Trabajadores de la curia: Se acabó la mamandurria

|

111308-840-474No proceder a nuevas contrataciones, no reemplazar a los que se retiran, no renovar los contratos de duración determinada, deshacerse de los que son empleados con periodo de prueba de un año y bloquear las prórrogas.  Son las instrucciones de la Secretaría de Estado para reducir costes laborales. Se dice en Roma que la ciudad vive de papá estado y mamá Iglesia. Parece que Parolin quiere adelgazar la estructura burocrática de la Santa Sede. Lea el artículo de Sandro Magister y traducido por Infovaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles