La Iglesia en primera línea contra el Ébola

|

La Iglesia lucha en primera línea contra el contagio del virus del ébola. Varios sacerdotes y monjas han sido contagiados, entre ellos dos españoles.

La expansión del virus del ébola en el oeste de África se está extendiendo a una velocidad alarmante. Actualmente, las autoridades locales, servicios de emergencias y funcionarios de salud internacional se encuentran desbordados ante la cantidad de gente que se contagia día a día. Se estima que el virus del ébola, que cobra la vida del 90% de los contagiados, ha cobrado alrededor de 890 vidas en el último brote, según datos de la OMS. Los esfuerzos internacionales que pretenden detener la expansión del virus se han acelerado en días recientes.

En estos días, se anunciaba que un sacerdote y una monja, ambos de origen español, se encontraban contagiados por este mortal virus. Junto al P. Miguel Pajares (75 años), están aislados por sospechas de contagio un hermano ghanés de la misma orden, así como tres hermanas misioneras de la Inmaculada Concepción, incluyendo a la hermana Juliana (española de 72 años).

Una vez más, la Iglesia demuestra estar en la línea de fuego a la hora de atender al prójimo. Mientras distintos servicios internacionales se retiran por miedo a la muerte, sacerdotes y monjas católicos dan la vida para cuidar de sus hermanos.

En estos momentos, Caritas Internationalis intenta coordinar la ayuda internacional, distribuida en gran parte por sacerdotes, monjas, religiosos y educadores católicos.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “La Iglesia en primera línea contra el Ébola
  1. Siento muchísimo que se hayan contagiado estos auténticos héroes de la solidaridad, pero ellos escogieron quedarse para cuidar a los enfermos , deben ser conexos con su decisión y no regresar aquí hasta no estar sanos si consiguen salvarse, porque es una enfermedad mortal para la que no hay vacunas ni medicación ,ni tampoco tenemos protocolos de no contagio fiables, aquí si ellos u otros enfermos vienen vamos a morir como chinches y la enfermedad se va a extender a toda Europa .Las poquísimas salvaciones que se han dado dependen de las defensas de cada uno y de alimentos ,agua y paliativos médicos de las que se dispongan, así que lo que si debe hacerse es que se les envíen todas estas cosas en abundancia y no sólo a ellos sino a todos los enfermos en estos países , pero ellos no deberían venir porque son un foco vivo del virus. Además si vienen ellos querrán venir miles de afectados , empezando por los de O.N.G.s y continuando por todos los demás .El mundo no se está enfrentando , ni enterando de la magnitud del problema , ni tratando de remediarlo, hay que realizar un esfuerzo tremendo para mandar todos los tratamientos y alimentos necesarios e investigar vacunas y posibles medicaciones, mientras se trata de que las poblaciones enfermas no se desplacen a los países en los que aún no se ha dado la enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles