La primera mujer de Stephen Hawking asegura que necesitó de la fe para cuidarle

|

ynldj Jane Hawking, la primera mujer del famoso astrofísico, publica en España su libro de memorias «Hacia el infinito». En él narra cómo fueron sus 25 años de matrimonio y cómo la fe le ayudó a cuidar de su marido ateo.


«¡Por favor, Señor, que Stephen esté vivo!». Así reaccionó  Jane Hawking cuando se enteró de que su marido había quedado en coma y al borde de la muerte tras una neumonía. La esposa de un reconocido ateo acudió a Dios para sobrellevar uno de los momentos más difíciles de su vida. Fue esa misma fe la que hizo que no permitiera que los médicos desconectaran a su marido, tal y como relata: «Desconectar el respirador era impensable. ¡Qué final más ignominioso para una lucha tan heroica por la vida! ¡Qué negación de todo por lo que también yo había luchado! Mi respuesta fue rápida: Stephen debe vivir». A Jane Hawking siempre le sostuvo su fe, de la que su marido tantas veces se rió y  que despreció calificándola de «superstición». La ex mujer de Hawking justifica su ateísmo porque alguien en su situación no podía creer en un Dios benevolente. Pero a pesar de justificarle, el ataque de su marido a su fe, le hacía sufrir. Lo curioso de la historia que cuenta Jane Hawking es que, a un hombre que afirma que «no hay ningún Dios» le salvó la vida la fe de su mujer cuando los médicos decidieron que sería mejor que muriera. Stephen Hawking niega que en su vida se haya producido ningún milagro, porque éstos son incompatibles con la ciencia y son producto de la religión. Y sin embargo, si él ha podido seguir contribuyendo al desarrollo de la ciencia ha sido porque una persona se apoyó en su religión para decidir que a su marido nadie podía arrebatarle la vida que le había dado Dios. El diario El Mundo ha publicado una entrevista con la primera esposa del astrofísico británico, que no sólo acaba de publicar sus memorias, sino que ha visto cómo su vida se llevaba a la gran pantalla con La teoría del todo.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
1 comentarios en “La primera mujer de Stephen Hawking asegura que necesitó de la fe para cuidarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles