Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Más información.

¿Quién es…Julián López Martín?

|

 

Obispo de León   Julián López Martín nació en Toro, Zamora, el 21 de abril de 1945. Estudió en el Seminario Diocesano de Zamora y en el Pontificio Instituto de San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Teología Litúrgica en 1975, como alumno del Colegio Español y del Centro Español de Estudios Eclesiásticos anexo a la Iglesia Nacional Española de Roma. Es uno de los mayores expertos en Liturgia en el panorama católico español. Recibió la ordenación sacerdotal en Zamora el 30 de junio de 1968. Fue coadjutor de Villarín de Campos y cura ecónomo de Otero de Sariegos de 1968 a 1970, coadjutor de la parroquia de Cristo Rey en Zamora de 1973 a 1989 y, desde 1978, canónigo Prefecto de Sagrada Liturgia de la Catedral de Zamora y delegado diocesano de Pastoral Litúrgica, miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores desde 1984. Ha sido también consiliario diocesano del Movimiento Familiar Cristiano de 1976 a 1986 y consiliario de la Zona Noroeste de este Movimiento de 1980 a 1983. Profesor de Religión en el Instituto “Claudio Moyano” (1975-1976) y en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado en Zamora (1981-1983). Ha sido director del Centro Teológico Diocesano “San Ildefonso” y de la Cátedra “Juan Pablo II” (1984-1992); delegado diocesano para el IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús (1980-1982); Año de la Redención (1983-1984); Año Mariano Universal (1987-1988); V Centenario (1992) y Congreso Eucarístico de Sevilla (1993). Profesor de Liturgia y Sacramentos de la Universidad Pontificia de Salamanca (1975-1981 y 1988-1994), ha sido también Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia (1992-1995), habiendo impartido clases en las Facultades de Teología de Burgos (1977-1988) y de Barcelona (1984-1989). El 15 de julio de 1994 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo por el Papa Juan Pablo II, tomando posesión el 25 de agosto del mismo año. Cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Obispo de León el día 19 de marzo de 2002, tomando posesión el 28 de abril. El 6 de julio de 2010 Benedicto XVI le nombró miembro de la congregación para el Culto Divino de la Santa Sede. En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1996 a 1999. De 1993 a 2002 formó parte de la Comisión de Liturgia y desde 2002 a 2011 fue Presidente de dicha Comisión. Desde 2011 es miembro de ella. En una entrevista hablaba sobre lo que debe ser una homilía “La homilía, recuperada por el Concilio Vaticano II en la constitución sobre la sagrada Liturgia como parte de la misma celebración, es una explicación de algún aspecto concreto de las lecturas de la Palabra de Dios o de otro texto de la liturgia del día, teniendo presente el misterio que se conmemora e invitando a vivirlo también en las circunstancias concretas de los fieles”.

Hay dos formas de hacerla, dijo, “partiendo de las lecturas y aplicándolas al misterio celebrado” o “partiendo del misterio o sacramento celebrado, por ejemplo, cuando se administra el Bautismo o la Confirmación”. También dijo que “no debe ser confundido con el sermón, aunque éste se haga dentro de la misa” pero que el “Vaticano II y el Misal proponen lo primero”. Dijo que muchas homilías son aburridas porque “no están bien preparadas, algo que requiere no sólo dedicación sino también conocimiento de lo que ha de ser la homilía”. Añadió que “No hace falta ser un gran orador ni emplear grandes recursos -homilía quiere decir conversación-, pero sí tratar de asimilar y hacer propio lo que se va a decir, para transmitirlo desde el testimonio”.

  En la misma entrevista declaró que la Liturgia “es como el buen vino. El que ha saboreado uno de auténtica calidad, sabe distinguir” que es necesario una “iniciación ya desde niños, a poder ser, fidelidad a la convocatoria de la iglesia los domingos, y que se cuiden las celebraciones un poco más”.  “La vida espiritual es la clave de nuestra acción pastoral” afirmó Julián López en otra ocasión. En el ámbito de la “fe celebrada” reiteró la necesidad de “revitalizar la liturgia para estimular el ser cristiano y la centralidad que la celebración del Domingo, el Día del Señor, ha de tener en la experiencia de la fe”. En lo referido a la “fe vivida” el obispo de León remarcó “la necesidad de una conversión al Señor, a la fe actuada por el amor” e hizo hincapié en la “necesidad de conocer y poner en práctica la Doctrina Social de la Iglesia, un aspecto que en nuestra Diócesis sigue siendo una asignatura pendiente”.

  Julián López Martín, siendo presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española, publicó un artículo en una ocasión, sobre Pío XII, recordando el cincuentenario de su muerte. En él trataba sobre su obra en materia litúrgica, que fue, a su entender, decisiva a la hora de abordar la cuestión el Concilio Vaticano II. “Pío XII -dijo el obispo- permitió rituales bilingües en la celebración de algunos sacramentos y concedió varios indultos para usar las lenguas modernas, dando también una autorización general de las misas vespertinas y modificando el ayuno eucarístico. Estas dos últimas medidas, efectuadas en 1953, contribuyeron decisivamente a facilitar la participación plena de los fieles en el Sacrificio eucarístico mediante la Comunión dentro de la propia celebración eucarística” “En el campo litúrgico como en otros aspectos de la vida y de la misión de la Iglesia, el Concilio Vaticano II y la reforma litúrgica postconciliar de Pablo VI y de Juan Pablo II son deudoras del magisterio y de las decisiones del Papa Pacelli”, dato no muy conocido del Papa Pio XII. El Seminario Conciliar de León en un afán de darse a conocer entre los más jóvenes y de anunciar el evangelio con el carácter misionero que reclamaba el Papa Francisco en la JMJ de Brasil, puso en marcha una “Campaña Vocacional”. Ésta consiste en meterse en el corazón y el bolsillo de los jóvenes, en definitiva, en colarse en sus vidas para cuestionarles acerca del amor que Dios les tiene y la respuesta que ellos le dan. Para ello iniciaron una vez más durante el curso 2013, una Eucaristía- Adoración y exposición, con carácter vocacional, todos los jueves de curso en la capilla del 2º piso del edificio (Plza. Regla, 8). Pero lo que resulta más novedoso; han creado una cuenta de twitter y una aplicación para Smartphone y Apple, que se puede descargar fácilmente con un lector de codigos QR accediendo al blog de dicha insititución (seminarioconciliarleon.blogspot.com). Una buena iniciativa de la diócesis de nuestro protagonista.