La Conferencia Episcopal califica el servicio a España de Juan Carlos de Borbón de «un extraordinario valor»

|

Nota del Comité Ejecutivo de la CEE en el día que se despide el rey que firmó, entre otras, las leyes del aborto de 1985 y 2010.

El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal  Española, en nombre de todos los obispos españoles, reconoce y agradece la trayectoria de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I, su entrega generosa y su contribución a la historia reciente de España, en particular a la instauración y a la consolidación de la vida democrática, con especial relevancia durante el período de la Transición Política.

Su servicio a España ha sido de un extraordinario valor. Estamos seguros de que ahora tendrá continuidad en la persona del Príncipe de Asturias, Don  Felipe de Borbón y Grecia, quien ha acreditado ya su cualificación y competencia, como hemos podido constatar en sus diferentes presencias en la vida pública.

Rogamos a Dios que siga sosteniendo a Sus Majestades los Reyes, Don Juan Carlos y Doña Sofía, en esta nueva etapa de sus vidas, y que asista a la Corona de España en el servicio constitucional que tiene encomendado.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “La Conferencia Episcopal califica el servicio a España de Juan Carlos de Borbón de «un extraordinario valor»
  1. Gracias señores de la CEE por trabajar para el reino de Dios. Así me gusta, que sean ejemplo de valentía y testimonio fiel de la voluntad de Dios.

  2. Efectivamente de «un extraordinario valor» pues hay que tener VALOR para firmar la ley del divorcio, dos leyes a favor del aborto: la ley Ledesma y la ley Aído, una ley que legaliza la blasfemia, la ley Pastor de Técnicas de Reproducción Asistida, la ley de uniones homosexuales, etc.etc.

    ¿Debemos felicitar a la CEE por tan noble gesto?

  3. Los Reyes de España son católicos, o no lo son. Dan ejemplo de entrega con su forma de vida, su rectitud y su saber hacer, o mejor se largan al exilio. Mantienen a raya tanto a los enemigos exteriores como interiores que despedazan la nación, o mejor que abdiquen. Al rey más que reinar, lo que le gustaba últimamente era borbonear. Que es un verbo parecido al mamonear clásico que usamos los castizos de la Bética pero con unos matices aristocráticos que le salva de la plebecía mundana. Pero no del pecado. Y ahí lleva la penitencia. De tanto abajarse y congraciarse con el pueblo y sus horripilantes gustos (Letizia incluida en el paquete regio), ha acabado pensando y actuando como la chusma democrática y huera. Sin un gramo de Grandeza. Dos tiros a un elefante sólo lo puede dar el que se siente Rey. Si no, mejor se dedica uno a cazar caracoles. Deporte absolutamente falto de tensión y épica pero que queda muy zen y tal. Iba a dejar una cita de José María Pemán sobre la monarquía española y su catolicidad, pero ni encuentro el libro ni a mí me pagan aquí para que me ponga a buscarlo..

  4. España ha conocido la mayor descristianización de su Historia bajo el reinado de Juan Carlos I, pero eso parece importar poco a los señores obispos.

  5. Juan Carlos de Borbón sufre la maldición del elefante.
    Los medios de difusión dicen que abdicó. Para mí se trató de una cesantía. Las españolas dejaron de quererlo cuando se puso a cazar elefantes. Le perdonaron el despilfarro, las amantes y algunos crímenes…, el del elefante no.
    A saberlo, a un Rey de España se le tolera todo, menos el matar elefantes.
    Que bueno!!!, ahora va a tener mas tiempo para matar elefantes.

  6. Felipe VI casado con una divorciada….según la CEE: cualificado y competente!!! No me cabe en la cabeza que Gil Tamayo lo piense de verdad!!

  7. Cobarde hasta la muerte , asi te recordaremos Bobon , capaz de firmar la sentencia de muerte a millones de neonatos no seras recordado por esto sino por asesinar elefantes, nada bueno has hecho en tu vomitiva existencia. Dios en su infinita misericordia tenga piedad de ti. Seguro que bueno te hara tu histriónico sucesor y esto sera lo peor para el óvido y mansurron pueblo español que nos relataba Ortega y Gasset.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles