El Vaticano podría indemnizar a las víctimas de Wesolowski

|

Wesolowski Wesolowski  fue encontrado sin vida en el apartamento en el que se encontraba arrestado en el Vaticano. Su muerte según las autoridades vaticana se produjo por “causas naturales”. Varios jóvenes dominicanos de los que supuestamente abusó sexualmente el antiguo nuncio católico en el país caribeño, el polaco Josef Wesolowski, fallecido el pasado viernes en la Ciudad del Vaticano, han reclamado a la Santa Sede una indemnización por los abusos sufridos. Una de las supuestas víctimas ha declarado que el Vaticano le habría ofrecido una indemnización economía, aunque no precisó quien lo había realizado. «Lo que quiero es que se haga justicia porque Wesolowski abusó de nosotros», aseguró. El exnuncio, de 67 años, fue encontrado sin vida en el apartamento en el que se encontraba arrestado en el Vaticano. Su muerte según las autoridades vaticana se produjo por “causas naturales”. Ya apartado del sacerdocio por las autoridades de la Santa Sede, Wesolowski estaba acusado de acceder a páginas pornográficas en internet, así como de posesión de material pornográfico infantil, tanto en Roma como durante su estancia en la isla caribeña de la que fue nuncio desde 2008 a 2013. Wesolowski ya había tenido problemas de salud en Julio cuando fue hospitalizado y luego dado de alta. Su mal estado de salud había retrasado el inicio de su juicio, pero el Papa le redujo al estado laical hace pocos meses.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “El Vaticano podría indemnizar a las víctimas de Wesolowski
  1. Más dinero de la X del IRPF que se va en pagar a las víctimas de los abusos sexuales de los sacerdotes…
    Y aún dice «podría»… manda narices. Tanto hablar del máximo apoyo a las víctimas, etc… ¿Dónde está ese apoyo? ¿Dónde está la compensación por el mal causado? ¿Dónde está el cambio, para que ningún otro pederasta se muera, tan a gustito, viendo la tele en el Vaticano? Los pederastas donde tienen que estar es cumpliendo condena en la cárcel. Y después, cuando hayan cumplido, a la calle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles