Encuentro Nacional del Diaconado Permanente

|

s

Como anuncia la web de la diócesis de Valladolid, del jueves 5 al domingo 8 de diciembre de 2013, Diáconos permanentes de toda España, junto con sus esposas, participaron en el XXVIII Encuentro Nacional del Diaconado Permanente. El encuentro tuvo lugar en el Centro Diocesano de Espiritualidad de Valladolid. Han sido días de trabajo y reflexión sobre el lema «Llamados a servir», para que sean verdaderos servidores humildes de la Iglesia y reprersentación sacramental de Cristo Siervo entre nosotros.

La figura de los Diáconos permanentes es desconocida en general para la gente ajena al «mundillo» eclesial. No obstante es una figura interesante por la época en la que nos ha tocado vivir de ausencia de sacerdotes. Los Diáconos permanentes no tienen porqué vivir el celibato -siempre que se casen antes de ordenarse.

El Catecismo de la Iglesia Católica dice “Corresponde a los diáconos, entre otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad» (1570).

En una declaración conjunta de las Congregaciones romanas del Clero y Educación Católica en 1998, se decía «El Diaconado permanente, restablecido por el Concilio Vaticano II en armonía con la antigua Tradición y con los auspicios específicos del Concilio Tridentino, en estos últimos decenios ha conocido, en numerosos lugares, un fuerte impulso y ha producido frutos prometedores, en favor de la urgente obra misionera de la nueva evangelización».

Hubo dos intervenciones de Mons. D. Bernardo Álvarez, Presidente del Comité para el Diaconado Permanente de la CEE y Obispo de Tenerife titulada «Los diáconos, sacramento de Cristo servidor: principios e implicaciones» y de Mons. D. Ricardo Blázquez Pérez, Arzobispo de Valladolid y Vicepresidente de la CEE, titulada:»La vocación al Diaconado Permanente».

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles