Infovaticana
1 Minuto

¿Una viga en el ojo?

franciscopou
21 enero, 2016

nino_llorando Se le denomina “crisis de los refugiados” en Europa. Es el mayor desafío vital que ha puesto a prueba el modelo de convivencia en Europa desde el final de la II Guerra Mundial. Un tremendo impacto de culturas que se encuentran, historias reales, concretas, en escuelas, hospitales, en barrios y pueblos de toda Europa. La Iglesia en Europa ha convivido con la secularización, con los retos de un concilio, Vaticano II, aún en plena digestión de las preguntas que el desarrollo humano lanza a la humanidad que los cristianos rescatan. Y llegan ahora cristianos, pero sobre todo musulmanes, huyendo del martirio, de la miseria, del hambre; bienaventurados perseguidos,  titulares reales de cada una de las bienaventuranzas. A España llegan unos 15.000, muchos menos que a Francia o a Alemania, donde esta cifra es el doble. En España, más de 1,7 millones de habitantes son musulmanes, un 3% de la población total. De esa cifra, más de medio millón son españoles. Junto a estas cifras tenemos dos fenómenos paralelos; la inmigración andina (más 1,8 millones de personas de esa procedencia latinoamericana que viven en España) y, a la vez, la creciente emigración de españoles que marchan más allá de nuestras fronteras en búsqueda de trabajo. 6 de cada 10 estudiantes tienen intención de marchar buscando un  futuro con mejores perspectivas, y 250.000 ya lo han hecho. ¿Está teniendo impacto en nuestras vidas este alud de vidas? Desde un diario digital de información religiosa la pregunta se abre paso frente a informaciones y, sobre todo, debates y opiniones que recaen sobre “doctrina” y casos de “disciplina” que, frente al desafío vital de la realidad adquieren dimensiones absurdas y muertas. El cristianismo no es una doctrina. Ni una ética. Es el acontecimiento del mensaje de Cristo contemporáneo en la realidad de quienes le siguen.  “Bienaventurados…” La lista de esas bienaventuranzas es la perfecta fotografía del rostro de Cristo y su caridad. Y la urgencia de la demanda de los pobres de espíritu, los mansos, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos y los de corazón limpio, los que buscan la paz y los que son perseguidos, los que reciben injurias y calumnias… Es un momento de vidas “vivas”, frente a debates muertos de doctrinas y admoniciones desde sacristías, en el que la información sobre “lo religioso” que acontece está llamada también a ser viva. Son ciertos los tristes hechos de Colonia, bien informados estamos de ello. Pero estemos también bien informados de los miles y miles de casos de humanidad de los cristianos en Europa aceptando a esas vidas concretas y auxiliándolas en sus barrios, en sus escuelas. Eso también es cierto. Es noticia. Es nuevo. Es la vitalidad del evangelio. Hablaremos de ello…

franciscopou

Periodista colaborador en TV, Prensa, Radio y on-line, ha dirigido diversas editoriales en España y USA, como Planeta deAgostini, dedicándose al marketing editorial y de contenidos en la nueva nube digital.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.