Los obispos frenan ‘la moda de las procesiones’

|

virgenoliva--490x578 No habrá procesión de la Virgen de la Oliva. Los cofrades tenían previsto sacarla en procesión  extraodinaria por el 20º aniversario de su bendición, algo que el Obispado de Málaga no considera motivo suficiente. La Virgen de la Oliva no saldrá este año de procesión extraordinaria, o al menos es lo que parece después de que el Obispado de Málaga haya desautorizado la salida prevista para el próximo 24 de octubre. La decisión ha levantado ampollas entre los cofrades, los cuales decidieron el pasado mes de junio sacarla con motivo del 20º aniversario de su puesta en culto, tal y como informa Religión Confidencial. El Obispado malagueño sostiene que no existen directrices acerca de las procesiones extraordinarias y que el vigésimo aniversario no es motivo que justifique la salida de la virgen. Esto parece ser un toque de atención a aquellas personas que consideran las procesiones una “moda” en donde pasar el rato, pasando por alto el carácter litúrgico y religioso de las mismas. Y es que en los últimos años las salidas extraordinarias de procesiones se han disparado en el sur de España. Para frenar esto, el arzobispo de Sevilla, Monseñor Juan José, firmó un decreto que entró en vigor el pasado 5 de febrero, en el que se regulaban las procesiones extraordinarias en la ciudad Hispalense. Este decreto detalla los criterios por los que una procesión puede considerarse extraordinaria o no. A partir de ahora, el arzobispo de Sevilla sólo dará curso a las solicitudes de salidas procesionales extraordinarias «con ocasión de la coronación canónica de la imagen titular de la hermandad, así como en el XXV aniversario – y todos los múltiplos de veinticinco- de la coronación de dicha imagen o de la erección canónica de la hermandad«. Además, se establecen otros criterios, como cuando se celebren actos singulares de especial relevancia eclesial y de gran interés pastoral, siempre bajo autorización del Consejo Episcopal.  

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Los obispos frenan ‘la moda de las procesiones’
  1. Pueden quitar también tantas misas para evitar que la gente las tome como una costumbre sin más. O los grupos parroquiales para evitar que la gente lo tome como un grupo de amigos. O el rezo diario de rosarios para que la gente no caiga en el «papagayismo». O quizás podrían potenciar todo lo religioso. ¿Qué preferirán los enemigos de Cristo? Buena respuesta para orientarnos.

  2. Ya era hora. Esto se está convirtiendo en una mera atracción turística. ¿Religiosidad? Lo menos. Lo más : sentimentalismo puro.

  3. Cada barrio se quiere hacer con su cofradía, engalanarse de fiesta 3 días al año, con rifa y baile incluido y luego, va uno a misa y se las encuentra medio vacías, con el grueso de asistentes de no menos de 60 años.
    Esto es un cachondeo, y no, el Papa «jesuita» no es el culpable de tanta frivolidad.

  4. Mal asunto: volvemos al clericalismo progre setentero, el que se encargó de laminar y eliminar la piedad popular. En tiempos ya muy pretéritos no se le hacía ascos a las procesiones «extemporáneas»

    ¿Por qué, en vez de prohibir procesiones, los obispos no se dedican a su función, que es la de velar por la ortodoxia y piedad auténtica, en particular de las cofradías y de sus miembros, con depuraciones si hace falta? ¡Ah! ¿Quizá no les guste que aparezcan en los periódicos por tener que echar a miembros politicos famosillos?

  5. La verdad es que es tontería prohibir a la Hermandad no dejarles sacar a la Virgen por un aniversario redondo. Ojalá tuviéramos en los barrios populares de Madrid tantas procesiones y muestras de piedad popular.

  6. En una ciudad, que no voy a citar por razones obvias, pero bastante paradigmática, con grandes y bonitas Iglesias; unas imágenes barrocas realmente impresionantes. De procesiones que se remontan más allá del siglo XVI. De unos años acá he visto como se pasaba de portar unos dulces y tortas para ser bendecidos por el nazareno al finalizar la procesión en su momento culmen como era tradición, a llevar rebosantes bolsas del mercadona de vino, cervezas, salchichones etc. Obviamente, los más mayores horrorizados de tanta banalidad y «tanta piedad popular» (a ver, está entrecomillado, es ironía. Indicación para las víctimas de la LOGSE)

  7. No sé si seguir los consejos de Jesús, según el Nuevo Testamento o irme a vestir a la imagen de la Virgen porque la queremos sacar de procesión, diga lo que diga el obispo; porque creo que eso es más divertido que seguir la rutina de lo que se lee en el Nuevo testamento. Digo esto porque no sé qué hacer. ¿Vosotros qué opináis, compañero blogueros? ¿Qué hago? Es que me están esperando en la sacristía de mi hermandad…

  8. Yo hablo de León, donde mi cofradía acaba de aprobar unos estatutos que puedo consultar sin obtener copias de los mismos y sin haber pasado por la asamblea de hermanos. Y mi obispo lo ha consentido. Y eso de que las procesiones aumentan, es mentira. Cada vez está más floja la cosa. Y en la alegría de acabar con la religiosidad popular están los laicistas, obispos, sacerdotes, juntas de gobierno y propios cofrades superficiales.

  9. Yo soy cofrade y miembro de una junta de gobierno de una hermandad de Granada y sinceramente veo una decisión que supera coherencia y la veo muy acertada.

    Señores esto ya se estaba yendo de madre… ya buscábamos lo mas mínimo para poner a nuestros titulares en las calles… teniendo hermanos de luz en sus cortejos o no…el caso era sacarlos SI O SI y ya eso me parece perder los papeles como cofrade cuando ahí cosas mas importantes en una hermandad o cofradía como es formarse y crecernuestra fe como persona católica.

    Yo entiendo que verlos en las calles nos gusta a todos pero lo que no nos percatamos que pasamos de lo «divino» a lo vulgar de una patada…y de los extraordinario a lo ordinario en dos .

    Señores, aqui ahi hermandades de penitencia que escasamente sacan a la calle 70 nazarenos y unos cortejos mas escurrido que un «chubasquero en pleno agosto» …¿ y no ponemos a pensar en salidas extraordinarias?…

    Y ya ,si nos ponemos a coger las hermandades de gloria ya me da la risa porque no ahí ni una sola que saque un cortejo digno a la calle…. aunque a esas, las que no perciben ni un duro de Federación de Cofradías, las que todo euro que entra en la arcas es trabajado a pulso…con 50 o 60 hermanos, la que mas tiene… Las alabo y no solo eso, son las que demuestran tener mas fe y fuerza que ninguna penitencial.

    Sus pocos hermanos, son las que hacen sobrevivir el sabor autentico de hermandad…pero como no son de semana santa pues….. no pita…..y si no pita no le mola a los capillitas… siendo tristemente las semilla de todas la de penitencia en esta ciudad…y la que su antigüedad se puede contar por siglos y no por años.

    YA SABES…. SI NO AHI CRISTO NI MISTERIO…NO AHI NADA QUE RASCAR.

  10. Una «moda» que dura muchos siglos. Infórmense en hemerotecas y lean la historia de las hermandades en Andalucía y verán que las salidas extraordinarias siempre han existido con profusión, por muy diversos motivos, y que nunca han sido mal vistas. Ha sido en los últimos años cuando un reducido número de personas ha empezado a hablar mal de ellas, es de suponer que debido al afán de critiqueo que tienen algunos en este ámbito cofradiero. Lo malo es cuando alguna autoridad eclesiástica, afortunadamente aislada, se deja influir, precisamente en estos tiempos que corren nada favorables y que necesitan del mayor testimonio que se pueda dar.

  11. La religiosidad popular no es mala, tiene un buen sentido. El problema es cuando la misma pierde su razón de ser y se convierte en un expresión vacía y recurrente del folclore. Obvio, la sociedad laicista se adueño de las expresiones de piedad popular y por eso las ha desfigurado, que bueno que haya alguien que se atreve a luchar en contra de esta moda, para devolverle su sentido. Definitivamente no pueden quitarlas pero si reformarlas y que cumplan con el fin para que fueron creadas.

  12. Para prohibir esto, sí tiene arrestos el señor obispo de Málaga.Para arreglar su diócesis, en calamitosa situación, no hace nada, salvo mirar hacia otro lado y actuar con una cobardía infinita.Monseñor Catalá: es usted un prelado pésimo y se cubrió de gloria quien lo nombró.Lleva siete años en Málaga y sin hacer nada bueno.¿Cómo se puede ser tan inútil?Déjelo y váyase a cuidar cabras, si es que eso no es demasiado para su inteligencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles