La diócesis de Menorca pide a los farmacéuticos que no dispensen la píldora del día después

|

píldora día despuésEl Obispado de Menorca hace pública una nota pidiendo a los médicos y farmacéuticos católicos que objeten contra la dispensación de la píldora del día después, abortiva en muchos casos.A continuación, publicamos la nota del Obispado de Menorca. El Obispado de Menorca considera que la información publicada ayer en el MENORCA «Es Diari» sobre la venta de esta píldora puede tener como efecto una traslación sin más desde el ámbito estadístico al campo moral. Algunos fieles, por otra parte, después de leer el periódico, se han dirigido a este Obispado para formular algunas preguntas de carácter doctrinal sobre este tema. Por este motivo, consideramos conveniente la publicación de la nota de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida, emitida el día 12 de diciembre del año 2000, de manera que los lectores interesados puedan conocer de primera mano el criterio de la Iglesia Católica en este punto. 1. La llamada píldora del día siguiente es un preparado de hormonas que se ha de tomar dentro de las 72 horas siguientes a aquella relación sexual susceptible de dar lugar a un embarazo. Cuando el preparado llega al torrente sanguíneo, las altas dosis de hormonas trastornan el delicado equilibrio hormonal necesario para que la mucosa uterina acoja al embrión eventualmente concebido. Sucede así que, si ha habido una concepción, el embrión no logra implantarse en el endometrio modificado por el fármaco. El resultado es la expulsión y la pérdida del embrión. 2. La píldora del día después es, por tanto, una autentica técnica abortiva y no simplemente anticonceptiva, como se ha afirmado repetidamente. En efecto, «desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre… La genética moderna otorga una preciosa confirmación. Muestra que desde el primer instante se encuentra fijado el programa de lo que será ese viviente: una persona, un individuo con sus características bien determinadas. Con la fecundación se inicia la aventura de una vida humana»[1]. Una vez más hemos de afirmar que «la vida humana ya concebida ha de ser salvaguardada con extremados cuidados; el aborto y el infanticidio son crímenes abominables»[2]. Y como ya señalamos a propósito de la RU-486 «el aborto con píldora es también un crimen»[3], pues se trata de la eliminación de un ser humano inocente. 3. La difusión, la prescripción y el uso de la píldora del día siguiente son, por tanto, prácticas moralmente reprobables por tratarse de un aborto provocado. De ello son también responsables todos aquellos que cooperan con tal procedimiento. En consecuencia, si se lleva a efecto su comercialización, exhortamos a todos los profesionales de la medicina y de la farmacia a ejercer su derecho de objeción de conciencia, que testimonie con fuerza el valor inalienable de la vida humana, defendiendo la más débil e indefensa, como es el caso del embrión humano, víctima inocente de una cultura y de una política incapaz de sostener adecuadamente la dignidad de la persona y la vida humana. 4. Con el fin de evitar estas prácticas, exhortamos a promover una verdadera educación afectivo-sexual que ayude a los adolescentes y jóvenes a vivir la sexualidad de forma responsable. Educación que lleve a la persona a reconocer su propia dignidad y la del otro, y a respetar las leyes morales, para hacer posible una maduración que le capacite para la donación de sí misma en el matrimonio. Es tiempo de que nuestra sociedad, más allá de las propagandas engañosas del sexo libre y del sexo seguro, empiece a hablar y a educar en el sexo responsable, al igual que pedimos a los jóvenes responsabilidad en la bebida, en las drogas y en el tráfico rodado. A los padres, primeros responsables de la educación de sus hijos, a los colegios religiosos e instituciones eclesiales, y a todos los implicados en tareas educativas, les invitamos a educar en la verdad y el sentido de la sexualidad y del amor humano. Se trata de una tarea especialmente necesaria y urgente en nuestra sociedad permisiva. Está en juego la dignidad del hombre y la misma vida humana. [1] Juan Pablo II, Carta Encíclica Evangelium Vitae, 60. Congregación para la Doctrina de la Fe. Declaración sobre el aborto procurado (18 de noviembre de 1974), 12-13. AAS 66 (1974). [2] Concilio Vaticano II, Gaudium et Spes, 51. [3] Conferencia Episcopal Española, Declaración de la Comisión permanente, El aborto con píldora es también un crimen, 17 de junio de 1998.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “La diócesis de Menorca pide a los farmacéuticos que no dispensen la píldora del día después
  1. recuerdo que fue Ruiz-Gallardón, ese «gran defensor de la vida» el que impuso el reparto de la píldora abortiva en Madrid durante su nefasto gobierno.

  2. Un gran acierto la decisión, pública, del obispado de Menorca de recordar el compromiso de los católicos -en este caso, de los médicos y famaceuticos- para que aleguen «objeción de conciencia» respecto a la píldora del día de después. Un acierto, anclado en la valentía de defender la verdad, y por tanto, la dignidad de la persona humana: especialísimamente, la dignidad de la mujer, convertida en instrumento de usar y tirar, una vez se le han arrancado sus constantes antropológicas.
    Y aprovecho, para alabar a unos cuantos obispos españoles que, poco a poco, van despertando del l etargo y acomodación de la jerarquía de gran parte de la Iglesia española, durante demasiados años. La defensa de la vida, del matrimonio, de la dignidad de la mujer, del valor de las relaciones sexuales en el seno del matrimonio, etc., son un elenco de temas en los que estos obispos, contra toda la progrez mediática, política y social, y contra los chantajes reiterados del mundillo LGTB & cía, se han decantado por el «Esplendor de la Verdad», y por la defensa, a ultranza, del hombre, a quien ha de servir -y entregarse- la Iglesia.

  3. Estoy de acuerdo.
    Además, abusar de esta pildora y tomarla más de una vez provoca serios transtornos en los ovarios y en el ciclo menstrual. Cualquier medico sabe que no miento.
    Antes, en ciertas ciudades de España, las daban en algunos hospitales como si fueran caramelos y lo se por alguna que otra excompañera del colegio que nos lo decía a las demás y por miedo a sus padres.
    Ahora no se si habrá cambiado.
    Es muy importante en los colegios que se trate este tema,en Portada Alta teniamos clases de sexualidad. Aunque luego influyen muchos otros temas : familia, amigos, conocidos, ….
    Concienciarse, esto es lo importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles