Los propagandistas se plantan ante Romero Caramelo

|

Caramelo INFOVATICANA publica el documento en el que varios propagandistas piden al Presidente de la ACdP, Carlos Romero Caramelo, que la próxima asamblea haga examen sobre las promesas incumplidas. Después de los movimientos del pasado mes de julio, los propagandistas han vuelto de vacaciones. Según ha podido saber INFOVATICANA, varios propagandistas han firmado un manifiesto en que piden a Romero Caramelo que la próxima asamblea de la Asociación, que tendrá lugar el segundo fin de semana de octubre, garantice el cumplimiento de las promesas con que Romero accedió a la presidencia de la Asociación, en concreto aquellas referidas a la retribución de los directivos. A continuación, el documento íntegro:

A D. CARLOS ROMERO CARAMELO, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN CATÓLICA DE PROPAGANDISTAS

Quienes firmamos este escrito, socios de la ACdP, con motivo de la CIII Asamblea General, convocada con fecha de 30 de julio de 2015, para los días 9 y 10 de octubre de este mismo año, nos consideramos lealmente obligados a exponer, con todo respeto y afecto, al Presidente de nuestra asociación la siguiente serie de consideraciones.

1.- La próxima Asamblea debe prever como punto fundamental del correspondiente orden del día un examen amplio y profundo sobre la situación de la Asociación misma en relación con los fines fundacionales a los que debe servir en todas sus actividades y mediante todas sus obras. Esta exigencia corresponde sin duda con la preocupación y propósito que manifestaba nuestro Presidente cuando en su carta programática de noviembre de 2010 afirmaba: “Propondré que las Asambleas generales se dediquen al debate y la reflexión sobre nuestra Asociación, ya que son momentos propicios para dialogar y decidir sobre lo que estamos haciendo bien y no tan bien”.  Este examen y debate sobre la situación de la ACdP deberá poder extenderse a la actuación de todos sus dirigentes y órganos, en el ámbito nacional y en el de cada uno de los centros. Deberá favorecerse la intervención, con plena libertad, de cuantos socios deseen participar; y reservarse, a estos efectos, la mayor parte del tiempo disponible.

2.- Consideramos necesaria, por razón de debida ejemplaridad, la máxima transparencia sobre las retribuciones asignadas a los diversos puestos de la ACdP, con cargo a qué obras, sociedades anónimas, fondos y bajo qué conceptos y procedimientos de acuerdo con la naturaleza de cada dedicación y con la normativa civil y canónica aplicable.  A estos efectos, el propio Presidente y/o las personas a las que corresponda deberán ofrecer la debida información. Esta información deberá estar permanentemente actualizada y abierta a público conocimiento. Solo desde esta ejemplaridad en su propio funcionamiento interno y en el de sus Obras estará la ACdP en condiciones de contribuir al saneamiento moral de la sociedad española.

3.- De acuerdo con las mismas exigencias de ejemplaridad es ineludible establecer un sistema de incompatibilidades entre determinados cargos en la Asociación y/o sus Obras. No resulta admisible que quienes ocupan determinados puestos o cargos en la Asociación y/o en sus Obras sean a la vez miembro de los Órganos a los que corresponden competencias decisorias sobre esos mismos puestos o cargos. Nos satisface advertir que también en esta exigencia coincidimos con nuestro Presidente que en su carta programática, fechada en noviembre de 2010, ya antes citada, se manifestaba en estos términos: “Me comprometo a que los cargos de gobierno de la ACdP no se acumulen en personas que trabajan para sus Obras, si bien, el ajuste necesario se irá haciendo progresivamente. Para ello, propondré al Consejo Nacional que elabore un sistema de incompatibilidades para presentarlo posteriormente a la Asamblea General a fin de obtener su aprobación. Cualquier excepción a este sistema de incompatibilidades ha de estar debidamente motivada”. Casi cinco años después de formulado este compromiso, parece que no debe demorarse más el cumplimiento de este compromiso, que fue, además, reiterado por nuestro Presidente en la CII Asamblea General Ordinaria de nuestra Asociación (28-29 d enoviembre de 2014).  Resulta extraño, por eso, que asunto de tal importancia no figure expresamente en el orden del día de la próxima CIII Asamblea General Ordinaria de la ACdP prevista para los días 9 y 10 del próximo octubre-2015.

4.- De acuerdo con las anteriores consideraciones, sería preciso indicar en qué puntos del orden del día de la próxima CIII Asamblea General Ordinaria de la ACdP está previsto dar cabida a los fundamentales asuntos aquí indicados y, en su caso, introducir en dicho orden del día las modificaciones precisas para darles el debido tratamiento.

5.- Quienes con toda lealtad dirigimos este escrito a nuestro Presidente, dentro de un espíritu de plena unidad, le rogamos con el debido respeto que lo haga llegar a todos los compañeros propagandistas para que, con tiempo suficiente antes de la ya convocada CIII Asamblea General Ordinaria de la ACdP, puedan formar su criterio respecto de los diversos puntos a los que se hace referencia y pronunciarse sobre ellos.

Con toda lealtad, con todo afecto y con el debido respeto dirigimos a nuestro Presidente el presente escrito en Madrid a diez de septiembre de 2015.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Los propagandistas se plantan ante Romero Caramelo
  1. Desde que salió presidente Romero ha traído división y desconfianza a la ACdP. Es indigno de ocupar el puesto donde estuvo un Paco, un Abelardo o sucesores.

  2. Uno de esos patronos que tanto le baila el agua a Romerito de la Bahía ha dicho en la cafetería de Económicas (hace falta ser torpe) que este Presidente podría pasar mil auditorías económicas con lo listo que es y los linces de los que se rodea, pero que con una sencilla auditoría moral independiente y externa, de su agenda, de lo que dice y hace en una semana de sus reuniones en el despacho, se le podría poner de patitas en la calle prohibiéndole volver a pisar el CEU y la Asociación de Propagandistas el resto de su vida.

  3. Ya están otra vez los propaganlistos lavando su ropa interior en Infovaticana. No aprenden.
    ¿Por cierto a cuantos despedís ahora en octubre? Contento tenéis a la Bañes

  4. que se puede esperar de un ser que manda a un ordenanza durante diez días seguidos apuntarle en un papel a qué hora llega una persona a su despacho en Tutor.

  5. El Sr. Romero Caramelo carece de todo tipo de liderazgo para llevar las riendas de una institución centenaria como la ACdP. Lo muestra en cada discurso que realiza, vacío de ideas y de objetivos y en su incapacidad para liderar una Fundación educativa del calado y envergadura del CEU. Cada año que pasa se reafirma en esa ausencia total de proyecto. No se sabe hacia dónde va, ni espiritualmente en la ACdP ni en sus obras, que cada día desdibujan en acciones concretas los fines con los que fueron instituidos. Podría citar ejemplos a manos llenas.
    Ha sido la espada de lanza de un grupo que lo ha utilizado con fines poco rectos, no espirituales ni de apostolado público. Si el Cardenal Herrera Oria y el Padre Ángel Ayala levantaran la cabeza llorarían de pena al ver la ausencia de espiritualidad de algunos de los miembros de la ACdP.
    Para dirigir una institución así son necesarias muchas cualidades, que Romero no posee. Se percibe en cada paso que da y cada vez que abre la boca. Se ha rodeado de un grupo de tecnócratas y empresarios que, cobrando salarios inmorales e injustos respecto a personas que trabajan en la misma institución con mayor preparación, no sólo académica, están llevando a la ruina a la institución. Llevan el CEU como si fuera una empresa, pensando exclusivamente en clientes y en beneficios. No saben lo que es la alta cultura que debería emanar del CEU, ni siquiera Romero lo sabe, por eso les ha contratado. Están realizando un ERE encubierto a lo largo de los últimos años, echando cada año a 20 personas, y al mismo tiempo contratando por la puerta de atrás a gente innecesaria en Fundación, sus amigos. Mientras, la Universidad se va al garete. Vive de la fama y del pasado. Cuenta con profesores magníficos que son ninguneados permanentemente por personas sin clase e ideas pero que mandan. Produce una enorme tristeza ver el horizonte de esta institución y la incapacidad de cambiar por parte de quien la dirige, ni tan siquiera del Obispo de Madrid que no entiende qué sucede dentro. Es muy grave, y si no lo remedian, caerá en una profunda y progresiva crisis de liderazgo y de ideas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles