“Los adultos tienen mucho que aprender de los niños enfermos”

|

conferencia_lopezibor4_0Blanca López Ibor, oncóloga y pediatra española y miembro de la Pontificia Academia para la Vida explicó en una entrevista a ACIprensa su trabajo al frente de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital de Montepríncipe.

El niño es un ser de pura esperanza, ellos quieren curarse y se plantean el día a día como niños, y los adolescentes igual. Por supuesto que tenemos que atender a todos sus síntomas físicos, pero tenemos medicinas de sobra para tratar el dolor, la ansiedad, la angustia y para todo este tipo de problemas, y el niño es un niño, no es un cáncer”, subrayó.

“En cuanto a todo este ruido que se está armando con la eutanasia infantil, al menos en mi especialidad, mi punto de vista es que un cáncer es una parte del camino en la vida de un niño, no es una lucha, no es que los médicos nos peleemos con una enfermedad, ni los padres, ni los niños, sino que es un mismo camino que recorremos juntos”.

El objetivo “de legalizar la eutanasia infantil –explicó López-, creo que es el de generar una cultura, hacer que se hable de ello, pero la realidad es que, a pie de camilla, los padres y los pediatras no nos encontramos con un niño que pide una eutanasia”.

López, quien trabaja desde hace años en el Hospital Universitario Madrid Montepríncipe con niños y jóvenes  enfermos y discapacitados, aseguró también que los niños “son mucho más maduros de lo que pensamos”, y “no nos pedirían nunca una eutanasia, especialmente cuando están enfermos”.

“Los adultos tienen mucho que aprender de los niños enfermos” y “quizá fijarnos un poco más en ellos y comprender que quieren continuar con sus vidas, que quieren estudiar, salir adelante y que su vida pues… no está realmente en sus manos”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles