El Viernes Santo, un Vía Crucis submarino

|

image En Puerto Madryn, desde hace doce años, los fieles organizan la meditación de la Pasión de Cristo bajo el agua.


La meditación de la Pasión de Cristo también puede vivirse debajo del agua. Así lo han demostrado los habitantes de Puerto Madryn en Argentina, que organizan cada Viernes Santo un Vía Crucis submarino. Hace 12 años, el Padre Gabriel Arias decidió aprovechar la pasión de los vecinos de Puerto Madryn por el buceo para realizar el tradicional Vía Crucis en el mar. Y así, cuando llegó el Viernes Santo, se sumergió en el agua con la sotana encima del traje de buzo y acompañado de un gran número de fieles. image De esta forma, los fieles recorren las 14 estaciones en las que se medita la Pasión del Señor buceando a través de las aguas del Pacífico. Para poder vivir este camino al Gólgota, los buzos que participan en el Vía Crucis sumergen una cruz de plástico de 6 metros de largo y 3 de ancho. image Esta forma de rezar el Vía Crucis se ha extendido a otras ciudades cercanas, donde también es habitual la práctica del buceo. Sin embargo, no todos los que participan en el Vía Crucis lo hacen buceando, sino que muchos lo siguen fuera del agua desde el muelle y otros desde sus embarcaciones.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles