Santa Teresa de Portugal

|

(Santopedia)- Santa Teresa, reina de Portugal, (1175-1250). Mujer de don Alonso IX de León y de Dª. Dulce de Aragón. Monja cisterciense en San Benito de Lorbaño, cerca de Coimbra. Se casó con su primo, el rey Alfonso IX de León.

Tras varios años de feliz vida marital (y varias hijas), el matrimonio fue declarado nulo por el parentesco demasiado estrecho entre ella y Alfonso y no haber recibido las dispensaciones apropiadas. Alfonso se casó con doña Berenguela, la madre de Fernando III el Santo.

Teresa volvió al monasterio cisterciense de San Benito de Lorbao, próximo a Coimbra. Allí se entregó a la práctica de todas las virtudes hasta su muerte, en gran ancianidad, el 17 de junio de 1250. Fue enterrada en su mismo monasterio, junto a la tumba que ella había dispuesto veinte años antes para su santa hermana Sancha, virgen clarisa, fundadora del convento de Santa María de las Cellas.

El 20 de mayo de 1705 el Papa Clemente XI confirmó su culto.

Fuente: santopedia

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
4 comentarios en “Santa Teresa de Portugal
  1. Menos corta-pega y un poco más de sentido común.

    ¿Cómo se puede escribir de Santa Teresa de Porugal: «Mujer de don Alonso IX de León y de Dª. Dulce de Aragón»?

    ¡Vale! Que la «santopedia» dice eso literlamente y el becario de turno lo ha copia-pegado. Y así las erratas y los errores se van reproduciendo en internet, en vez de lograr que cada nueva versión sea un poco mejorada.

    Santa Teresa de Portugal fue «mujer de Alfonso IX de León» e «hija de Dª Dulce de Aragón».

    Por otra parte, como bien dice «Santiago Clavijo», no era «reina» sino «infanta» de Portugal (hija de Sancho I de Portugal); y no fue «reina de Portugal» sino «reina (consorte) de León». Aunque al final su matrimonio con Alfonso IX fue declarado nulo por razón de parentesco próximo. Esto fue lo que motivó su regreso a Portugal y su ingreso en un monasterio.

  2. Bueno, la verdad histórica importa mucho, pero muchísimo más, que haya logrado la Santidad,,! Qué tiempos tan duros!
    ! Eran primos,,,!
    Ahora se casa hombre con hombre!, por éso escasearon los Santos,, a ella, pobrecita, cuánto dolor le causaría que al entregarselo a Dios, le valió la santidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles