.6% de prevalencia. Uno de cada cuatro sacerdotes le mete mano a l@s niñ@s (y estamos hablando de los que son denunciados…).
    .
    Es una AUTÉNTICA BARBARIDAD.
    .
    Luego está el tema de que se permitiera al Cardenal Bernard Law huir de la justicia de los EEUU, y otorgarle la Basílica de Santa María la Mayor (uno de los puestos más perstigiosos en el Vaticano. Tanto que Law dijo una de las tres misas cuando murió Juan Pablo II), o que el obispo pederasta confeso Wesolowsky muriera tan a gusto en el Vaticano, viendo la tele, chupando del dinero de la Iglesia… en lugar de morir en la cárcel o debajo de un puente.

  2. «Y … Law … quizá se enfrente un día a esa otra frase, ésta de Jesucristo»
    .
    A quien se tiene que enfrentar Law es a un tribunal, para dar cuenta de sus fechorías. En cambio, está tan ricamente, a salvo en el Vaticano, a donde huyó el día en que la justicia le llamó a declarar por segunda vez como testigo en este caso, y ya jamás volvió para dar cuentas cuando las víctimas le pusieron una querella por mover a los sacerdotes pederastas de parroquia en parroquia. El propio Law confesó que SABÍA lo que esos sacerdotes habían hecho.

  3. Si el Mundo lo dice, debe ser palabra de Dios, ¿no? Pues vaya prueba… Para probar algo hace falta más…

    ¿Por qué no hablamos de los casos de pederastia en los colegios?
    ¿Por qué no hablamos de los casos de pederastia en las familias?
    ¿Sólo se han producido casos de pederastia en la Iglesia católica?
    ¿Los demás casos se han esclarecido todos a satisfacción o se han tapado y ya está?
    Los sacerdotes y los obispos son seres humanos y pueden cometer delitos por los que han de ser perseguidos y condenados, si se prueban. Pero no me creo que todo lo que se hable de pederastia, al 100%, sea sólo de la Iglesia Católica. Como que no…

  4. Creo que el artículo obvia la cuestión central de la película: no es este o aquel o estos sacerdotes; ni siquiera es Bernard Law; es «el sistema». Y por sistema la película insinúa tres cosas: 1) El 50% de los sacerdotes no viven el celibato; hasta un 6% son pederastas; 2) Esto se hace posible por diversas formas de complicidad de las comunidades por salvar el prestigio de la Iglesias, y por las prácticas de la jerarquía para encubrir los abusos -mover a los curas, llegar a acuerdos extralegales, pedir a las familias que no denuncien; 3) Este es un problema que se reproduce (chicos abusados se convierten en sacerdotes abusadores; 4) La pauta por parte de los sacerdotes abusadores de buscar niños con situaciones frágiles.

    Soluciones: 1) No dejar entrar al sacerdocio a quien tiene problemas psicológicos y deficiencias afectivas serias; 2) Ayudar a los sacerdotes a vivir su vida sacerdotal con plenitud; 3) Dejar claro que no se ayuda a la iglesia ocultando estas cosas con una cultura de la transparencia; 4) someter las acciones delictivas a investigación civil e independiente, sin encubrir; 5) Mostrar cercanía y comprensión y ayudar a los que han sido víctimas, establecer prácticas preventivas y promoverlas en otros ambientes donde también se dan abusos.

    Pienso que todas esas soluciones están en marcha. Pero me temo que los puntos 1 y 2, que son los decisivos, siguen estando pendientes.

  5. Con sólo estas dos gráficas tu argumentación del lapso de tiempo se va al garete. De estadística, nada, ni idea.
    .
    FIGURE 2.3.1 ANNUAL COUNT OF INCIDENTS REPORTED
    FIGURE 2.3.3 PRIESTS ACCUSED AS A PERCENT OF ALL ORDINATION
    .
    De los actos que se alegan un 50% se refieren a tocamientos que bien podrían ser la palmada en el trasero que se dan los futbolistas al entrar en el campo, sentar a un chaval en el regazo, pasar un brazo por su hombro o acariciar su cara sin que sean considerados pederastas. Nada que no pueda pasar en un gimnasio.

    Table 3.5.7 SUMMARY OF ALLEGED ACTS OF SEXUAL ABUSE
    .
    El abuso real y grave alcanza un 15% que habría que reducir al tramo de edad considerado de indefensión: en EEUU 16 años y en España 13 años gracias, entre otros, al Psoe. Indefensión que ni la ONU pudo evitar con su ejército de paz en África.
    .
    Table 4.3.2 VICTIM’S AGE AT FIRST INSTANCE OF ABUSE.
    .
    Para poder hablar de pederastia, abuso sexual sobre menores indefensos, es necesaria la reincidencia en el acto cometido algo que como comprenderá es imposible saber cuando nadie es capaz de recordar los detalles de lo que hizo la semana pasada.
    .
    Dando por creíble todas las alegaciones de hechos que, como usted bien apunta, se produjeron 10 o 20 años atrás y teniendo en cuenta el período histórico donde se produce la explosión del fenómeno (Table 4.5.1 ALLEGED INCIDENTS, BY DECADE) sería erróneo concluir que el celibato sacerdotal pueda ser la causa de lo que ha pasado porque supondría afirmar que esas prácticas del 15% se dan dentro de las familias normalmente constituidas (cosa diferente sería si hablásemos de parejas homosexuales donde el 15% sea probablemente un 90%).
    .
    Hollywod ya había tratado hace años la cuestión de la pederastia, que es más vieja que el hilo negro, pero igual que hizo con Star Wars o el Padrino lo ha acabado siempre dirigiendo contra la Iglesia Católica. Pero no hay que ser ingenuos porque detrás de todo escándalo se esconde algo peor.
    .
    La difusión cinematográfica de este remake se adivina el pistoletazo de salida para el mayor proyecto de censura que jamás hayamos conocido: la manipulación y censura del código genético de embriones que acaba de aprobar el Parlamento británico que supondrá la apertura y puesta en marcha de granjas de seres humanos. Sólo la Iglesia Católica se opone sin dilación a esta nueva salvajada.

  6. De la figura 2.3.3 se deduce que el número de sacerdotes acusados de pederastia comparado con el número de ordenados es del 8%. ¿Por qué motivo baja después al acercarnos al 2002? Porque los sacerdotes recién ordenados no han tenido tiempo a violar niños, y/o éstos a acusarlos.

  7. La pederastia es un delito. Está claro.
    Ahora anuncian un programa de televisión en Movistar que se llama «La nueva generación trans» en el que salen imágenes de niños de unos 10 años que se suponen que son transexuales cosa que la psicología dice que no puede tomar conciencia un niño de esa edad.
    ¿Está bien lo que hacen esos padres?
    ¿No es una barbaridad y abominación?
    ¿No les pasará factura el día de mañana, por causa de sus padres, igual que a los transexuales que se arrepienten de su cambio (aunque estos son mayores para decidir por sí mismos?.

  8. “o hay indicios, que permitir IMPUTAR, o no los hay” (sic)

    «Si usted saber de leyes»
    .
    Me encuentro con relativa frecuencia con expresiones que me extraña haber escrito, como ésta. Y algo parecido pasó en la frase de Alejandro Galván de la primera línea… ¿Habrá algo como una especie de corrector que a veces se equivoca, o será que se pierden bytes al darle al «comentar»?

  9. Mentir,mentir sin parar
    y siempre contra la Iglesia…
    Mostrando una extraña amnesia
    con otros a denunciar…
    Es la consigna enfangar
    con propaganda adefesia:
    Focalizar en la Iglesia
    todo horror por propagar….
    El mundo es tan santo y puro
    que,como niega el pecado,
    anda limpio cual patena…
    sólo el cristianismo oscuro
    merece ser denunciado
    y hasta acabar en la trena…

  10. Rainbow es un serafín
    que sirve al Trono divino;
    por eso el chico es tan fino
    en su sapiencia sin fin….
    Sin duda,se da un festín
    de ver a curas cochinos,
    magreando los tocinos
    de algún que otro mancebin….
    De veras?Porque en mi vida
    jamás he visto indecencia
    como la aquí denunciada…
    La Iglesia anda perseguida
    con diabólica demencia
    para sumirla en la nada…

  11. Hace unos días se produjo una noticia sobre unas denuncias de abusos sexuales en Barcelona. Un Periodico favorito de los progres sacaba la Noticia así: «Abuso en un colegio de curas». Es para escribir un artículo sobre el uso de una noticia al servicio de una causa ideologica:

    1.Se destaca que es un colegio de curas, y que es concertado: se consigue que muchos comentaristas cargen contra los curas y colegios concertados.
    2. Se pone en letra pequeña que el acusado es profesor de gimnasia y no es cura.
    3. Se omite que el acusado se declara homosexual. Se censuran los comentaristas que lo hacen notar.
    4. Se omite que el colegio expulsó al profesor en 2011, por denuncias semejantes, y que las trasladó a la fiscalia de menores.
    5. Se omite que la fiscalia y los mosos no hicieron nada ante las denuncias del 2011.

    Impacto conseguido: que malos son los curas, que lo permitieron y no hicieron nada.
    ´Si esto no es una campaña en toda regla, que alguien me diga de que se trata.

  12. Rainbow tiene un cabezon
    que es una jaula de grillos;
    y es de entender que,el chiquillo,
    razone como un melon….
    Cogita su sinrazón;
    la pule y la saca brillo;
    y de tal forma el bobillo
    la vende cual de Platón…
    Ya quisiera yo saber
    que oscuridades morbosas
    se velan en sus entrañas…,
    para que este obtuso ser
    -de cosas tan asquerosas-
    invente tales patrañas…

  13. Serafin del Parnaso
    Suele acontecer que se encuentre más donde se busca que donde no se busca.
    Suele suceder que se calumnie más a los enemigos que a los de la casta.
    Así de caprichosos son los hechos.
    Y a la luz de tales arbitrios hay que contemplar las estadísticas,siempre cocinadas y bien cocinadas por sus fautores….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles