Munilla denuncia el ‘fundamentalismo laicista’ de algunos alcaldes

|

El Obispo de San Sebastián considera que cometen un ‘error muy grande’ los cargos públicos que se ausentan de las ceremonias religiosas porque demuestra su ‘incapacidad para entender lo que es una representación institucional’.  Tras las pasadas elecciones del 24-M, muchos municipios españoles han pasado a estar gobernados por un nuevo ‘frente popular’ de izquierdas que intenta imponer a toda costa el laicismo e impedir que la religión salga del ámbito privado. Con esa intención, los nuevos gobiernos de Barcelona, Santiago de Compostela y Zaragoza, entre otros, han abogado por la ausencia de los cargos públicos en los actos religiosos. La polémica más reciente la ha suscitado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que ha propuesto acabar con «la sobrerrepresentación del Ayuntamiento» en las ceremonias religiosas de las próximas fiestas de la Virgen de los Reyes y limitar el número de concejales que asistan a estos actos. El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha entrado en el debate por la presencia de los cargos públicos en los actos religiosos y ha acusado a algunos alcaldes de ejercer «un fundamentalismo laicista». Monseñor Munilla ha denunciado que alcaldes como Juan Espadas en Sevilla, Ada Colau en Barcelona o Martiño Noriega en Santiago de Compostela «están cometiendo un error muy grande, un error conceptual y de fondo a la hora de su ausencia» de las ceremonias religiosas de su ciudad. «La fe no es una cuestión privada sino personal, que no es lo mismo», ha recordado el obispo de San Sebastián, rebatiendo así uno de los principales argumentos de los políticos que pretenden desterrar la religión del ámbito público. Para Munilla, «identificar personal y privado es un error muy grande. La fe es algo personal, pero un acto personal tiene dimensiones privadas y también públicas y eso no se puede olvidar». El prelado ha puesto en su sitio a los alcaldes que se enorgullecen de no participar en actos religiosos y ha destapado su «incapacidad para entender lo que es una representación institucional». El obispo de San Sebastián también ha recordado que «cuando uno toma posesión de un cargo público, debe ser alcalde de todos, no solo de los que le han votado». En este sentido, Munilla ha señalado que existen «fundamentalistas de tipo laicista incapaces de entender la representación» que pretenden «poner el cargo público al servicio de su ideología». Tal y como ha asegurado Munilla, la Iglesia «no tiene ningún interés especial en que asistan» los cargos públicos a las ceremonias religiosas, pero que su ausencia supone «una falta de consideración hacia los católicos de la ciudad» a los que también deberían representar sus políticos. Además ha comparado esta actitud con la de dictaduras anteriores que han prohibido la expresión pública del hecho religioso justificándolo de esta manera: «Dictaduras que han intentado cercenar la dimensión pública que la fe religiosa tiene en la cultura, en la enseñanza».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Munilla denuncia el ‘fundamentalismo laicista’ de algunos alcaldes
  1. El Secretario de la Conferencia Episcopal Italiana,
    Nunzio Galantino, hablando en frecuencia bergogliana
    ha venido a decir que dónde deben estar
    las asociaciones católicas no es en la plaza pública,
    sino en la Plaza de San Pedro, respaldando a Baldisseri
    en la vigilia del próximo Sínodo.
    Osoroglio, en Madrid, fiel a su mentor, lleva la misma línea…
    ……………..
    ¡EL REY VA DESNUDO!
    Que no piensen los obispos de el repliegue de la vida
    pública va a traer respeto y bonanza para la vida eclesial.
    Y ya estamos viendo en España el efecto de esa estrategia.
    ………………..
    Hay un mal de fondo que resumiría en un par de preguntas:
    ¿Existe hoy algún Obispo español
    que encuentre verdadero apoyo pastoral y magisterial
    en el papa jesuita?
    ¿Hay algún Obispo español que encuentre apoyo
    en el tandem Blazcoroglio-Osoroglio?

  2. En realidad Monseñor Munilla les retrata muy bien.
    .
    Son sectarios y provincianos, no distinguen entre personal y privado.
    .
    El individuo x puede declinar una invitación a una boda real, como de hecho ya ha ocurrido, pero si el individuo x es alcalde de la ciudad donde se celebra el evento, debe acudir a la boda independientemente
    de sus ideas políticas pues se le invita al acto institucionalmente, no a título particular.
    .
    El enfoque que apunta caracol es el correcto. Pero es necesario tener responsabilidad institucional y no sectarismo provinciano.

  3. Lo que es un error muy grande es que un cristiano diga que los cargos públicos deben acudir a ceremonias religiosas aunque no tengan fe, solo para hacer acto de presencia. Con ese tipo de declaraciones se está banalizando esas ceremonias. Por otra parte, un alcalde o un obispo católicos cometerían un gran error asistiendo a ceremonias de otras religiones porque estarían relativizando la verdadera fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles