El Cardenal Cañizares se derrite en elogios hacia Juan Carlos de Borbón

|

Cañizares-ReyEn un artículo titulado «¡Gracias, muchísimas gracias!» y publicado en su periódico de cabecera «La Razón», el todavía Prefecto de la Congregación para el Culto Divino no escatima en piropos para quien firmó las leyes del aborto de 1985 y 2010. La inmensa mayoría de los españoles, si no la casi totalidad, nos hemos sentido con una profunda conmoción al escuchar la noticia de que nuestro Rey Juan Carlos anunciaba su renuncia al trono de España. Mis palabras seguramente resultarían torpes e insuficientes para manifestar mi profunda admiración y agradecimiento por su grandísimo e impagable servicio que ha entregado con verdadera abnegación y ejemplo a España a lo largo de su reinado. España ha sido y continúa siendo, su gran pasión y su indeclinable amor. 

Así lo ha expresado él mismo en sus palabras que ha dirigido institucionalmente al pueblo español.

Palabras hermosísimas y verdaderas, llenas de sinceridad y de sentido de responsabilidad,
que corresponden por completo a los hechos de su reinado que tanto han contribuido al bien común de todos los españoles, a nuestro inmediato pasado, al presente, y contribuirá para un futuro, que va a tener tanto que ver con su ingente, y al tiempo sencilla y humilde obra. Porque ha sido un Rey que con humildad, es decir, con verdad, ha sido capaz, sobre todo de servir, de ponerse al servicio de todos y de la unidad entre todos. Deja paso, ha señalado, a una nueva generación, a una generación joven. Hemos de reconocer que su gran preocupación, –así lo ha manifestaba él en muchas ocasiones– han sido los jóvenes, y son los jóvenes. 

Como homenaje sincero y agradecido, al tiempo que uniéndome por completo a esta preocupación suya, traigo sus palabras ante el Papa Benedicto XVI, en la Jornada Mundial de la Juventud, en Madrid, hace poco más de dos años: «No son estos tiempos fáciles para una juventud tantas veces frustrada por falta de horizontes personales y laborales, y que se rebela ante los graves problemas que aquejan al ser huma no y al mundo de hoy». Y añadía: «En el trasfondo de todo ello se percibe una profunda crisis de valores. Los jóvenes necesitan no solo oportunidades, sino también la ejemplaridad de sus mayores; no sólo razones, sino actitudes que motiven, llenen e impulsen su existencia y alienten su esperanza». 

«Como ha afirmado vuestra Santidad en el Mensaje para esta Jornada Mundial: ‘‘Sentir el anhelo de lo que es realmente grande forma parte del ser joven’’. No podemos defraudar a los jóvenes en su legítimo anhelo de hacer realidad sus sueños Sus aspiraciones y problemas deben ser nuestras prioridades. En ello nos va su propio porvenir que es también de toda la sociedad. Es hora de redoblarles nuestro apoyo;
de aportarles todos los medios disponibles para que logren abrirse camino; de acabar con el intolerable paro juvenil; y de animarlos a tomar la antorcha de los valores que hagan grande a la humanidad». Estas palabras de nuestro Rey Juan Carlos, en agosto de 2011, han venido a mi recuerdo cuando le escuchaba, en la mañana de ayer, sus palabras que, en el fondo, también trasparentabas este sentir suyo hacia los jóvenes, hacia un futuro nuevo para ellos, dentro de una España nueva y renovada, que constituye el gran desafío y reto que nos deja a todos nuestro gran Rey. Un gran Rey al que siempre han animado y animan sus profundas convicciones cristianas, que nunca ocultó, base del rico patrimonio español que necesitamos también para abrir ese gran futuro que nos deja abierto como herencia el Rey Juan Carlos, quien también ahora, en estos momentos cruciales, me hace recordar aquellas otras palabras suyas, verdadero y cumplido compromiso suyo, cuando, en noviembre de 2011, acompañado de S. M. la Reina Sofía, visitaba la Conferencia Episcopal Española: Nos sentimos convocados «a custodiar activamente el rico patrimonio de fe cristiana y de cultura que ha impregnado notablemente nuestra historia. Nuestra dedicación puede caracterizarse por el esfuerzo en conciliar por una parte la fi delidad a esa rica herencia y por otra el ofrecimiento a nuestra sociedad de los valores que representamos e invitamos a todos a compartir y vivir, en el respeto a las legítimas opciones que cada ciudadano toma o puede tomar libremente». 

Y es así, porque la aportación del cristianismo ha sido y es «clave para comprender la personalidad histórica de España», como el mismo rey reconocía en su discurso de despedida del Papa Benedicto XVI en su último viaje a Barcelona, para consagrar el templo-basílica de la Sagrada Familia. Así es el Rey que acaba de anunciar su renuncia al trono de España. Sólo palabras
de agradecimiento, de admiración y de alabanza surgen de nuestros labios; y al mismo tiempo, de lo hondo de mi corazón surge una plegaria honda y confiada al Señor por Su Majestad el Rey Juan Carlos y la S.M. la Reina Sofía: que Dios siga acompañándolos siempre, los proteja y sientan su ayuda que nunca les deja; lo hago además pidiendo la intercesión de San Juan Pablo II, que tanto quiso a nuestros queridísimos Reyes y a sus hijos. Mi oración, mi apoyo y lealtad por el Príncipe de Asturias, Don Felipe, heredero de la Corona de España, y su esposa, la Princesa Letizia, que contarán siempre con la ayuda del cielo y con la lealtad y el apoyo de los españoles, entre los que tan honradamente me encuentro. 

Antonio Cañizares. © La Razón

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “El Cardenal Cañizares se derrite en elogios hacia Juan Carlos de Borbón
  1. El rey D. Juan Juan Carlos I de Borbón, un pecador como yo, más o menos; o mucho más acaso que yo: puede ser mi padre, y ya sabemos aquello de «cuanto más viejo, más pellejo». O lo será menos, no sé, solo DIOS conoce en verdad.

    Ha acertado y ha errado,. en su función de Jefe de Estado de España. Hasta aquí todo normal. Pero si es cierto que el cardenal Cañizares se ha prodigado en elogios al rey borbónico español, mal asunto. O este asunto: signo también de la GRAN APOSTASÍA extraeclesial e intraeclesial.

  2. Empera, Bergoglio es un Papa legítimo. Nada en su doctrina es incorrecto. Es un Papa elegido por el Espíritu Santo que habla claramente de la confesión, del Infierno, del Demonio, etc, etc, etc. Discernimiento, por favor.

  3. se ponen viejos y se ponen «chochos»,no sé si usan esta palabra en España,pero creo que me entienden.Y no importa si se es cardenal o no.Dónde quedó aquello de la sabiduría de los viejos??

  4. Este nivel de adulación bordea lo rastrero. Pero por otra parte, el Rey no tiene mucha culpa de la ley del aborto, a fin de cuentas, su firma era un puro trámite (Y por favor, no me mentéis a Balduino, que lo que hizo fue puro paripé para quedar bien, porque la ley entró en vigor de todas todas y él siguió reinando igualmente). Sus culpas (que las tiene y muy graves) son otras. Como por ejemplo su descarado favoritismo hacia el PSOE.

  5. Esto lo hacen los Masones Justicieros que se infiltraron en la iglesia siempre la han odiado pero ahora la pueden atacar desde adentro y por eso ahora le rinden culto a los hombres y les tiene que besar la mano o aplaudir a los enemigos de Dios, son unos Judas traidores pagaran caro en el infierno su traición Lobos vestidos de Oveja. Aunque ellos se cuidan para parecen buenos antes los ojos del mundo por eso muchos incautos los defienden pero sus actos los delatan y se les ve la oreja , la boca y las garras de Lobos

  6. Si lo que quería era presidir la Misa de Coronación de sus «católicas majestades», se ha quedado compuesta y sin novio…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles