Los nidos de antaño

|

image Por su interés reproducimos el artículo publicado por Juan Manuel de Prada en el ABC de hoy. La democracia, nos instruía Somerset Maugham, es una fiesta a la que se invita a todo el mundo, pero en la que luego sólo puedes entrar si agasajas al portero. A agasajar al portero lo llamaba la vieja teología «halagar al mundo». Que la sentencia de Somerset Maugham es una verdad como un templo lo comprobamos, por ejemplo, en el modo en que los políticos demócratas confiesan su filiación: un político de izquierdas se confiesa de izquierdas tan campante y orgulloso de serlo; un político de derechas, en cambio, se presenta acomplejadamente como «centrista», o «reformista·, o cualquier otra mamarrachada al uso, pero no dirá ni aunque lo torturen pellizcándole las tetillas que es de derechas. Cuando alguien se declara de derechas se convierte, ipso facto, en un aguafiestas de la democracia; y lo que la democracia necesita son animadores, no aguafiestas. Sospecho que ahora mismo no hay en el mundo un solo demócrata, del Papa abajo, que se atreva a decir que es de derechas. Otra forma de animar la democracia consiste en no hablar de las cuestiones que la democracia juzga escabrosas y como de lumpen católico, como por ejemplo el aborto. En España, por ejemplo, hubo un tiempo en que la derecha aguafiestas, para rascar votos entre el lumpen católico, se puso a dar la tabarra con estas cuestiones, interpuso recursos de inconstitucionalidad contra su práctica y hasta prometió que una vez que alcanzase el poder cambiaría las leyes que las amparan. Pero, una vez alcanzado el poder, la derecha decidió que había que animar la democracia; y, desde entonces, decidió aparcar estas cuestiones escabrosas. Un verdadero demócrata no debe hablar de ciertos temas escabrosos, pues le dirán que está obsesionado (como si denunciar las miles de vidas gestantes que cada día son arrojadas al vertedero fuese «obsesión»); y, si es un demócrata en pugna con sus creencias, deberá en todo caso ver, oír y callar, so pena de ser considerado lumpen católico. Yo no he nacido para ver, oír y callar; así que, para mi salud personal, opto desde hoy por no ver ni oír ciertas cosas, para no tener que callar como hago hoy. En cierta ocasión, una lectora me escribió una carta pidiéndome que, si algún día perdía la fe, no lo dejase traslucir en mis artículos, pues infligiría una herida muy profunda a personas como ella, que alimentaban la suya leyéndome. Hay cosas que, aun queriéndolo, no puede uno desembarazarse de ellas: así le ocurría a Jonás con la encomienda de predicar en  Nínive; y así me ocurre a mí con la fe. Pero San Agustín nos enseñaba que, si bien nunca hemos de rehuir el martirio, no debemos tampoco entregarnos a él insensatamente. Yo, que soy el hombre más insensato del mundo, estuve durante muchos años entregándome alegremente al martirio, en un combate con el mundo que me ha dejado hecho jirones, con mi carrera literaria tirada en la papelera y convertido en el hazmerreír de todos mis colegas; y este diario ejercicio de inmolación lo hacía con alegría, porque consideraba que mi obligación no era complacer al mundo, sino combatirlo hasta el último aliento. Donde hubo nidos antaño no hay pájaros hogaño, nos dice don Quijote, cuando recobra la cordura. Ignoro si en otro tiempo estuve loco; pero hoy, leyendo cierta entrevista que ha levantado mucha polvareda, he sentido que he hecho el canelo durante todos estos años. Y, siguiendo el ejemplo del ilustre entrevistado, me dedicaré desde hoy a complacer y halagar al mundo, para evitar su condena.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Los nidos de antaño
  1. La comprendo muy bien, señor de Prada. También yo tengo la horrible sensación de haber hecho el memo durante años peleando por no sé sabe qué cosas en las que me iba la vida y ahora me encuentro con una entrevista que me ha arrojado al ahogo y a la tristeza más honda. Y el miedo que me da sospechar de que han puesto a drácula al frente de la Cruz Roja.

  2. Gracias por publicar este artículo, refleja perfectamente como me he sentido y lo que pensé ayer cuando leí la entrevista, y por mucho malabarismo exegético que leo sigo sintiéndome así.

    Muchos están teniendo que hacer últimamente horas extras para aclarar cosas que nadie entiende. Digo yo, en vez de estar siempre aclarando lo que se quiere decir, ¿no es mejor decir las cosas claras?

  3. Juan Manuel: Te comprendo perfectamente. Has expresado mis propios sentimientos. Toda mi vida he estado luchando por las verdades de la fe católica y me he quedado muy sola en esa lucha. Ahora lo han demolido todo. No quiero quedarme para ver el final. No quiero que me convenzan de que en dicha entrevista no se ha dicho «lo que se ha dicho». Me voy a apartar hasta que lo que tenga que pasar pase. Mi apoyo más sincero y que pienses que mucha gente te admira y te valora.

  4. Sr de Prada. Enhorabuena por este análisis brillante, como es habitual en sus artículos de ABC sobre termas de Iglesia y otros. Sin embargo quisiera, como cristiano, hacerle una llamada a la esperanza con respecto al Papa Francisco. Yo creo que una cosa son las palabras del Papa y otra la interpretación interesada que determinados políticos, periodistas y contertulios varios hagan desde su hipocresia progre. Desde luego ni este Papa ni otros se identifican con el capitalismo, ni con el poder del dinero y otros poderes que van contra el ser humano y sobre todo contra los más débiles. Tampoco lo hizo Benedicto XVI con su Caritas in veritate, ni Juan Pablo II con la Solicitudo rei socialis, ni Pablo VI con la Populorum Progressio. Ninguno se declaró de derechas. Francisco tampoco lo ha hecho., porque un Papa está más allá de las disputas partidistas. Sólo lo ha hecho para aclarar que , frente a los que lo acusaban de ultraconservador y próximos al peronismo y la derecha cómplice de la dictadura argentina, él defendió los derechos humanos. También lo hicieron otros papas anteriormente con respecto a este problema concreto.
    Tiene Vd. razón en que muchos medios progres aprovecharán el tirón mediático, pero yo no le daría mayor importancia. Muchos de ellos guardarán silencio cuando el Papa defienda la vida frente al aborto, a los obreros frente a la corrupción y el paro que dejan determinados gobiernos llamados progresistas y los derechos de los débiles frente a las dictaduras comunistas. Entonces serán también necesarias las valientes palabras de Francisco y también de intelectuales como Vd que nadan a contracorriente. Un cordial saludo

  5. No creo que logre mantenerse en su propósito, Prada; la verdad es que da un poco de espanto la situación, pero no tanto por las palabras de Su Santidad como de su «adecuada lectura» e interpretación pública, porque vino a reafirmar lo esencial al decir: ‘no hay novedades en lo del aborto, etc., eso ya lo sabemos todos’ (y ahí pensamos que no está tan claro que no haya que seguir insistiendo, porque las fuerzas contrarias lo requieren), sino en… (otros puntos más progres). Necesitamos recordar que «las puertas del infierno no prevalecerán» y «no tener miedo»

  6. He leído la entrevista entera y no he visto absolutamente nada que se aparte un ápice del Catecismo de la Iglesia. Hay veces que creo que lo mejor, para la buena salud mental de un católico, es no leer a determinados comentaristas. El Sr. De Prada, en su reciente (teniendo en cuenta su edad) furor católico, está, creo, demasiado influenciado por Castellani, y a veces pensaría que también por el mismísimo Dr. Capponneto. Otros comentaristas no se recatan en exhibir sus influencias de De Maistre o Madiran… Todos estos señores se dedican luego a entonar fingidos «Confiteor» y entre golpes de pecho se lamentan de haber estado «haciendo el canelo»….
    Pues sí. Con esas influencias llevan ustedes haciendo el canelo desde el ´64. Si hay algo tan malo para la Iglesia como los rojiprogres que se empeñan en interpretar el CVII a su modo y manera… son los retrolaicos que no desisten de mantener vigente el Syllabus de Pio IX.

  7. Si sigue el pasaje de la protituta, la querían apedrear por ser pecadora, todos lo tenían claro. Jesús se puso en medio y dijo que el que no tuviera pecado que tirase la primera piedra.Luego de esto, le dijo a la pecadora, vete y no peques más. Tras mostrar el amor de Dios, ponerse delante de los que la iban a apedrear, arriesgandose a ser apedreados Jesús, Jesús le dijo no peques más. Jesús ha venido a salvar a quienes se quieren salvar, a quienes ante el amor de Dios, renuncian al pecado. Porque nos ama a todos, pero odia el pecado, es incompatible ir contra la Ley de Dios, la homosexualidad y pretender entrar en el Cielo. Como lo es pecar como peca la mayoría de la gente, y creerse merecer el Cielo.
    Por decir algo, en el tema de los homesexuales, que son pecadores contranatura y que en muchos casos, seran muchos los gays que me imagino se condenarán eternamente en el infierno, el Papa Francisco se pone en medio de los poderes que avivan el mal contra la Iglesia, poniendo a los pecadores pervertidos como cebo y les da una oportunidad, mostrándoles la misericordia de Dios que ama al pecador, no al pecado.
    Me repugna el buenismo, tipo turcoif, o lo lobos de oveja pero creo que el Papa está intentando abrir un camino evangelizador que podría ser que llegara a ciertas personas. Como supremo partor de la Iglesia de Cristo, tiene derecho a intentarlo. No dice en ningún momento que se deje la lucha frontal contra la cultura de la muerte, sino que más bien parece recordar que nos jugamos la salvación de las almas por toda la eternidad y eso nos ha de impedir cegarnos en un punto o dos, olvidando que tanto el depravado que vive en la cultura de la muerte, así como el malvado que la promueve necesitan de nosotros, y no de nuestra patada final. Creo que no debemos dejar nunca al Papa, eso es diabólico y muchos parecen ya caer como otros por otras razones, y sí debemos rezar más por él y amarlo más, Jesús es quien lo sostiene.

  8. Las palabras del Papa no se apartan del Catecismo, pero desmoralizan a quienes se baten el cobre día a día contra el aborto y otras inmoralidades.
    Tan malo como negar la doctrina de la Iglesia es silenciarla.

  9. ¿Una obsesión el asesinato de los no nacidos…? EN LOS ÚLTIMOS 40 AÑOS SE HAN PRODUCIDO 1.720 MILLONES DE ABORTOS PROVOCADOS EN EL MUNDO: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=16931
    El asesinato de los no nacidos es el verdadero signo de los tiempos que algunos no ven o no quieren ver. Y sí, es cierto, en la Antigua y Nueva Alianza está escrito que Dios se revela como Dios de amor y misericordia: Dios Misericordioso decimos; pero en ninguna parte está escrito que sean infinitas sus tragaderas.

  10. Si el Papa se equivoca, se equivoca. He leído la entrevista de la que habla Priede y aún concediendo que haya sido utilizada a su gusto por el equipo mortuorio habitual no deja de ponerles titulares en bandeja de plata china. Si ha de ser algo un Papa, si algo se le puede exigir, es una cosa: que sea tan claro como para no dar ni media ocasión a los adoradores de la noche. Se ha equivocado. Otra vez.

    Y digo esto siendo algo más creyente que mi amigo Priede y no más progretario.

    Un saludo, Juan Manuel, de un lector recuperado: últimamente estás que lo rompes.

    Sigue así. Que no te calle un bocazas ahora que dices lo que todos callan donde nadie lo esperaba.

  11. No es momento de callarse las verdades, es momento de ser valientes y de defender a la Iglesia de la Apostasia, incluso si esta se da en la cupula misma de la Iglesia. Don Juan Manuel es un hombre valiente, y me quedo mas tranquilo con que tengamos un intelectual catolico de su talla.

    En mi opinion el Papa Francisco utiliza un lenguaje ambiguo a proposito para sembrar la confusion y la duda, y para hacer buenas migas con el Mundo. Ojala me equivoque.

    Un saludo en Cristo y Maria

  12. He leido la entrevista al Papa, así como este artículo y creo que mientrás entiendo perfectamente lo que dice el autor Juan Manuel de Prada, no entiendo lo que nos quiere decir el santo padre Francisco… demasiada palabrería, demasiado regate, demasiado si pero no, enfín, creía que la fe era un regalo de Dios para los simples, ahora tendré que hacer un curso rápido para comprender, no lo del cochecito, cosas de niño, sino lo de darle palos a los que estan y sonreir a los que no estuvieron, pues nunca se fueron, dado que la Iglesia les importa bien poco, no así la figura del Papa que parece un infiltrado.
    Que Dios nos asista.

  13. En eso tenéis razón: lo publicado en la entrevista ha recibido el visto bueno del Papa, y las palabras tan ambiguas están más que calculadas. El Papa nunca ha de hablar de derecha ni de izquierda, y si utiliza la palabra ‘derecha’ como adjetivo, en este caso como descalificación, tampoco deberían ustedes olvidar que los papas siempre descalificaron el izquierdismo como materialismo grosero, de tal manera que durante mucho tiempo izquierda y materialismo eran sinónimos, hiriendo de esa manera a muchos miles de católicos, sobre todo en Iberoamérica. Piensen en Correa y en Evo Morales, los únicos dirigentes que se oponen a los dictados de los globalistas en materia moral, como son el aborto y el matrimonio homosexual, que contrasta con esa derecha supuestamente católica, la derecha española, esa mamandurria genovesa-carromeril.

    Es cierto que el Vaticano se vio obligado, y con razón, a colocar en su sitio el desmadre aquel de la Teología de la Liberación, pero el cristianismo de base en esos países sufrió mucho, hecho que han aprovechado los protestantes para subir como la espuma en toda América, pero también es cierto que la Iglesia ha ido perdiendo poder económico y sobre todo espiritual, y que se ha visto obligada a ir a remolque de los acontecimientos políticos desde hace ya muchos años.

    El otro día abrí un hilo en la Burbuja a propósito de la posible división de las élites financieras. Según el analista ruso Kazhin, se están enfrentando los cambistas, encabezados por Rothschild, partidarios de varias monedas ligadas a regiones del mundo (rublo, yuan, dólar, euro); los prestamistas: Goldman Sachs, JP Morgan; y los estadounidenses: Rockefeller.

    No habla Kazhin del asunto de las finanzas vaticanas, aunque sí otros, a los cuales no enlazo desde aquí porque sus análisis no son como los de Kazhín: hipótesis basadas en hechos reales, sino hipótesis sobre hipótesis, lo cual da a los escritos poca consistencia. Pero sí es cierto que la renuncia de Benedicto XVI huele raro, y que tras ella hay un chantaje a la Iglesia, a la que vienen acosando desde hace mucho, y que solo puede venir por el campo en el que económicamente se sostiene la Iglesia, que es el bancario-financiero, por otra parte tan opaco o incluso más que el resto de la banca, y por razones obvias.

    Es posible que esas élites, a pesar del enfrentamiento, mantengan intereses globalistas comunes y hayan chantajeado al Vaticano. No voy a meterme aquí en el asunto de por qué los católicos en el País Vasco y Cataluña estuvieron tan desasistidos por el Vaticano y sin embargo nada más que los globalistas coaccionaro a ETA para que detuviese los asesinatos y obligaron al Estado español a rendirse ante ella, nombraron a monseñor Munilla. ¿Por qué no lo hicieron antes, cuando más se necesitaba, y no ahora? Esto daría para mucho y no es este el lugar. Pero recapaciten los católicos en que a lo largo de dos mil años el poder espiritual de la Iglesia con frecuencia se ha visto sometido a los intereses políticos de la misma.

    Con todo este rollo quiero decir que los católicos han de ver los problemas de la Iglesia en su conjunto, no solo los dogmas que sostienen la fe, sino también los problemas en los que se ve envuelta. En ningún caso la Iglesia no aceptará el aborto. Nada de lo dicho por el Papa va en esa dirección. Tampoco el sacerdocio de las mujeres ni de los casados, aunque en esto no hay dogmas. Les recuerdo que hace pocos siglos los curas llevaban con ellos barragana, y que en algunos territorios de España exigían que el cura nuevo la llevase de fuera, para que no la tomara de la parroquia.

    Más: en la entrevista se deja ver la importancia que se dará al sentimiento, posiblemente en detrimento del dogma, lo cual a muchos les hace pensar que la diferencia con el protestantismo se reduce, y por tanto la fe católica corre peligro de diluirse.

    La inquietud en muchos católicos es lógica. Pero quiero recordar que las palabras del Papa Francisco acerca de la incertidumbre como un valor que enriquece la fe, son muy certeras. Es el miedo a la duda el que hace al hombre intransigente y dogmático, en defintiva, sectario. Como decía en el blog de mi amigo, incluso Cristo dudó de la bondad de su propio padre. No olvidemos que el misterio forma parte esencial de cualquier religión; y el catolicismo, con el fin de sostener su dominio temporal, ha visto frecuentemente que su labor evangélica se queda constreñida por la dogmática. Ese conflicto entre dogma, sentimiento y razón continuará dándose, y lo que hace el Papa, creo yo, es adelantar el problema y de alguna manera encarrilarlo. Esa es la mejor manera de mantener la cohexión en un mundo donde el subjetivismo y el imperio del yo está haciendo estragos. Nada mejor que buscar un acomodo dentro de la Iglesia a ese yo omnipotente, a ese subjetivismo totalitario que lo invade todo. Por eso me han parecido muy interesante sus reflexiones entre mística y ascetismo, de ahí que yo diga lo del misterio: «“Ignacio es un místico, no un asceta. Me enfada mucho cuando oigo decir que los Ejercicios Espirituales son ignacianos solo porque se hacen en silencio. La verdad es que los Ejercicios pueden ser perfectamente ignacianos incluso en la vida corriente y sin silencio. La tendencia que subraya el ascetismo, el silencio y la penitencia es una desviación que se ha difundido incluso en la Compañía, especialmente en el ámbito español.»

    No voy a alargarme más, solo diré que los temores de aquellos creyentes que siguen el día a día de los quehaceres del Vaticano, acerca de si un chantaje exterior a la Iglesia acabará doblegando por completo el gobierno de la misma, no son infundados, pero también creo que se adelantan a los acontecimientos excesivamente.

    El mundo está viviendo un crisis de valores inmensa, que no afecta solo a los creyentes y a los católicos. Es un cambio de modelo económico y social similar al que produjo la revolución industrial. En Occidente vamos hacia una pobreza creciente, y las élites globalistas temen a la Iglesia; temen que la Iglesia resurja con fuerza entre unas masas empobrecidas y que pronto empezarán a sentirse desamparadas espiritualmente. Recuerden esto que les digo: son las élites la que temen a la Iglesia, de ahí el acoso al que la someten. Qué saldrá de esa pugna, no lo sabemos, pero creo que muchos católicos temen un cataclismo interno, similar al que padecemos en España, nación que lo único que ha hecho en estos últimos cuarenta años ha sido ceder ante sus enemigos. El resultado está a la vista. El temor de los católicos no es absurdo, pero sí excesivo, infundado.

    Aconsejo que relean esa entrevista no solo desde el punto de vista de la confrontación entre política y dogma dentro de la Iglesia, sino también el de un cambio de enfoque en la espiritualidad, y digo de ‘enfoque’, no de contenido. Nada de lo que ha dicho el Papa en materia religiosa es nuevo, tan solo está el temor de cómo pueda traducirse todo eso en el orden político del Vaticano y también en su propio gobierno, en su disciplina interna. De ahí que él insista tanto en que la disciplina y el rigorismo, el creer que la Iglesia se basa solo en eso, es un error. Y creo que acierta.

  14. Por favor, es argentino, eso ya conlleva superficialidad. Y le habla a su público católico, que es el de allá. Que nunca ha llevado remeras de polo ni cosas así, que está con los humildes, eso es lo que dice. A la gran mayoría ese no-dar-para-más es justo lo único que le llega.

  15. -Pues diga lo que diga la estúpida democracia de este mundo contra la absoluta jerarquía del infinito Espacio de Luz y de Vida donde Dios mora:

    -Jesús el Cristo seguirá estar sentado a la diestra de Dios Padre.

    -Y los que al final sean aparcados a la diestra del Dios Hijo: En día nuevo de cielo y Tierra nueva: estarán de pie a la diestra del Dios Padre y del Dios Hijo.

  16. Juan Manuel
    Me gusta mucho cómo escribes pero sé humilde y paciente, no «tires la toalla». Nada de lo que ha dicho el papa está en contra de lo que siempre hemos creído. ¿Qué te hubiese gustado que alguna de las cosas las hubiera dicho de otra manera? Vale, pero es que debemos tener el espíritu abierto para adaptarnos al cambio: no tenemos un papa alemán, sino hispanoamericano y esto es lo que el Espíritu Santo ha querido y ya sabemos que el Espíritu sopla dónde, cuándo y cómo quiere, no según nuestros parámetros.

  17. Estimado Don Juan Manuel:
    En mi trabajo habitual como responsable de una editorial católica, orientada a la formación de la juventud, leía artículos y reflexiones suyas sumamente valientes y valiosas. Cuanto escribe respecto a su defensa de la fe (moderno «defensor fidei»), y a las consecuencias literarias de la misma, a la luz de las palabras de nuestro querido Francisco, no son -en mi opinión- más que una impresión fugaz y pesimista.

    Sin duda, el valor de sus escritos no se mide por los galardones literarios; quizá mejor por los ojos de quien iluminaba su corazón para narrar con tanta belleza y verdad, cual moderno profeta, lo que Él quería que usted transmitiera desde el don de la cultura recibido.

    Francisco no revoca la fe, ni la doctrina; quizá persiga mostrar el rostro auténtico de la Iglesia, que está completamente desfigurado por una estructura herida en su jerarquía, fundamentalmente, y en su clero también. Posiblemente Francisco inicie la revolución de una iglesia entregada de verdad, donde no se cobren los sacramentos, no se reciban estipendios, ni haya horarios de apertura para las iglesias. Él busca un clero fraterno, un Vaticano sin carrierismo, un clero sano, sobre todo en el corazón, pues el sexo refleja la actitud de la persona enamorada; y unos obispos que se remanguen, que dejen de estar tantas horas en sus despachos para ir a las parroquias a repartir bolsas de comida, que llamen a sus sacerdotes para estimularlos, que sirvan, no como actualmente hacen en su mayoría, cual príncipes medievales, sino como sirven los pobres.

    Eso es, en mi opinión, cuanto busca Francisco, pues esta Iglesia que amamos no debe parecerse mucho a la de Jesucristo.

    Con afecto:
    José

  18. Sobre el articulo de Priede, pues parece más un artículo que un comentario, solo añadir que despues de manifestar que no es creyente, habla entre otras cosas de los ejercicios de San Ignacio, con una propiedad que le retrata, pues estos sólo ayudan desde la fé, místicos o ascéticos, en silencio, en la calle o donde quiera que se realicen, requieren de la fé, pues todo esta referido a Jesucristo, a quien acompañamos desde el corazón, mucho más que desde el intelecto, así que no veo como habla con tanta propiedad de lo que no sabe, salvo que sea su costumbre con todo.

  19. ¡Menorquinqui! ¡Gandul! ¿Cómo te va la vida? Andabas por Transilvania, ¿no? ¿Comes ajos paraporsi?

    Pásate por el barblog de Kufisto. Todos los días caemos por allí. Nada de política. Solo muy de vez en cuando. Aunque llevamos dos días liados con estas cosas. Tampoco es que esté mal, claro que no.

  20. Efectivamente, muchos llevan muchos años haciendo el canelo. Ya es hora de que el fundamentalismo religioso católico dé un paso atrás y dejen que los católicos normales respiremos y nos expresemos.
    Han sido muchos años opresivos de reinado de los movimentos ultras: Opus, Kikos, Comunión y Liberación. Los católicos de a pie, de parroquia, de movimientos más «normales» estábamos excluidos.
    Soñamos con recuperar la Teología de la Liberación y a Monseñor Romero como icono.
    Muchas gracias y un saludo a todos mis hermanos. Os respeto y os pido que nos dejéis existir dentro de nuestra Iglesia.

  21. Qué grande, Prada. Irónico y a la vez incisivo y estremecedor. Y qué buena la cita de Somerset Maugham. El problema de la Iglesia es que a veces, de tan democrática, se olvida de su misión.

  22. El tema me parece muy importante. Solo quiero introducir una reflexión partiendo del principio y fundamento ignaciano. Comprendo algunas sensaciones expresadas por personas que afirman «sentirse solas» o como de Prada que sienten que han hecho el canelo. Pero propongo pasar ese «sentimiento» por el filtro del principio y fundamento: ¿el centro de nuestra vida es Cristo o ganar los debates? ¿Poseemos la verdad o la verdad nos posee (palabras de Benedicto xvi en 2011 en el escorial)?
    Con muchisimo respeto solo digo que debemos purificar intenciones antes de llevarnos las manos a la cabeza o aplaudir articulos como el de JM de Prada, que adelocen de cierta soberbia.

  23. Hola, amigos. «Complacer y halagar al mundo para evitar su condena». Eso es lo que al señor de Prada le quedó de la entrevista con el papa Francisco con Antonio Spadaro. Grave. Porque es juzgar una intención, cosa muy arriesgada, temeraria, diría yo. Y ese desconsuelo de una vida de mártir, ante el mal ejemplo del papa, es casi de risa. Ese sentido de militancia guerrera que parece fue la actitud del creyente señor de Prada y del que se siente desilusionado, es curioso también. «Ni el que planta ni el que riega, sino el que da el incremento», dice el N:T: Parece que el sentido del catolicismo de nuestro desilusionado periodista es salvar la doctrina, la moral católica amenazada por esa actitud de » halagar al portero», que parece ser la del papa Francisco. No lo creo.. Dar buen ejemplo, comprender el mundo, compadecerse de sus miserias, tener un corazón bondadoso, mirar más lo bueno que lo malo, no juzgar, no condenar, ofrecer un testimonio de vida ejemplar; todo ello, que es puro Evangelio, ¿es halagar al mundo? Nosotros los cristianos no salvamos al mundo, es Dios quien lo hace, sirviéndose de nuestra colaboración. ¿Lo hace mejor el que condena que el que perdona? ¿El que juzga y sentencia que el que comprende y ama? Me parece que por ahí quiere llevar las cosas el papa Francisco y no por el camino del aplauso fácil y la bulla periodística.

  24. No quiero entrar en este debate de si lo que ha dicho el Papa tiene esta interpretación o la otra. Lo único que quiero decir que realmente siento envidia de que según comenta Francisco haya Diócesis en las que «sólo se habla de aborto, homosexualidad y anticoncepción». Y digo sana envidia porque en la diócesis que yo conozco al menos NI SIQUIERA se ha hablado de eso -salvo excepciones claro está-. Por mucho que tiro atrás mi memoria no puedo recordar algún sermón en el que haya oído alguna referencia no «sólo a eso», sino siquiera a verdades de fé básicas de catecismo como la existencia del diablo, del purgatorio, del infierno, la absoluta necesidad de estar en gracia mediante la confesión individual para comulgar, de moral sexual, de reverencia al Santísimo.. en fin tantas y tantas cosas que ciertamente cuesta incluso recordar.

    Desde hace muchos años muchos púlpitos se han transformado en una inmensa ONG donde SÓLO se oye hablar de paz, alegría y herejías de todo tipo, al menos donde yo vivo. Por eso me ha sorprendido bastante el comentario de nuestro Santo Padre, por un lado me alegro que haya diócesis que hayan insistido tanto sobre temas tan críticos al punto que haya que llamarles «la atención» recordándoles que hay más temas, pero por otro siento una envidia sana y a la vez tristeza porque yo al menos no he conocido ni vivido esa realidad, sino toda la contraria, 40 años viviendo en «la periferia» doctrinal.

    Por favor Santo Padre arregle bien los muebles de casa antes que nada. Se lo pido por caridad

  25. Juan Manuel.
    Por favor sigue haciendo el canelo. Eres el único periodista que dice las verdades como son, sean o no políticamente correctas. Tienes una misión de faro para muchos.

    Naturalmente esa misión comporta ser blanco de las críticas y piedras de aquellos a los que le molesta tu luz.

  26. «Quien quiera ganar su vida, la perderá…», señor de Prada. No olvide usted ésto. A ver si va usted a tirar la toalla a estas alturas… ¿o es que acaso jamás fué consciente de en dónde se metía cuando decidió seguir a Cristo?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles