El Brujo Miguel y la Hermana Marta continúan en manos de la Guardia Civil

|

El Brujo MiguelEl registro de la vivienda, avanzado por INFOVATICANA, ha concluido esta tarde y los dos detenidos continúan detenidos por la Guardia Civil, que dispone de 72 horas hasta ponerlos a disposición judicial.


El registro en la casa de Oia (Pontevedra) que fue durante años el centro neurálgico de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel ha concluido dos horas después de que llegaran a la misma agentes de la Guardia Civil acompañados por el fundador de la organización, Feliciano Miguel Rosendo da Silva. Tras esta diligencia, es previsible que tanto Miguel Rosendo como Marta Paz pasen en breve, aunque no será hoy, a disposición del Juzgado de Instrucción 1 de Tui, que dirige una causa abierta por los delitos de asociación ilícita en concurso con organización criminal, abusos sexuales, blanqueo de capitales y contra la integridad moral y contra la hacienda pública. Fue en la llamada «casa madre» de Oia, también conocida como «las murallas de Jerusalén» y de la que hoy se han llevado torretas de ordenador, donde se pudieron cometer los supuestos abusos sexuales denunciados por exmiembros de la organización, a la que tachan de «secta de carácter destructivo» los padres de los acólitos de Miguel Rosendo que siguieron sus pasos en Madrid. La Diócesis de Tui Vigo reconoció en julio de 2009 a la Orden y Mandato San Miguel Arcángel como asociación pública de fieles con derecho diocesano, y ya en diciembre de 2012 el obispo, Luis Quinteiro, tuvo conocimiento de unas «supuestas irregularidades» en su seno. No fue hasta mayo de 2013 que nombró a un visitador canónico al que encomendó que comprobara de primera mano esas presuntas irregularidades, y éste concluyó su informe casi un año después, en el que se corroboraron las denuncias recibidas sobre «la conducta moral» de Miguel Rosendo, por lo que fue apartado cautelarmente. En su lugar, el obispo nombró a un comisario en funciones por tiempo indefinido, a cuyo cargo quedaron 27 miembros llamados «exploradores», que realizan su labor de apostolado en la Diócesis de Tui Vigo, y cuatro «consagradas miguelianas», que atienden una residencia geriátrica en Bustarviejo (Madrid). De forma paralela, Miguel Rosendo y sus seguidores más fieles se instalaron en la capital bajo la denominación de «La Voz del Serviam». Miguel Rosendo y la falsa monja Marta Paz -no ha sido ordenada como tal bajo el amparo de la Iglesia– fueron trasladados a Pontevedra esta madrugada, tras ser detenidos ayer en Collado Villalba (Madrid). La «casa madre» de Oia está repleta de figuras religiosas y vírgenes y ocupa una finca donde hay otra vivienda mucho más pequeña con el letrero «Sagrada Familia» y una finca con «spa», informa EFE.  

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “El Brujo Miguel y la Hermana Marta continúan en manos de la Guardia Civil
  1. Me meo de la risa cada vez que leo en INFOVATICANA -que es la web que primero destapó este asunto, me parece, disculpas si no es así-, lo de «el Brujo Miguel», así con brujo en mayúsculas, como si fuese parte de su nombre, jajay.

    Pero el asunto es todo menos hilarante. Es un drama. Cierto que la secta esa no es la Iglesia, pero no menos cierto que un buen puñado de eclesiásticos la han apoyado, defendido, se han visto «salpicados» por las fechorías de índole sexual, financiera y psicológica del «núcleo duro» de la sectona esa.

    Pobre Iglesia mundanizada hasta los tuétanos. Y todavía hay quienes consideran una «victoria» que no hayan renovado, a petición, parece ser, del propio afectado, la misión canónica o idoneidad eclesiástica como profesor de Religión católica en la escuela pública a un excura activamente gay e incluso casado civilmente hace varios cursos con un hombre, circunstancia esta última que no le impidió impartir esa asignatura al menos durante dos cursos.

    Qué pasada más grande, Dios mío. Hasta el extremo de que a menudo los mismos responsables eclesiásticos que permiten estas mundanidades anticatólicas son los que marginan, desprecian y putean a otros católicos que, pecadores y falibles, como no podía ser de otra índole la cosa, al menos tratan de ser militantes fieles al Evangelio y a la Iglesia.

    Vivir para ver.

  2. Curiosa fotografía «cuidado con el perro».

    Desde luego, el brujo Miguel podría haber sido realmente el perro negro ese de las leyendas del Monasterio del Escorial. Porque menudo sinverguenza brujo demoniaco está hecho ese individuo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles