Benedicto XVI celebra Misa para el ‘Schuelerkreis’, su grupo de antiguos alumnos

|

  Benedicto XVIEl evento que cada año reúne a los antiguos alumnos del teólogo Ratzinger se ha desarrollado en torno al tema de la Teología de la Cruz. La Santa Misa conclusiva del Schuelerkreis, literalmente «círculo de los estudiantes», fue celebrada ayer a las 9 de la mañana por el papa emérito Benedicto XVI. El Schuelerkreis se celebra cada año reuniendo a los antiguos estudiantes del teólogo Joseph Ratzinger, tradición iniciada desde la Universidad donde el papa Benedicto XVI ejercía la docencia. Este año el tema ha sido la Teología de la Cruz, en torno a la cual se han desarrollado conferencias y reflexiones del 21 al 21 de agosto en el Centro Mariapoli de Castelgandolgo.   00039_24082014La misa conclusiva se ha celebrado en el iglesia del Camposanto Teutonico, en el Vaticano. Como era de esperar, el papa emérito no ha participado en los encuentros, pero ha celebrado la eucaristía en el último día del círculo.  El relator principal ha sido el teólogo Karl-Heinze Menke, profesor de Dogmática de la Universidad de Bonn, famoso por haber dido citado en el segundo libro de Benedicto XVI sobre Jesús de Nazaret, por su cristología Jesus got der Sohn. Benedicto XVI 2

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Benedicto XVI celebra Misa para el ‘Schuelerkreis’, su grupo de antiguos alumnos
  1. Lo echamos de menos, Pablo. Muchos más de los que podamos imaginar, de eso no hay dudas. Su Santidad BXVI siempre tendrá abierta las puertas de mi casa. Esto que digo puede parecer un brindis al sol, una bobada, pero llegará un día que Benedicto saldrá huyendo y perseguido de Roma.

    PD. Ojo al dato -que diría José María García- redacción!: «Este año el tema ha sido la Teología de la Cruz, en torno a la cual se han desarrollado conferencias y reflexiones del 21 al 21 de agosto…»

    Pocas conferencias y reflexiones me salen a mí en un día, señores.

  2. La nostalgia no es buena, pero de Benedicto, Papa Emérito de verdad, merece la pena cultivarla.
    Que el Señor nos lo conserve y nos lo guarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles