Multan a unos pasteleros por no decorar una tarta con la bandera homosexual

|

PeterTatchell-696x483 El matrimonio que regenta la pastelería Ashers Bakery en Belfast, a pesar de haberse negado a decorar una tarta con el emblema gay, ha recibido el apoyo de uno de los hombres más influyentes del movimiento LGTB en el Reino Unido.

Daniel y Amy McArthur han sido condenados por la Corte Superior de Belfast a indemnizar al cliente con 500 libras, después de que éste les denunciara por discriminación homofóbica. El matrimonio ha recurrido dicha sentencia pues, según ellos, quieren «proteger los derechos de los cristianos en el lugar de trabajo»

Ante este hecho, el matrimonio ha contado con grandes apoyos y, al mismo tiempo, ha tenido que hacer frente a numerosos detractores. Sin embargo, el apoyo con el que no contaban ha sido con el de Peter Tatchell, el líder del movimiento LGTB.

La posición que ha adoptado uno de los hombres más activos y con mayor influencia dentro del movimiento LGTB ha dejado perplejo a todo Reino Unido. Pero, ¿qué es lo que ha llevado a Peter Tatchell a defender a la pareja de pasteleros? Pues bien, el activista ha señalado que el asunto ha ido “demasiado lejos” y ha defendido al matrimonio a través de una publicación en el diario The Guardian, en una tribuna en la que ha expresado su desacuerdo con la sanción a la pareja.

“Me apena decirlo, como un veterano activista en la causa de la igualdad del colectivo LGTB en Irlanda del Norte, sin embargo, la Corte se ha equivocado fallando que el cliente fue discriminado a causa de su orientación sexual y de sus opiniones políticas”, señala Tatchell. “Su encargo para la tarta fue rechazado, no porque él fuera gay, sino por el mensaje que él pretendía obligar a otros a grabar. No hay ninguna evidencia de que su sexualidad fuera la razón por la que Ashers declinó su encargo”, denuncia Peter. De una manera directa, sin tapujos y sin miedo a las reacciones dentro del movimiento LGTB, Peter Tatchell ha concluído el artículo de la siguiente manera: «El juez ha dictaminado que los propietarios de la pastelería están obligados a grabar cualquier mensaje legal para que el que sean requeridos sus servicios, incluso si ellos tienen alguna objeción consciente a su contenido. Esto suscita la siguiente cuestión: ¿deben los impresores musulmanes ser obligados a publicar caricaturas de Mahoma? ¿O los judíos a publicar las palabras de un negacionista del holocausto? ¿O unos pasteleros gays aceptar órdenes para grabar una tarta con eslóganes homofóbicos?», unas palabras que, sin duda, darán mucho de que hablar.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Multan a unos pasteleros por no decorar una tarta con la bandera homosexual
  1. «han sido condenados por la Corte Superior de Belfast»
    .
    Pues eso. La justicia ha hablado. Discriminar es ilegal. La homofobia es ilegal. Y quien defienda el derecho de esos señores a discriminar está defendiendo algo ilegal. ¿O acaso no nos importa ya lo que es legal y lo que no lo es?
    .
    Para quienes no lo vean claro, que piensen qué pasaría si fuera negro, o judío, o qué defenderían si la pareja fueran dos católicos en Irán o en algún otro país. La no discriminación por causa de religión, sexo, etc… está muy muy por encima de la «tontería» del no querer poner una bandera arco iris en una tarta.
    .
    Quien tiene una tienda, un bar, etc… regenta un servicio público. Y debe atenerse a unas reglas. Imagínese un bar que colgase un letrero poniendo «prohibida la entrada a perros y a negros»… ¿Qué les parecería? ¿Tiene derecho el dueño a colgar ese letrero?
    .
    Por cierto, algunos perros PUEDEN entrar donde les de la gana, ponga lo que ponga en la puerta, y se ponga como se ponga el dueño (por ejemplo, los lazarillos de un ciego).

  2. Un local podría incluso decidir no dejar entrar a gente «fea», o a Síndrome de Down, etc… ¿Por qué no? O no dejar entrar a monjas o curas, o a gente demasiado gorda, etc… porque le rompen la estética del local…

  3. Hombre, vaya cosa extraordinaria que un Tribunal pro gay ¡no condene a quien no se rinda a las directrices de estos totalitarios gays!
    El paradigma es ya: o te sometes a la ideología de género y las directrices homosexualistas o, multa o cárcel ya en algunos lugares.

  4. Pura ideologia de genero dominante en occidente y fanatismo sectario. Muy bien Tatchell, basta con leerlo en The Guardian para entenderlo. Nadie puede obligar a otro a actuar contra su conciencia. Debemos defender la libertad de todos, incluidos los que no piensan como nosotros. Viva la libertad!. Supongo que en Belfast hay muchas pastelerias o solo hay una?.

  5. Muy atinado Tatchell, tanto como Stefano Gabbana y Domenico Dolce, dueños del famoso emporio de modas Dolce y Gabbana, quienes siendo gays, defienden la familia tradicional como el modelo que conviene a la sociedad y rechazan la adopción de niños por parejas homosexuales.
    Se puede ser gay y tener sentido común.
    Una cosa es el respeto y el trato amable que todos se merecen incluidos los gays, porque así lo enseña claro el catecismo de la Iglesia, y otra es la dictadura del relativismo y el querer derogar la realidad biológica por decreto.
    Como bien dijo el Papa, es una grave irresponsabilidad que los gobiernos, la ONU, y atrás de estos los intereses sectarios que juegan a Ser Dios, estén trabajando tan fuertemente en la dirección de normalizar lo desviado.
    Oremos al Señor para que sea la libertad de conciencia un derecho de todos, incluido los creyentes, y que a los homosexuales se los trate siempre bien con amabilidad, pero que no se abuse de los errores de violencia que puedan haber lamentablemente sufrido en un pasado, para darles privilegios y peor aún para hacer de su elección de vida desordenada de acuerdo a la naturaleza un modelo social!!!

  6. «su elección de vida desordenada de acuerdo a la naturaleza un modelo social»
    .
    ¿Pero qué clase de complejo tienen ustedes? Nadie hace «un modelo social» de nada. El matrimonio homosexual no es modelo de nada. No es «mejor» que el matrimonio católico, o el civil entre parejas heterosexuales. Nadie quiere imponer nada. Nadie pretende que TODOS los niños se vuelvan homosexuales. Lo único que quieren es algo tan sencillo como que dejen de insultar. Que nadie llame «desviado», como acaba de hacer usted, a los homosexuales. Que nadie les insulte o les de palizas, como ocurre hoy en día A DIARIO. Es sencillo, ¿Verdad?
    DÉJENLES EN PAZ. NO ES COSA SUYA. OLVÍDENSE DE ELLOS.

  7. Estoy absolutamente en contra de que en este asunto intervenga la conciencia.Lo que debe intervenir es la libertad de comercio, es decir, si yo no quiero vender algo, no lo vendo, del mismo modo que si no me compran a mí y sí a otro no me están discriminando.Si eso fuese discriminación, todo lo sería, pues nos pasamos media vida diciendo que sí y otra media diciendo que no a los que nos quieren vender algo.El dueño del negocio puede rechazar a una persona que no le guste muy fácilmente; basta con que le diga que lo que quiere comprar no lo tiene y ya está.Atacar la libertad de vender y de comprar y de no vender y no comprar nos conduce a un sistema totalitario.Y por cierto, del mismo modo que solo un necio confunde valor y precio, solo otro necio confunde justicia y ley (la ley es lo que está escrito en un papel y puede ser enormemente injusta).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles