PUBLICIDAD

¿Qué dice la Iglesia de la protección del medio ambiente?

|

Ante la inminente presentación, el próximo jueves 18 de junio a las 11.00 de la mañana, en el Aula Nueva del Sínodo, de la Encíclica del Papa titulada “Laudato si, sobre el cuidado de la casa común”, en que Francisco aborda diversos temas relacionados con el medio ambiente, Radio Vaticana recuerda algunos de los conceptos que el Santo Padre ya expresó al respecto.

Iglesia y Medio Ambiente

En efecto, en el pasado el Papa Francisco ha hablado con frecuencia sobre el medio ambiente y la responsabilidad humana a través de homilías, conferencias de prensa y mensajes para expresar sus puntos de vista. Preparando la recepción y promulgación de la Encíclica sobre este tema, podría ser útil volver a leer esas reflexiones. Para ayudar a este objetivo les ofrecemos algunas de ellas ordenadas en torno a cinco hilos conductores que se pueden identificar en sus palabras.

El progreso económico, las nuevas tecnologías y el sistema financiero ¿Cómo afectan a los seres humanos y el medio ambiente? Los Papas han hablado de ecología humana, estrechamente ligada a la ecología medioambiental. “La persona humana está en peligro: esto es cierto, la persona humana hoy está en peligro; ¡he aquí la urgencia de la ecología humana!”. Lo decía el Papa Francisco en su catequesis de la audiencia general del 5 de junio de 2013.

Dios y el ecologismo

El valor inherente y la dignidad de cada ser contra la cultura del descarte. Benedicto XVI recordó varias veces que esta tarea que nos ha encomendado Dios Creador requiere percibir el ritmo y la lógica de la creación. Nosotros en cambio nos guiamos a menudo por la soberbia de dominar, poseer,manipular, explotar; no la “custodiamos”, no la respetamos, no la consideramos como un don gratuito que hay que cuidar. Estamos perdiendo la actitud del estupor, de la contemplación, de la escucha de la creación; y así ya no logramos leer en ella lo que Benedicto XVI llama “el ritmo de la historia de amor de Dios con el hombre”. ¿Por qué sucede esto? Porque pensamos y vivimos de manera horizontal, nos hemos alejado de Dios, ya no leemos sus signos. Lo decía el Santo Padre Francisco en aquella misma audiencia general.

Un debate abierto con todos los hombres de buena voluntad. En esa misma audiencia general del año 2013 el Papa Bergoglio afirmaba: “Invito a todos a reflexionar sobre el problema de la pérdida y del desperdicio del alimento a fin de identificar vías y modos que, afrontando seriamente tal problemática, sean vehículo de solidaridad y de compartición con los más necesitados”. Una nueva forma de vida “En definitiva, la naturaleza está a nuestra disposición, y nosotros estamos llamados a administrarla responsablemente”, tal como lo escribió el Papa Francisco en su  Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, del 1º de enero de 2014.

¿Qué dice la Biblia?

El Creador y las criaturas: la Biblia y la tradición de la Iglesia “Cuando hablamos de medio ambiente, de la creación, mi pensamiento – decía el Papa Bergoglio en su catequesis del 5 de junio de 2013 – se dirige a las primeras páginas de la Biblia, al libro del Génesis, donde se afirma que Dios puso al hombre y a la mujer en la tierra para que la cultivaran y la custodiaran”. Y me surgen las preguntas: ¿qué quiere decir cultivar y custodiar la tierra? ¿Estamos verdaderamente cultivando y custodiando la creación? ¿O bien la estamos explotando y descuidando?”. “Cultivar y custodiar la creación – afirmaba – es una indicación de Dios dada no sólo al inicio de la historia, sino a cada uno de nosotros; es parte de su proyecto; quiere decir hacer crecer el mundo con responsabilidad, transformarlo para que sea un jardín, un lugar habitable para todos”.

María Fernanda Bernasconi – RV.

0 comentarios en “¿Qué dice la Iglesia de la protección del medio ambiente?
  1. Bienvenida la encíclica Lodato si, muy bien que se integre en la doctrina social de la Iglesia, pero… sin olvidar que la doctrina de la Iglesia es un cuerpo orgánico autoreferencial…. (Si, han leído bien, autoreferencial)
    ¿Qué significa esto?
    Que “Lodato si” enriquece con el resto del cuerpo doctrinal de la Iglesia, con el conjunto de la Verdad Eclesial, y si se publica es porque aporta algo nuevo o clarifica algún aspecto de ese cuerpo doctrinal.
    Significa, además, que la lectura del documento se hace dentro del conjunto doctrinal de la Iglesia, y que en este conjunto ocupa un rango.
    Una persona puede vivir manca o coja o sorda, pero no sin cabeza.
    La Iglesia podría vivir sin “Lodato si” perfectamente, pero imposible que viva sin una conciencia clara de la doctrina contenida en la Declaración Dominus Iesus, o fuera de la verdad moral enunciada en la encíclica Veritatis splendor, o en la ignorancia o negación del Catecismo de la Iglesia.
    La editorial de la Civiltà Cattolica adolece de este desenfoque, por eso resulta tan unilateral y tan pobre. Por eso se autocomplace en ponerle a Benedicto XVI el -para ellos- honorífico título de “primer papa verde”…
    Y es que cuando nos salimos de la mirada eclesial, de la mirada de la tradición de la Iglesia, todo se ve del color del cristal con que se mira… Y la Civiltà – que calla, distorsiona y confunde la doctrina moral de la Iglesia- lo ve y quiere hacernos ver ahora que la doctrina es verde…. Muy en sintonía con la mentalidad dominante y con el aplauso del mundo, eso si.
    ¿Es un buen servicio a la Sede de Pedro estructurarle doctrinalmente el pontificado en esa línea?
    Más que dudoso
    ¿Dan testimonio de buen discernimiento eclesial los jesuitas de la Civiltà?
    Seguro que no.

  2. 1. Busque “Francisco iglesia autoreferencial” en Google.
    2. Abra el primer link obviando las imágenes.
    3. Vaya al párrafo segundo y lea.
    5. Vaya al párrafo décimoprimero y lea.

    Creo que se equivoca usted al aplicar la autorreferencialidad, mencionada por Francisco, a la Doctrina de la Iglesia. Más bien parece que el Papa se refiere a evitar que la Iglesia se convierta en un grupo de sectas (gnósticos) que buscan alcanzar la Verdad por sus propios medios prescindiendo de la Doctrina común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles