Infovaticana
Fundamentalismo Bíblico, en DDB. Homenaje al Prof. Felipe Fdez. Ramos
Teología en la actualidad

Fundamentalismo Bíblico, en DDB. Homenaje al Prof. Felipe Fdez. Ramos

Teologúmeno
13 junio, 2016

Hace dos días faIMG-20160612-WA0007llecía en la Residencia sacerdotal de León D. Felipe Fernández Ramos. Precisamente, encima de mi mesa de estudio, tenía un librito suyo pendiente de ser reseñado. Lo hago en su memoria, al mismo tiempo que adjunto su Currículum Vitae, tal como fue redactado por él para la revista Salmanticensis, al término de su carrera docente en la Univ. Pontificia de Salamanca.

El libro que presentaremos recibe el título  Fundamentalismo bíblico. El fundamentalismo bíblico no es sino el fundamentalismo literalista. Es un fundamentalismo que en la obra se circunscribe a la esfera de la Biblia pero que es igualmente aplicable a cualquier otro libro considerado sagrado por alguna religión, sea el Corán para el Islam, los Vedas y el Bhagavad Gita para el Hinduísmo, el Engishiki para el Sintoísmo, o el Dhammapada para el Budismo, entre otros.

El fundamentalismo literalista consiste en la lectura literal y a-crítica de los textos religiosos fuera de su contexto y de su sentido literario, y sin uso de las herramientas científicas. En palabras de la Pontifica Comisión Bíblica (1993): “La lectura fundamentalista parte del principio de que, siendo la Biblia palabra de Dios inspirada y exenta de error, debe ser leída e interpretada literalmente en todos sus detalles. Por “interpretación literal” entiende una interpretación primaria, literalista, es decir, que excluye todo esfuerzo de comprensión de la Biblia que tenga en cuenta su crecimiento histórico y su desarrollo. Se opone, pues, al empleo del método histórico-crítico, así como de todo otro método científico para la interpretación de la Escritura.”

Los llamados grupos fundamentalistas cristianos en este sentido bíblico, o de inspiración cristiana (católicos o no), no son sectas según nuestro criterio de discernimiento. Estos grupos fundamentalistas no ocultan sus pretensiones, no tienen por lo tanto el carácter del mimetismo, no pretenden parecer lo que no son realmente, no engañan a las personas haciéndolas creer que van a entrar a un grupo que no es lo que ellos dicen ser. No, no tienen la característica del mimetismo, no son sectas por lo tanto. Son grupos religiosos, pero a pesar de ser grupos que no ayudan a un verdadero conocimiento de la Sagrada Escritura, de la Biblia cristiana, no son por ello una secta, no son sectas. Son un problema eclesial muy importante, y en grandes zonas de América, ya sea del Norte como del Sur, es un gran problema pastoral para las Iglesias históricas, ya la católicas, como las protestantes.

Así, el autor aborda una de las claves más importantes para la lectura inteligente de la Biblia. Intenta eliminar lo que él llama “herejía del literalismo”, descrito anteriormente.  Además del aspecto literal y literario, otra clave importante es el conceptual: los siete días de la creación, la salida de Egipto y el paso del Mar Rojo, la travesía de un desierto interminable a base de milagros increíbles y calamidades sin cuento, las plagas, las guerras incesantes, el concepto de un Dios antropomorfo que actúa como lo hacen los hombres y tiene los mismos sentimientos… estas y otras claves deben ser comprendidas para desmitificar todo aquello que ha sido entendido durante siglos como “literalismo”, “fixismo”, “arcaísmo”, “fundamentalismo” o “herejía del literalismo”. El autor ha realizado su labor durante décadas, apoyándose en el trabajo de exegetas destacados y en documentos de la Iglesia, como el Vaticano II y, sobre todo, el magnífico documento titulado: “La Interpretación de la Biblia en la Iglesia”.

Respecto a la forma de abordar la obra se puede estar más o menos de acuerdo. En este post, por respeto al autor, recientemente fallecido, no hemos querido abordar otra serie de disonancias que manifiesta en dicha obra, en las que mantiene una actitud un tanto crítica respecto al Magisterio de Benedicto XVI.

Felipe Fernández Ramos,nacido en Almanza (León) el 26 de noviembre de 1927, fue sacerdote de la diócesis de León, donde era canógigo lectoral de su S.I. Catedral.

ESTUDIOS: Toda la carrera eclesiástica en el Seminario Diocesano de León. Licenciatura en Teología en Ia Universidad Pontificia de Salamanca, junio de 1951. Licenciatura en Sagrada Escritura en el Pontif. Inst. Bíb. de Roma, cursos académicos 1951-1953. Curso del Doctorado en dicho Instituto Bíblico, 1953-1954. Asistencia a Ia Escuela Bíblica de Jerusalén, durante seis meses del año académico l960-l96l. Defensa de la tesis doctoral en Teología, en Ia Univ. Pont, de Salamanca, 1962. Título de la misma: Simbolismo del templo en el cuarto evangelio. El extracto de Ia misma fue publicado en Studium Legionense, 1963, pp. 11-99.

ACTIVIDAD CIENTÍFICA Y DIDÁCTICA Profesor de Sagrada Escritura en el Seminario Mayor de León desde el 1954 hasta 2008. Profesor Agregado de Sagrada Escritura, Nuevo Testamento, en Ia Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, durante los cursos académicos 1966-1970. Profesor de Sagrada Escritura, Nuevo Testamento, en la Facultad de Teología de Salamanca desde el año 1970-1971. Primero como Agregado, al incorporarme de otra Facultad de Teología, y después Catedrático Numerario hasta Ia fecha.

PUBLICACIONES

  1. Libros

 El Reino en Parábolas, Casa de Ia Biblia, 1963. Hechos de los Apóstoles, EDICABI-PPC, 1972. EscritosdeS.Juan. Evangelio, cartas, Apocalipsis, EDICABI-PPC, 1973. En busca de Jesucristo, Narcea, 1972. Interpelado por Ia Palabra, Narcea, 1975. La obra de Lucas, PPC-Casa de Ia Biblia, 1987. Espiritualidad Bíblica en «Consideraciones» de Pedro Poveda, Narcea, 1989, 459 pp. ElNuevo Testamento, I, Presentaciónycontenido, Atenas, 1988, 396 pp. El Nuevo Testamento, II, Presentación y contenido, Atenas, 1989, 446 pp. El Reino en parábolas, Salamanca 1996, 361 pp. Obra totalmente nueva, aunque lleve el mismo título que Ia primera de las enumeradas. Evangelio según san Juan. El Mensaje del Nuevo Testamento, Madrid 1989, 213 pp. El Primer evangelio. Marcos, heraldo de Ia Buena Noticia, Salamanca 1991, en «Teología en Diálogo», 293 pp. Los enigmas del Apocalipsis, Salamanca, «Teología en Diálogo», 1993, 305 pp.

  1. Artículos largos en Studium Legionense:

Simbolismo en el Cuarto evangelio, 1962, pp. 41-114. Simbolismo en el Cuarto evangelio. Segunda parte: Naturaleza de este simbolismo, 1964, pp. 77-144. Simbolismo del templo en el Cuarto evangelio, 1963, pp. 11-99. Los sacramentos en el Cuarto evangelio, 1966, pp. 11-105. La nueva creación, 1970, pp. 9-93. Preparación del Nuevo templo, 1968, pp. 197-272. Palabras de Jesús sobre el templo, 1971, pp. 9-73. Simbolismo de los números en Ia Escritura, 1961, pp. 55-107. La eucaristía, templo de Ia nueva alianza, 1965, pp. 55-107. Narración de acción de gracias en los Salmos, 1965, pp. 113-140. La Constitución «Dei Verbum», 1967, pp. 125-255. La conversión en los Salmos, 1972, pp. 9-40. Jesucristo el Señor, 1974, pp. 163-185. Interpelado por Ia Palabra, 1975, pp. 209-312. Validez permanente del Antiguo Testamento, 1979, pp. 9-50. El discípulo amado, 1981, pp. 39-74. De Jesús a Jesucristo (DeI Jesús de Ia historia al Cristo de Ia fe), 1982, pp. 147-209. Seguimiento y persecución (Reflexión sobre el Cuarto evangelio), 1983, pp. 82-135. No había Espíritu, 1984, pp. 13-50. Los Relatos de Ia Pasión, 1985, pp. 1-70. Jesucristo, palabra de Dios, 1986, pp. 2-44. La vida cristiana original, 1989, pp. 13-55. La sal de Ia tierra, 1990, pp. 63-85. La evangelización cristiana, 1992, pp. 2-39. La luz del mundo, 1993, pp. 3-63. El Apocalipsis, libro de Ia esperanza, 1995, pp. 89-125. El Apocalipsis, libro de Ia esperanza (II), 1996, pp. 13-82. El Hijo del hombre y el Reino, 1998, pp. 9l-ll9.

  1. Artículos en «Salmanticensis» y su entomo cultural:

Escatologia existencial, 1976, pp. 163-216. Sagrada Escritura y moral cristiana, 1977, pp. 5-47. Los Doce y «¿os otros», en «Quaere Paulum», Biblioteca Salmanticensis, 1981, pp. 27-61. Los signos en los Tractatus in Joannem, en San Agustín, Meditación de un Centenario, Biblioteca Salmanticensis, 1987, pp. 57-76Revelación divina e Iglesia. Reflexiones sobre Ia «Dei Verbum», 1990, pp. 265-300. La Eucaristía, templo de Ia humanidad nueva, en Eucaristía y evangelización hoy, Salamanca, 1994, pp. 19-39. La metamorfosis del creyente, 1996, pp. 209-248.

  1. Artículos cuya forma original fueron «Las conferencias cuaresmales» de Ia Diócesis de León, que han sido publicadas en dos fases:

4.1. Primera fase: Padrenuestro, que estás en los cielos, Narcea, 1981, pp. 11-36. Creo en el Espíritu Santo, en el Credo. Reflexiones sobre Ia fórmula de fe del pueblo cristiano, Cristiandad, 1982, pp. 75-105. La Iglesia, cuerpo de Cristo, Cristiandad, 1983, pp. 45-67. El hombre, responsable ante Ia verdad, Cristiandad, 1984, pp. 91-105. Realidad sacramental en el Nuevo Testamento, Cristiandad, 1985, pp. 181-202. 4.2. Artículos con idéntico origen que los mencionados en el número anterior,

  1. 2, publicados en «Teología en Diálogo» (segunda fase): Misericordia y pureza de corazón (Las bienaventuranzas), Salamanca, 1989, pp. 51-85. María, Ia mujer «nueva». María, primera peregrina de Ia fe, Salamanca, 1990, pp. 43-87. Evaluación progresiva. El examen de Ia tarde de Ia vida, Salamanca, 1990, pp. 83-143. Expresión eclesial de Ia fe, Salamanca, 1993, pp. 81-124. La Palabra encarnada, Salamanca, pp. 65-138. Jesucristo, revelador de Dios, 1995, pp. 103-148. El Espíritu Santo, intérprete de Jesús, 1996, pp. 41-128. Padre de N. S. Jesucristo, Salamanca, 1998, pp. 37-115.

  1. Artículos en «Naturaleza y Gracia»:

Configuración de Ia vida cristiana, 1990, pp. 7-80. Desfiguración de la vida cristiana, 1990, pp. 167-273. El anuncio del evangelio, 1994, pp. 7-102. Fundamentalismo bíblico. «La interpretación de Ia Biblia en Ia Iglesia» se pronuncia sobre él, 1995, pp. 7-101. El vestido del cristiano, 1996, pp. 385-412. La «figura» del Hijo del hombre, 1998, pp. 107-135.

  1. Artículos en «otras» revistas:

Interpretación existencial de Ia Escritura, Burgense, 1970, pp. 9-61. El Espíritu Santo y María en los escritos joánicos, Ephemerides Mariologicae, 1978, pp. 169-190. La comunidadjoánica, Ciencia Tomista, 1979, pp. 541-586.

  1. Colaboración en libros «colectivos»:

Historia de Ia Exégesis, en el «Manual Bíblico», I, Casa de Ia Biblia, 1964, pp. 289-303. Carias a ¿os Tesalonicenses, Corintios y Pastorales, en el «Manual Bíblico», 1964, pp. 55-68, 137-186, 238-256, vol. IV. Ei sacerdocio de los creyentes (1 Pe 2, 4-10), en CoI. «Teología del Sacerdocio», 2 (1968), Burgos, pp. 176-203. Biblia, Dios en Ia Biblia, Nuevo Testamento, en «El Dios Cristiano», Diccionario Teológico, Salamanca, 1992, pp. 176-203. Comeníarios a Ia Biblia Litúrgica, NT, Madrid 1976 (Mi colaboración comprende: Introducción a los evangelios sinópticos; Mateo, introducción y comentario; Juan, comentario con su introducción; Hechos de los Apóstoles, introducción y comentario; Carta a los Hebreos; Cartas católicas (Santiago; 1.a y 2.a de Pedro; 1.a , 2.a y 3.a de Juan; Judas). Juan, Introducción, comentario y vocabulario teológico. 1.a , 2.a y 3.a de Juan, introducción y comentario, en Comentario al Nuevo Testamento, Casa de Ia Biblia, 1995, pp. 263-340, 673-695.

  1. Otros trabajos «aislados»:

 Iniciación a Ia Biblia (Veinticuatro temas sobre el Antiguo Testamento editados por CeVe para un curso bíblico a distancia), 1978-1979, 214 pp. Iniciación a Ia Biblia (Veinticuatro temas sobre el Nuevo Testamento), con Ia misma finalidad que el anterior, 1980-1981, 319 pp. Tanto este curso como el inmediatamente anterior fueron reconocidos por Ia Comisión Episcopal correspondiente como válidos en orden a obtener el título de idoneidad para impartir las clases de religión (DEI). Interpretación existencial del mensaje cristiano, Cuadernos de teología bíblica, Casa de Ia Biblia, 1971.

  1. Artículos «relevantes» publicados en Ia revista «Colligite», ya desaparecida:

 Problemas bíblicos actuales, 1962, pp. 64-76. El esquema sobre Ia revelación, 1963, pp. 98-114. La Virgen en el Concilio, 1963, pp. 84-93. Catolicismo holandés, 1966, pp. 78-96. El mito de Ia desmitologización, 1969, pp. 17-59. El lenguaje religioso, 1970, pp. 20-32. La Biblia en su conjunto, 1976, pp. 143-267 (centrado en el Antiguo Testamento), y pp. 341-377 (centrado en el Nuevo Testamento).

  1. Otras publicaciones «dispersas»:

Algunos artículos en Ia Enciclopedia de Ia Biblia, de Ediciones Garriga, entre los que destacan Pascua y Pentecostés. Presentación en «Archivos Leoneses» de Ia Biblia Medieval Romanceada, del P. José Llamas, 1957. La voz «Ageo» y alguna otra en Ia Enciclopedia Proliber.

  1. Otras actividades bíblicas:

Numerosas recensiones, amplias unas veces y normales otras, aparecidas en Studium Legionense, en Burgense, en Salmanticensis, en Naturaleza y Gracia, en Colligite. En cuanto a Ia participación en actividades científicas distintas de las mencionadas hasta aquí, quiero enumerar Ia asistencia activa a las Semanas Bíblicas Españolas y otras de biblistas españoles, a algunas en el extranjero, como Ia del 1975 en Toulousse, sobre Ia «Apocalíptica» y en más de una ocasión a las celebradas en Lovaina. En esta actividad cabe mi aportación a Ia traducción ecuménica de Ia Biblia (Nuevo Testamento), en Ia que soy responsable del evangelio de Juan. En contacto directo con el texto sagrado he participado muy activamente en dos de las Biblias que circulan entre nuestras gentes: En Ia conocida como Biblia, de Ia Casa de Ia Biblia, en Ia que soy responsable de Ia introducción, traducción y notas al evangelio de Juan y a las tres cartas de Juan. (Esto en Ia edición del año 1988. En las anteriores ediciones mi actividad estuvo centrada en muchos más libros). Actividad paralela a Ia Biblia de Ediciones Paulinas, 1988, en cuya edición corrió a mi cargo Ia introducción general a san Pablo e introducciones y notas a Marcos, Juan, Hechos, 1-2 Tesalonicenses, 1-2 Corintios, Hebreos, Cartas Católicas, 1-3 Juan, Lamentaciones y Baruc.

En el capítulo de Ia divulgación bíblica quiero destacar: Mi colaboración habitual, desde su fundación hasta el día de hoy, en Ia revista Evangelio y Vida, en Ia que he publicado en torno a 250 artículos.

 

Teologúmeno


2 COMMENTS ON THIS POST To “Fundamentalismo Bíblico, en DDB. Homenaje al Prof. Felipe Fdez. Ramos”

  1. natanael dice:

    Y mi pregunta, ingenua porque no tengo ninguna noticia de este sacerdote, es : ¿y cuando leía la Escritura le decía algo y le valía como alimento espiritual? ¿”Oía a Dios al leerla?.
    Porque toda esta parte de la lectura histórico-crítica y contextualizada puede estar muy bien, pero puede dejar sin su sentido profundo a la Escritura. Cuando Gadamer empieza a hacer uso de la hermeneútica y luego se pasa su uso (¿y abuso?) a la Iglesia tiene sus contradicciones. Por ella, al final los que interpretan saben mejor lo que quería decir el que escribió que el propio autor. Curiosamente -sin negar lo legítimo de estos métodos- tanta interpretación y “métodos”, se hace especialmente con la Biblia , pero me parece que no se hace con Aristóteles, Platón, La Eneida o los Vedas hinduistas, por citar algunos otros libros . Parece peligroso y, sobre todo puede secar el espíritu, leer los Libros Sagrados muy intelectualmente.
    El que quiera que haga una prueba sencilla: si por ejemplo le gustan y goza de la belleza de las flores, empiece a pensar cada vez que las contempla que son sencillamente una estructura física determianda, con componentes químicos que le dan su pigmentación, que ha surgido de un “humus” infecto, y cosas totalmente reales pero parecidas. Al poco tiempo se dará cuenta de que pensando así, por muy real que sea (más que las estructuras Bíblicas), la flor ya no le llena y no transmite el mensaje que capta el sencillo.
    Y si entramos sólo en las interpretaciones simbólicas y personales hemos llegado a la concepción de la Biblia protestante. Esto es lo que se lleva hoy . Y al final la letra, así, resulta muerta.

  2. Raúl dice:

    Algún trabajo de Biblia y su exégesis, utilicé yo su diccionario pata argumentar, creo qué de la Ed. Monte Carmelo.
    Pues qué gozo, espero qué ya disfrute de la presencia y del Rostro de nuestro Dios.
    No era carmelita descalzo?
    Brille para él la Luz Perpetua…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.