El Papa entrega el Palio a los nuevos arzobispos

|

palio2013En la celebración de la solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, principales patronos de Roma, el Papa Francisco preside la Santa Misa celebrada en la Basílica Vaticana. En su homilía el Santo Padre ha hablado del “miedo y de los refugiados pastorales”, recordando el testimonio de Pedro, quien se dio cuenta de que “el Señor le había liberado del temor y de las cadenas”. 
La vida del apóstol Pedro “nos recuerda que nuestro verdadero refugio es la confianza en Dios: ella disipa todo temor y nos hace libres de toda esclavitud y de toda tentación mundana”, explicó Francisco relacionando este mensaje con el significado que tiene la entrega los palios que han sido entregados por el Santo Padre a los obispos metropolitanos. “Nos sentimos interpelados por el ejemplo de san Pedro a verificar nuestra confianza en el Señor”, dijo el Papa en su homilía. 
“El Señor repite hoy, a mí, a ustedes y a todos los Pastores: «Sígueme»”. “No pierdas tiempo en preguntas o chismes inútiles; no te entretengas en lo secundario, sino mira a lo esencial y sígueme”, concluyó el Obispo de Roma. 
En unión entre los arzobispos metropolitanos nombrados este año y el Pontífice, el Papa Francisco bendijo y entregó el sagrado Palio, recordando el simbolismo que tienen estas prendas con el cuidado pastoral, pidiendo así al Señor a que sirvan para ayudar a reconocerle como pastor de la grey.

El palio es un ornamento del Papa y de los arzobispos metropolitanos. Tiene la forma de una faja circular que carga sobre los hombros y de la cual penden ante el pecho y en la espalda dos tiras rectangulares, todo de lana blanca, de la que se destacan las cruces de bordadas en seda negra. Suele adornarse con tres clavos metálicos, que recuerdan los clavos de la Pasión. El palio se confecciona con la lana de los corderos que el Papa bendice en la fiesta de Santa Inés, el 21 de enero, en una capilla del Palacio Apostólico. El emblema de Santa Inés es un cordero, por la similitud de su nombre en latín “Agnes”, con la palabra cordero en latín “agnus”. Siguiendo la tradición, se le presentan al Papa dos corderos adornados uno con flores blancas –que simboliza la virginidad de Santa Inés- y el otro con flores rojas –que simboliza su martirio-. Luego, los corderos son llevados a la Basílica de Santa Inés, de Roma, donde está enterrada la santa, y son criados por los padres trapenses de la Abadía de las Tres Fuentes. Posteriormente, los palios son confeccionados por las religiosas benedictinas de Santa Cecilia con la lana recién esquilada. 
En el marco de la fiesta de los santos patrones de Roma, y como es ya tradición, estuvieron presentes también en la santa misa, la Delegación enviada por el Patriarca Ecuménico, Bartolomé I, encabezada por el metropolita Ioannis. El Papa pidió que esta visita haga reforzar “nuestros lazos de fraternidad en el camino hacia la plena comunión, que tanto deseamos, entre las dos Iglesias hermanas”

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles