¿El yoga es compatible con la fe cristiana?

|

Enlightenment in natureManuel Guerra estrena su blog respondiendo a esta pregunta que varios lectores habían remitido a esta redacción.

El 22 de agosto de este año recibí el siguiente mensaje. “Soy N. N., catedrático de la Universidad de N.N. (una española). (…). Le he escrito en otras ocasiones. Tengo un amigo, que se ha ido adentrando en el yoga. Se le ha practicado el shaktiprat[1] por un guru[2]indio. Mi amigo se confiesa cristiano, pero cada vez le veo más alejado de la fe. Vive, según dice, feliz, lleno de paz. Si fuera posible, me gustaría que me orientara en este tema, para saber como tratarlo (…)”.

Cuando se habla sobre sectas o sobre los Métodos del Potencial Humano[3] (MPH) (los que se proclaman eficaces para el desarrollo de todo el potencial humano, también del oculto o desconocido, es decir, de las fuerzas ocultas de la mente humana) suele terminarse con un tiempo dedicado a responder a las preguntas formuladas por los asistentes. Una de las más frecuentes se refiere precisamente a la compatibilidad de los MPH, especialmente del yoga, zen, reiki, taichí, Meditación transcendental, etc., con la fe cristiana.

¿Cuántos centros y salas dedicados a la práctica de sus ejercicios aparentemente solo respiratorios y gimnásticos, destinados a lograr la maduración y el equilibrio psíquico, hay en todas las ciudades y localidades de cierto número de habitantes? ¿Por qué un buen número de personas, especialmente mujeres, les dedican varias horas semanales, pero no tienen tiempo para hacer oración cristiana que, bien hecha, es más eficaz para conseguir la paz y el gozo interiores y para apagar la sed de felicitad e infinitud  transcendente al mismo tiempo que inmanente?

Lea el artículo completo aquí.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “¿El yoga es compatible con la fe cristiana?
  1. Muy bueno y esclarecedor articulo, ahora que tantas modalidades circulan por nuestras poblaciones y que solapadamente o sin intencionalidad a veces se dan en los gimnasios, en los centros de dietética o herbolarios. Le apoyo cuando dice el empleo de nuestro tiempo en esas prácticas y el abandono de lo que en verdad enriquece el espíritu, el encuentro con Cristo Redentor y Salvador, Dios se hizo carne y cercano a todos nosotros, el Crucificado nos cuestiona en serio nuestra forma de vida. Por qué revolotear buscando cuando nos ha sido mostrado.
    PAX a todos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles