El Estado Islámico prueba sus nuevos explosivos con un niño

|

isis_montaje_rt Los yihadistas colocaron un chaleco con explosivos al pequeño. Después, sin ningún tipo de piedad, accionaron el detonador. Milicianos del grupo terrorista Estado Islámico han hecho explotar a un niño para mostrar a los miembros de la organización el funcionamiento de unos explosivos, según informa el portal de noticias de la cadena A-Sumeriah News. Los hechos ocurrieron en la provincia iraquí de Diyala, donde el padre del menor inmolado fue reclutado por los terroristas hace varias semanas.  Según Sadiq al-Husseini, representante del comité de seguridad en la provincia, el hombre ya había participado en el asesinato de uno de los miembros del Estado Islámico, que habría cometido un acto de desobediencia. Además: El vídeo más salvaje y cruel del Estado Islámico Por el momento la veracidad del suceso no ha podido ser verificada. La cadena iraquí cuenta con fuentes en la zona, pero no han podido aportar pruebas concluyentes, por lo que podría tratarse de un nuevo episodio de propaganda yihaditas.De todas maneras, nuestro objetivo con este texto no es otro que mostrar como la barbarie más brutal, cruel y deshumanizada sigue sin recibir la respuesta que merece, mientras gobiernos y organismos internacionales miran hacia otro lado.

Raqqa, infierno machista

Además de los menores, las mujeres también han pasado a ser objeto de las atrocidades del EI, especialmente en Irak y Siria. Además: ¿Quién luchará contra el Estado Islámico ahora? Desde que Raqqa cayó en manos del Estado Islámico, la vida de las casi 100.000 mujeres de la ciudad siria se ha convertido en un infierno. La ley islámica aplicada por el los yihadistas las priva de sus derechos básicos y establece para las que desobedecen castigos severos que pueden llegar incluso a su ejecución en público. Para garantizar el cumplimiento de la ‘sharia’, el califato ha ordenado la creación de un escuadrón de mujeres armadas que tiene por misión castigar a las infractoras de la ley. Gaceta.es

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles