Un niño de 10 años decapita a un soldado sirio

|

isis_3_0 El cachorro del Estado Islámico no duda en acabar con la vida del militar y anunciar que el objetivo de los terroristas es ‘’ conquistar Jerusalén y Roma, el deseo de Alá’’. El Estado Islámico lo ha vuelto a hacer. El grupo terrorista ha empleado a un niño de 10 años como verdugo para decapitar a un soldado sirio. Con un cuchillo, y sin temblarle el pulso, el pequeño ha cortado la cabeza del militar. Los hechos han tenido lugar a las puertas del Hir Palace, en la provincia siria de Homs, según informa la prensa británica. isis_4_0 La prensa siria ha publicado que el soldado fue capturado el pasado mes de mayo en la ciudad de Palmira, territorio en el que sigue ondeando la bandera del ISIS. El enclave de los yihadistas ha sidonoticia por los destrozos que el grupo terrorista ha perpetrado contra los monumentos milenarios. No es la primera vez que el Estado Islámico emplea a uno de sus cachorros para acabar con vidas inocentes. Al terminar su trabajo, mirando fijamente al objetivo y de forma amenazante, el joven amenaza con su cuchillo ensangrentado:  «Nuestro objetivo no son sólo Palmira o Homs o Damasco. Nuestro objetivo es conquistar Jerusalén y Roma, el deseo de Alá», según ha denunciado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, a quien le hicieron llegar una copia del video.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Un niño de 10 años decapita a un soldado sirio
  1. Conquistar Sion? Si claro, y después Rusia y Corea del Norte… Israel no es un pueblo de pobres sin armamento serio como los que están acostumbrados a arrasar. Se lo están flipando demasiado ya.

  2. Nadie siente lástima por el niño? Los que viven en la miseria lo pasan mal pero los que viven en el odio viven en el infierno. Dios mío! Perdóname por no agradecerte a cada momento los padres que me has dado.

  3. Completamente de acuerdo con Gemma. ¿Qué puede llevar a llenar de odio el corazón de un niño? No sólo viven ellos en un infierno, sino que se lo hacen vivir a ese y a otros niños que utilizan con el mismo fin. También quiero dar gracias a Dios por haberme dado la familia que me ha dado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles